Reina

Cuando Felipe VI en casó con su actual esposa, en contra del criterio de toda su familia, dicen que la Casa Real hizo firmar unas capitulaciones a su novia, organizando el  posterior divorcio, en su caso, con el otorgamiento de un título nobiliario, una renta vitalicia muy elevada, y dejando la educación de  las hijas a manos de don Felipe.

[65 plazas de Hostelería y Restauración en Países Bajos]

Tenemos información al respecto  por el libro del primo de doña Leticia, quien, como abogado en ejercicio, le dijo que no se le ocurriera firmar ese documento, pues la dejaba en manos de la Casa Real…

Desconozco si lo  firmó.

Lo que si tengo claro es que se “convirtió” al catolicismo, desde su agnosticismo o ateísmo previo, de forma rápida e indolora, con unas simples charlas del cardenal Rouco Varela.

La Corona de España bien vale una conversión, debió de pensar la aspirante a esposa de Felipe VI.

Lo cierto es que los reyes “católicos” de España se han ido apartando, sin prisas, pero sin pausas, de cualquier manifestación católica, mientras que frecuentan los actos de claro contenido masónico, algo nada extraño, desde el ingreso del rey en la Orden de la Jarretera, mendigando distinciones nobiliarias de la única monarquía que acabará subsistiendo en el mundo, junto con los cuatro reyes de la baraja…

En los últimos tiempos, observo con estupor, no exento de indignación, a la “política” de presentar a doña Leticia, con c, como  Reina de España, cuando, al igual que doña Sofía, no pasan de ser las Consortes de los Reyes respectivos, pero nada más.

Creo que el propio don Felipe VI hace ostentación de este título indebido, cuando dice aquello de: “La Reina y yo…”.

Esta “no reina” es plebeya, no procede de ninguna familia real, como doña Sofía, y lo que es más importante, la Constitución solo le reserva un hipotético papel destacado como Regente, hasta la mayoría de edad de su hija –que debe de andar por los 16 años-, en el  supuesto de que Felipe VI falleciera, que Dios no lo quiera.

En efecto, el art. 59, 1, dice claramente que:

“Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey …, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia y la ejercerá durante el tiempo de la minoría de edad del Rey”.

Y el art. 58 es claro, y no necesita interpretación alguna:

“La Reina consorte o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales, salvo lo dispuesto para la Regencia”.

En el caso de doña Sofía, una señora como Dios manda, los españoles siempre la hemos reconocido como nuestra reina, tal vez por proceder de familia real, ser hija y hermana de rey, etc., pero no es el caso de doña Leticia, por eso me asombra tanto ese interés en “promocionarla”, haciéndole parecer lo que no es, ni de lejos…

El propio diccionario de la lengua española explica claramente en su acepción primera que un consorte es: “Dicho de una persona que recibe el título, condición, nombre de la profesión, etc., por razón de matrimonio con la persona que los posee por derecho propio”.

Comprendo que hace mucho calor, y todos procuramos llevar la mínima ropa posible, pero hay cargos y cargos, actos y actos, y una consorte del Rey no debe andar por ahí enseñando más carne de la debida, o vistiendo inadecuadamente, pues todo ello se traduce en un desprestigio y desconsideración social de la monarquía.

Claro que, tal vez se trata, precisamente, de producir esos efectos.

También te puede interesar...


Artículo anteriorReflexionando que es gerundio
Artículo siguienteManolete en la pintura
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

5 Comentarios

  1. La imagen de esta muchacha es el reflejo palmario de la sociedad actual. Postmodernismo en estado puro: Feminista, arrivista, progresista, activista, de izquierdas, biovegana, gretaecológica, poliviajera, consumista, obsesionada con su físico, obsesionada con su imagen, obsesionada con el ejercicio físico, obsesionada con su alimentación, obsesionada con las opiniones de los demás, operada “ad nauseam” hasta resultar irreconocible, formalmente perfeccionista, relativista, materialista, políticamente correcta, luchadora incansable… contra el paso del tiempo…

    Me la imagino dando continuamente buchitos a una botellita de agua mineral, mientras admoniza a Felipe que no ingiere suficientes litros de agua al día… cual ejecutivilla de medio pelo que se precie.
    Que hay que beber más.
    Que es sanísimo.

    Imagino que hará yoga, reiki, meditará y se relajará con terapias naturales en “spas” (antes se decía balnearios) de lujo.

    Está envejeciendo mal.
    Muy mal.
    Requetemal.
    Cual Gollum zarzuelesco.

    En fin.
    Tenemos lo que nos merecemos.
    Tendremos lo que nos merecemos.

    Feliz día.

  2. El “muy preparao” y su zorra, masonicos globalistas, viven en su matrix ficticia, agenda 20/30 y demas eventos satanicos pensando que tendran algun papel importante en el “nuevo desorden genital” sus amos prescindiran de ellos cuando su papel de traidores a España este caducado

  3. El Reys un pelele de los diferentes gobiernos, un globalista que ha perdido toda credibilidad y que ha echado por tierra el verdadero sentido de la monarquía española desde la época de los Reyes Católicos, un ser humano que reprocha la conducta de su padre, cuando ha sido él el que ha logrado que llegue al trono.

  4. No hay forma de grabar un comentario.
    He puesto 3 o 4, y todos salen como código no sé qué equivocado.
    ¿Es qué el propio ordenador nos censura…?

  5. Los Letizios de la satánica Agenda 2030 no son mis reyes. En cambio, Fernando e Isabel, Carlos I de España y V de Alemania y Felipe II sí son mis reyes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here