Ya que la mayoría de los medios de comunicación identifican a este sujeto, simplemente, como Adil L., de 45 años de edad, nosotros les diremos algo que no le va a contar ninguno, es marroquí. Y este marroquí es el presunto asesino de una mujer llamada Cristina G., de 32 años de edad, a la que, presuntamente, el pasado lunes por la noche acuchillándola.

Al parecer, el marroquí era vecino de rellano de la mujer asesinada y, por el momento, se desconocen los motivos por los que habría cometido este crimen.

Pero a medida que pasan los días se va conociendo más información sobre este sujeto. Y es que, en 2001 había asesinado a otra mujer en Madrid, en este caso de 24 años, también a cuchilladas, porque cuando habían decidido acostarse y tener relaciones sexuales, ella se durmió.

Fue condenado por ese crimen y estaba cumpliendo condena en la cárcel de Zuera. Ahora estaba de permiso penitenciario, pero no habría vuelto a la prisión zaragozana por lo que la Audiencia de Madrid había emitido una orden de busca y captura.

Parece mentira que a un sujeto de este tipo se le den permisos penitenciarios, sobre todo si tenemos en cuenta en qué circunstancias asesinó a la chica de Madrid en 2001. Según publicó en su día el diario El País, el homicida había conocido a la joven la noche anterior en la discoteca Joy Eslava, cuando él estaba con una amigo y ella con una amiga. Hacia las cuatro de la madrugada, después tomar varias copas y fumar unos ‘porros’, se fueron los cuatro a la casa del amigo en Tetuán. Allí volvieron a consumir más hachís y después Adil y la chica se fueron a una habitación.

Adil declaró que, una vez allí, la joven se tumbó vestida sobre la cama y empezó a quedarse dormida. Aunque, según dijo, la muchacha no llegó a rechazarlo verbalmente, en ese momento perdió el control y acudió a la cocina a por el cuchillo con el que la apuñaló. Después se presentó en calzoncillos en la comisaría del barrio de Tetuán diciendo que había matado a una chica ‘por celos’. La muchacha tenía ocho heridas de arma blanca, dos de ellas en el tórax de suma gravedad asestadas por la espalda.

 

 

3 Comentarios

  1. Lo de San Denis, va a ser un juego de niños, comparado con lo que le espera a europa, si sigue por el camino del suicidio que emprendió hace tanto tiempo. El energético y el físico.

  2. Asco de justicia, ¿permisos penitenciarios a asesinos? ¿Y a las asesinadas las veremos de vacaciones tomando el sol en alguna playa del caribe? Asco de justicia si pero asco de policia tambien, han estado tanto tiempo persiguiendo a ciudadanos libres sin mascarilla que se han olvidado de como se busca a asesinos fugados.
    Ah que tiempos aquellos!

  3. No pasa nada, estos son los que nos van a pagar las pensiones y mientras tanto pueden tener algún que otro contrapié. ¡ Que venga ya el apocalipsis!.

Comments are closed.