¿Salta la banca? ¿Habrá un antes y un después de estas declaraciones? La verdad es que no lo sabemos, pero lo que ha declarado el Gobernador de Florida, Ron DeSantis, sobre las inoculaciones en niños es de lo más fuerte que hemos escuchado a un político a lo largo de todos estos largos meses de farsemia.

Y no estamos hablando de un cualquiera, DeSantis gobierna un estado con más de 21 millones de habitantes y es uno de los miembros del Partido Republicano con más proyección y más valientes ya que, normalmente, no tiene pelos en la lengua y planta cara a muchas de las controvertidas decisiones que toma el chalado de Biden en el Gobierno Federal.

Y en esta ocasión lo ha hecho, además, con uno de los temas más controvertidos con los que nos podemos encontrar en todo el mundo. Un tema tabú y del que casi no se puede hablar debido a la tremenda censura que hay al respecto: el de las tristemente famosas vacunas y la aprobación por parte del Gobierno Federal para que sean inoculadas en los niños.

Para empezar, DeSantis no las ha calificado como vacunas en ningún momento de su intervención, las ha llamado inyecciones de ARNm y ha puesto en duda, no solo la idoneidad de inoculárselas a los niños, también ha puesto en duda su beneficio, los ensayos realizados por las farmacéuticas y la posibilidad de que su inoculación en niños pueda ser peligrosa. Es decir, lo que muchos venimos denunciando desde un principio.

Es más, ha sido tan claro que ha llegado a afirmar que los datos de los ensayos cínicos “han sido los más débiles que podríamos ver”. Escuchen con atención porque, a pesar de no hablar tan claro como lo hubiéramos hecho cualquiera de nosotros, sus palabras no dejan lugar a la duda. ¿Saldrá esta información en algún gran medio de comunicación?

NOTA: A pesar de los fallos en la traducción, se entiende perfectamente.

1 Comentario

Comments are closed.