Mucho se está hablando del caso Roe vs. Wade en los últimos días tras la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre este asunto. Lo que ha decidido la Corte Suprema es tumbar este caso y dejar de considerar el aborto como un derecho constitucional, pasando a decidirse en cada estado si se sigue permitiendo abortar.

Pero, ¿cuál es el caso Roe vs.Wade y qué sucedió exactamente?

En 1970, las abogadas recién graduadas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, Linda Coffee y Sarah Weddington, presentaron una demanda en Texas representando a Norma L. McCorvey («Jane Roe»). McCorvey sostenía que su embarazo había sido producto de una violación. El fiscal de distrito del Condado de Dallas, Texas, Henry Wade, que representaba al Estado de Texas, se oponía al aborto. El Tribunal del Distrito falló a favor de Jane Roe, pero rehusó establecer una restricción en contra de las leyes sobre aborto.

El caso fue apelado en reiteradas oportunidades hasta que finalmente llegó a la Corte Suprema de los Estados Unidos, la que finalmente en 1973 decidió que la mujer, amparada en el derecho a la privacidad —bajo la «cláusula del debido proceso» de la Decimocuarta Enmienda— podía elegir si continuaba o no con el embarazo; ese derecho a la privacidad se consideraba un derecho fundamental bajo la protección de la Constitución de los EE. UU. y por lo tanto no podía legislarse en su contra por ningún estado.1​

«Jane Roe» dio a luz a su hija mientras el caso aún no se había decidido. La bebé fue dada en adopción. Roe v. Wade, 410 U.S. 113 (1973) fue decidido finalmente por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, dando lugar a una decisión histórica en materia de aborto. Según esta decisión, la mayoría de las leyes contra el aborto en los Estados Unidos violaban el «derecho constitucional a la privacidad bajo la “cláusula del debido proceso”» de la “Decimocuarta enmienda” de la Constitución. La decisión obligó a modificar todas las leyes federales y estatales que proscribían o que restringían el aborto y que eran contrarias a la nueva decisión.

Todo este asunto provocó un cambio radical en la vida de Norma Leah McCorvey. Después del juicio se hizo protestante y posteriormente católica. También fue una activa militante del movimiento provida. McCorvey declaró entonces que su participación en este asunto fue «el mayor error de su vida”. Norma falleció el 18 de febrero de 2017 a los 74 años de edad.

8 Comentarios

  1. Los que le pagaron fueron los de pro-vida.
    La tiparraca era una meretriz de cualquier causa, y además se la ve feliz en su papel.

    • ¿Por qué será que alguien que habla de forma grosera no inspira ninguna credibilidad?

      Si nos ponemos a competir a ver quién dice la burrada más gorda sin importar la fiabilidad de las fuentes entonces puede llegar alguien y decir que en las clínicas abortivas usan los restos para una barbaridad tan horrible como lo del adrenocromo.

      Puedes decir lo que te de la gana, pero no te quejes si los demás no te hacemos caso.

  2. Asumir que se es un asesino por cobardía e incapacidad es complicado, convertir en derecho una decisión estrictamente personal es la manera de matar la conciencia al diluir la responsabilidad de uno entre todos.

    El aborto como la prostitución ha existido siempre, pero de lo que no hay duda es que siempre siempre será una decisión acompañada por el egoísmo y la cobardía.

    Negar la vida en la creencia de que así vivirás con mayor plenitud es una contradicción cuya sutilidad se escapa a muchas y muchos.

    Nunca culparía a nadie por haber abortado pero siempre consideraré un imbécil a quien piense que es un derecho otorgado por el estado no siendo más que una decisión personal de enorme transcendencia futura.
    Amar la vida nos da fuerzas, negarla nos destruye. Allá cada cual.

  3. A mí es que estos videos con musiquita y teatro siempre me transmiten la intención de manipulación, tampoco he podido enterarme de quien le pagó y que postura o bando representó. Personalmente soy contrario al aborto, pero jamás condenaría a nadie por tal decisión personal, aunque si a todos aquellos que lo promocionan, ser proxeneta del aborto no me parece algo digno que es a lo que se dedican muchas, muchos y en cabeza los estados y gobiernos incapaces de facilitar y simplificar un mayor nivel de vida a sus ciudadanos,

    Otra cosa que me llama siempre la atención y creo que merece un estudio sicológico es ¿Por qué las mayores partidarias vociferantes del aborto son las lesbianas? Algo absurdo pensando que solo se pueden quedar embarazadas a propósito.

    • El asunto del aborto se ha llevado deliberadamente a un extremo delirante y a la categoría de culto. Algo incongruente con el hecho de que nunca había sido tan fácil acceder a contracepción o esterilización. Hay, como en todo en lo que meten su pezuña los globalistas, un componente satánico y de fomento del desprecio a la vida y a cualquier vínculo, empezando por vínculo nuclear que es un bebé dentro de su madre.

      Es ilógica esa obsesión exaltada por el aborto (los casos de violación o riesgos graves que a casi cualquiera le parecen razonables son un porcentaje muy pequeño) en nuestros tiempos. Se están dando casos de taradas que se quedan embarazadas a propósito sólo por darse el “gusto” de abortar. Lo deduje cuando una activista argentina de veintitrés años murió durante un aborto provocado recién estrenada su ley, y lo confirmé el otro día viendo a una activista americana diciendo en un vídeo que iba a embarazarse para abortar. “Soy una psicópata”, añadía.

      Los usureros satanistas globalistas usan técnicas de secta para destruir toda faceta humana. Y les funciona porque la raza está muy degenerada y tienen materia prima.

    • En cuanto a las lesbianas, lo que tienen algunas de ellas es una fobia aguda por el diseño reproductivo de la naturaleza de los mamíferos. De ahí sus berridos enfermizos.

    • En cuanto al vídeo, manipulador hasta la náusea con esos intercalados de gente “estupefacta” o “contrariada”, se DEDUCE que lo que está contando es que le pagaron los grupos pro-vida para que ejerciese de activista.

      – “Yo era el pez gordo” (la abortadora más famosa).
      – “Me pagaron y me pusieron ante una cámara”
      – “¿Y qué le dijeron que dijera?” , y va y suelta una frase antiabortista con tono de parodia y burla.
      – “Soy una buena actriz”.

      Y la frase final de esa señora afectada sobreactuada “hay tanto en juego…” cada uno la interpretará como quiera si no te ponen en contexto. Los abortistas porque está en juego “la libertad de la mujer”, y los antiabortistas por “las vidas de inocentes”.

      A mí, con vídeos recortados…

  4. Buenas Grafeno, le respondo a su pregunta de ¿Por qué las mayores partidarias vociferantes del aborto son las lesbianas? . Pues bien sencillo, porqué cobran de los grupos abortistas y de los LGBTIQ y no se cuantas letras más, están en nomina de Soros. Y si mañana hay que manifestarse en contra de cualquier otra burrada, lo harán sin rechistar porque de ello cobran estas nauseabundas HDGP. Saludos

Comments are closed.