No sabemos exactamente cómo funcionaría todo hace siglos, excepto lo que leemos en los libros de historia, pero de lo que sí estamos completamente seguros es de que esta época de la historia que nos ha tocado vivir es absolutamente irracional. Demencial, más bien.

Por muchos testimonios que haya, por muchas noticias que se publiquen o por muchos estudios que se hagan, una inmensa mayoría de las personas que nos rodean siguen sin querer ver la realidad, ignorando las muchas tragedias que les rodean y, simplemente, prefieren mirar hacia otro lado, ya sea como tratamiento psicológico para evitar sufrir por lo que se han hecho a ellas mismas, o porque son tremendamente estúpidas.

Cuando alguien se da una vuelta por las redes sociales, aunque ni siquiera lo esté buscando, van apareciendo testimonios, realidades de vidas destrozadas por la inoculación que el oficialismo prefiere ignorar mostrando hacia ellas, simplemente, un gran desprecio.

Como por ejemplo, el desprecio que deben sufrir por esta chica de 24 años que ha cometido el error de inocularse. Dirán de ella, ahora, que es negacionista o antivacunas. Se convertirá, para el oficialismo, en una conspiranoica, en una loca de atar. En una simple cifra desgraciada de esas que justifican diciendo que “los beneficios superan a los riesgos”. Dirán lo que quieran, pero la vida que iba a haber vivido antes de la inoculación, será muy distinta a la que tendrá que vivir ahora. Estarán muy orgullosos los criminales culpables de todo esto.

“Soy beneficio/riesgo.
¡Sospecha de síndrome de Guillain Barre después de la primera dosis de Pfizer hace 9 meses! Hoy camino con bastón a mis 24 años”.

 

9 Comentarios

  1. Lo que estamos viviendo parece el guión de una película de terror ,hasta yo creo que una guerra real con balas de verdad no hubiera sido peor,al menos en las guerras reales se sabe cual es tu enemigo

  2. Así es. Muchos ya han pagado su negligencia, muchos han fallecido ya y no están para contarlo. Los que hemos perdido familiares, lo tenemos que decir, nos habéis engañado políticos. Nos habéis aplicado presuntamente una eutanasia colectiva supranacional. A muchos les llegó un placebo y quisieron creerse sus propias mentiras hasta que llegó la tercera y ahí o han caído (muertos) o a la realidad con más efectos. Muchos no han llegado a la 3a por sentirse engañados. Es muy difícil evaluar científicamente todo lo acaecido en dos años y todas las variables: placebos, existencia de grafeno, señales Mac Bluetooth, proteína espigas, marcas, efectos, curvas, pero sin duda que se sabrá.

  3. Lo horrible es que estos gurriatos no van a dejar lo del p…. virus. LO del cambio climatico no les sirve seguirán con el bicho que pico al tren. Espero ese sea su fin.

  4. No sabeis la que hay montada en Francia. Gente inoculada muriendo de la enfermedad de las vacas locas, y los vendidos dicen que es normal, que hay vacunados que les da vacas locas, o gripe o cancer, coincidencia todo,
    Quisiera saber que paso con la primera inoculada de españa, creo que se llamaba Araceli, de la de Francia dicen que “esta bien y viva” pero sin dar ninguna prueba, esto ha salido porque la mujer que ha muerto de vacas locas se llamaba igual que la primera vacunada, Mauricette, y rapidamente los fastcheckers han salido a decir que no es la primera vacunada la que se ha muerto de vacas locas, y que? Se ha muerto otra vacunada, que mas da si es la primera o la 50 millones? Pues asi anda el patio. Buscad esta frase ““Parmi les millions de Français vaccinés, certains peuvent développer “un Creutzfeldt-Jakob, d’autres une grippe, d’autres un cancer… La coïncidence existe”, conclut-il.”

  5. Sí, sí terminará toda esta mierda, pero estos hijos de puta genocidas siguen “esperanzados” con la cuarta dosis de ponzoña, porque, mientras en casi todos los países del resto de Europa no se ha puesto la tercera dosis de mierda ni el 30%, aquí, pues Spain is different, se han alcanzado tasas de un 50%. Es previsible que la cuarta no se la ponga aquí ni un 40%, esperemos que sea así y que los que tragan con todo esto sean menos de la mitad de la población, pues es la única posibilidad de que nos dejen en paz, ya que, lógicamente, de ninguna manera iban a seguir presionando con esto si una mayoría le da la espalda a la farsa. Confío en Jesucristo (un poco menos en la humanidad) y espero que esta farsa se acabe este año de una vez por todas.

Comments are closed.