Ni las stablecoins, un activo que en teoría mantiene siempre una paridad 1:1 con una divisa fiat fuerte, han quedado al margen de la última corrección del mercado de las criptomonedas, de hecho ha sido el hundimiento de una de ellas, Terra USD, la culpable de parte de la debacle que ha tumbado la capitalización de un tipo de activos, las criptomonedas, que a finales del 2021 miraba al futuro inmediato con mucho optimismo.

La stablecoin que arrastró al mercado

Las stablecoins, por lo menos hasta lo ocurrido con Terra USD, han venido cumpliendo y cumplen un papel fundamental en el criptomercado, entre otras funciones sirven para recoger beneficios cuando el mercado se enfría sin tener que convertir los bitcoin, ethereum o cualquier altcoin en moneda fiat, además de abaratar envíos de remesas transfronterizas, por mencionar sólo dos de los usos más habituales para el pequeño usuario.

Pero lo ocurrido con Terra USD, que en el momento de la escritura del artículo ya había caído desde la paridad con el dólar hasta los 0,00005 dólares, puede poner en entredicho la seguridad de las stablecoins y de paso contagiar al resto de las criptomonedas en su caída, dejando claro de paso que bitcoin no es el único criptoactivo con la capacidad de influir en el estado de ánimo de los inversores provocando ciclos alcistas o bajistas, como el que parece que ahora mismo encara el criptomercado en su conjunto.

Crack del mercado o circunstancia coyuntural

La cotización de bitcoin y, en teoría, de todas las criptomonedas que no fueran stablecoin, está sujeta a multitud de factores que las influyen, en ocasiones provocando periodos alcistas o bajistas prolongados y en otros provocando breves picos o trampas bajistas o alcistas, que pueden atrapar a los incautos que crean haber detectado un cambio de tendencia.

Si bien parecía que el 2022 podría traer muy buenas noticias para las criptomonedas y los inversores que confían en ellas para mantener o incrementar su patrimonio, lo cierto es que el tan temido criptoinvierno, periodo de tiempo en el que tras un gran incremento de la cotización y su correspondiente corrección el precio termina por congelarse en los nuevos mínimos hasta que el mercado vuelva a calentarse e inicie un nuevo periodo alcista que marque un nuevo máximo y vuelva a corregirse en uno de esos ciclos tan habituales en economía, parece haber llegado para quedarse, aunque no por cíclicos estos particulares inviernos, o veranos, dejan de tener sus razones, las cuales además influyen en la duración del propio ciclo.

El halving de bitcoin es uno de los eventos a los que normalmente se da más importancia a la hora de explicar los ciclos alcistas, no sólo desde el punto de vista de su moneda protagonista, bitcoin, sino de todo el mercado, no en balde cuando bitcoin crece, la gran mayoría de criptomonedas sube con ella de forma tanto o más intensa que la criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto, así que uno de los eventos más esperados por todo tipo de inversores del mundo de las criptomonedas es el halving de bitcoin, el próximo de los cuales se producirá en algún momento del 2024, cuando la recompensa obtenida en bitcoins por cada bloque minado pase de los 6,25 a los 3,125, reduciendo la velocidad a la que los mineros liberan bitcoins nuevos en el mercado haciendo que su valor se incremente y, por lo menos hasta la fecha, provocando que se alcancen nuevos máximos históricos en bitcoin y en muchas de sus hermanas.

La situación económica general también influye y mucho en el precio de las criptomonedas, y en este momento los inversores están experimentando un nivel de incertidumbre muy alto, lo que aconseja mantenerse alejado de activos de alto riesgo, o en caso de invertir en ellos debería ser una cantidad de dinero que se pueda perder sin que ello comprometa la vivienda, manutención y demás productos o servicios básicos. Por lo tanto, la posible recesión a la que se enfrenta la economía mundial en estos momentos también ha tenido un impacto negativo en la cotización de las criptomonedas y de otros activos de alto riesgo, ya que cientos de miles de millones de dólares han salido de estos mercados rumbo a puertos más seguros o directamente a la simple liquidez.

 

4 Comentarios

  1. El último ataque a bitcoin ha sido ejecutado por Blacrock que ha pedido 100.000 bitcoins prestado al broker Gemini.
    Con esos bitcoin ha vendido al mercado (con la única intención de tirar el precio). La “stablecoin” UST (relacionada con LUNA) no ha podido mantener el precio de 1$ y ha tenido que vender 3000 bitcoins tirando más aún el precio.

    Bitcoin es un milagro económico y por eso es la única criptomoneda bajo constante ataque desde todos los angulos.

    El resto de shitcoins son por definición una estafa y un ataque a bitcoin.

    El que tiene cerebro meterá todo su dinero en bitcoin (yo vendí mi casa y lo metí en bitcoins).

  2. No es por nada, pero todo huele a pufo y estafa piramidal que tira para atrás. En fin, como jugar a la bolsa, ni más ni menos.

  3. Dentro del mundo de las criptomonedas, existe la noción de que estas se rigen por unos principios básicos, entre los cuales se encuentra la descentralización. Este mero hecho es el que lleva a muchas personas a entrar en este sector, ya que buscan salidas del sistema putrefacto en el que nos encontramos. No obstante, siento aguar la fiesta, pero en mi opinión hay una gran cantidad de criptomonedas que no podrían estar más alejadas de la descentralización. $TERRA y $UST son un claro ejemplo, no hace falta mucha investigación para darse cuenta. Desde la cantidad de nodos que tiene esta blockchain, su arquitectura (diseñada de forma rápida y burda, buscando siempre el beneficio rápido), hasta el supply total controlado por ballenas (que estaba controlado en su mayoría por Venture Capitals).

    Si bien la tecnología blockchain constituye una herramienta ideal para empezar a salir del sistema, tenemos que ir con mucho cuidado y informarnos bien de cuales criptomonedas no han sido corrompidas o directamente son el enemigo. Existen algunas que suponen un verdadero cambio de paradigma y tienen una utilidad real y más eficiente que cualquier instrumento del sistema actual, solamente hace falta ir con cuidado y no caer en la trampa de aquellas que te venden el oro y el moro.

  4. En la bolsa el trigo es trigo, en las empresas hay gente trabajando, el cobre es cobre y con las divisas la gente compra. Esto es humo humo porque detrás de esto no hay NADA.

Comments are closed.