Espíritu

Como el Gobierno pretende instaurar el pago por circular por las actuales autovías, pagadas en su momento con los impuestos, algo así como si te hiciese pagar por los hospitales o universidades cada vez que vas al médico o a clase, para conservación de las instalaciones, y como presagia una desviación de la circulación a las carreteras tradicionales de doble sentido, ha suprimido, con argumentos torticeros, ideológicos y con una legislación que parece hecha por alguien que no ha conducido nunca, los veinte kilómetros de margen que existían en los adelantamientos sobre el límite de velocidad que marca cada carretera.

[La construcción de la Gigafábrica de baterías en España creará más de 3.000 empleos]

La maniobra más peligrosa conduciendo un automóvil, es el adelantamiento a otro vehículo. A una velocidad de 90 kms/hora, recorres el carril izquierdo durante al menos 190 metros y tardas 7,56 segundos. A una velocidad de 110 kms/hora, recorres 77 metros por el carril izquierdo y tardas 2,52 segundos. Ello, siempre que el conductor al que pretendes adelantar no fije la velocidad máxima de cada tramo, lo que entra dentro de la ley, y tengas que circular en paralelo por distancia y tiempo indeterminado, con el evidente peligro que ello supone, no ya para quien adelanta sino para el conductor que circula de frente, que se podría dar de bruces con el vehículo que está adelantando, pues la visión óptica no es ilimitada por parte de ninguno de los conductores implicados en esta maniobra.

El ínclito Pere Navarro, que tendrá conductor en sus viajes, da unas explicaciones que no se las cree ni él, cuando la verdadera razón es de carácter coercitivo y sancionador para hacer caja en las arcas públicas, porque las principales carreteras y el 75% de los radares van a registrar un notable descenso de uso por razón de los peajes, repago a todas luces injusto porque eso de “que pague quién lo usa” podría aplicarse a otros ámbitos de la vida, como sindicatos, metropolitano, autobuses urbanos, seguridad policial a los políticos, colegios o cualquier organismo de uso público. ¿Sería justo? Evidentemente, no.

Las carreteras nacionales de doble sentido son mucho más peligrosas que las autovías, y el trasvase de vehículos de las vías desdobladas (recordemos que se desdoblan porque así son más seguras) a las convencionales presionará notablemente al alza la siniestralidad vial. Conozco a más de uno que preferirá exponerse a pagar la multa que jugarse la vida en cada adelantamiento. Y eso no es bueno porque la transgresión a la ley está provocada por la incongruencia de la propia ley.

También te puede interesar...


Artículo anteriorAlfredo Díaz lo vuelve a hacer: “Me puedes llamar Margarita del Mal”
Artículo siguienteEntre felones, siempre hay un parche más para completar la felonía
Antonio Campos
Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías. Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.

5 Comentarios

  1. Es otra manera más de control , de los muchos que llevamos encima desde hace años, cuando Navarro se puso al frente de esta entidad. Aparte de que no he visto medida más absurda en los años que llevo circulando, que las ha habido, ésta se lleva la palma. Como nos de por ir a la velocidad límite, ya sea por secundarias como por autovías, esto va a ser para hacer memes. Según salgas de la ciudad, sólo tienes que contactar con el parachoques del que te precede y así uno tras otro, llegar en bloque hasta tu destino, eso sí , mientras sea el mismo.
    Lo bueno es, lo que se van a ahorrar en el Pegasus, helicóptero, no confundir, en drones, coches ,motos, camiones, furgonetas, radares fijos y demás artilugios de que disponen.
    A ver cómo se hace para mantener la distancia de 50 metros entre coches y no colapsar las autovías, o carreteras secundarias entre otras gracias.
    Y se podrá decir que no todo el mundo lo va a mantener, pero visto el grado de obediencia de los ciudadanos, los menos, preferiremos pagar una multa no ya por desobediencia, que también, sino por no poner en peligro nuestra vida y la de aquel al que adelantemos.
    Qué hay que decir de las autobahn en Alemania, cuyas cifras de accidentes en Autopista, no llegan ni de lejos a las que se registran en España. Convenzámonos que esto no va de seguridad, sino de medidas absurdas para que, por si mismas no lleguen a respetarse, sancionar y claro está, reducir emisiones, que es lo que ahora pita, porque como vemos también en otros ámbitos, a este gobierno, le importamos un bledo.

  2. Más que por afán recaudatorio y medioambiental, es por estresar más al ciudadano y “domesticarlo” con la nueva normalidad de miles y miles de señales de tráfico en la ciudades y nuevas normas con el fin de alinear más el comportamiento humano.

  3. D.G.T: JODETE, No sigo tus normas, sigo mi sentido comun, tengo mas años de carnet y experiencia que la media de cualquier guardia civil y mucho mas que cualquier politico enchufado en la dgt sentado en su sillon que pagamos todos y que seguramente ni conduce, por si a alguien se le ocurre; no pago multas ni impuestos directos

Comments are closed.