Rubén Gisbert, el abogado que se fue a Ucrania a ver con sus propios ojos la verdad de lo que ocurre, y al que han amenazado por contarlo, ha lanzado un órdago a los ilusos que aún creen que Españistán es una democracia. 

Junto con otros dos abogados de mucho peso y prestigio, como Guillermo Rocafort y Alberto Iturralde, entre los tres ofrecen 91.000 € a la persona, animal, mineral o vegetal, que demuestre, con la Constitución en la mano, que Españistán es una democracia, para lo cual sólo tiene que encontrar en ese texto maquiavélico los principios básicos de toda democracia:

-La separación de poderes.

-La representación.

No hablan a humo de pajas estos primeros espadas. 

Todos los que estudiamos la Constitución, si lo hicimos con espíritu crítico, sabemos que tiene trampa. 

Contiene muchas declaraciones de intenciones, pero no establece medios concretos, objetivos e imperativos que garanticen de algún modo (de ningún modo, en realidad) la separación de poderes y la verdadera representación de los ciudadanos en esos tres poderes, que es el verdadero ejercicio de esa supuesta “soberanía” que dicen que tenemos. 

En suma, que la división de poderes y la representación dependen de la buena intención de los políticos de turno. 

¿De la quééééééé? 

Vamos, que no existe la democracia en Españistán, y estos abogados, hartos de clamar en el desierto, imitan al microbiólogo alemán Stefan Lanka, que sostiene que el virus del sarampión tampoco existe, y ofreció 100.000 € a quien demostrase que existe. La suma, como ésta, nunca será pagada. 

https://www.dsalud.com/reportaje/la-existencia-del-virus-del-sarampion-nunca-se-ha-demostrado/

Cualquier día alguien hará lo mismo con el sars-cov-2, y con el mismo resultado, que no se pagará, pero no valdrá de nada.

Vaticino grandes quebraderos de cabeza a quien intente cobrar los 91.000 €, pero estoy seguro de que ninguno de los que aún creen en los Reyes Magos y que esto es una democracia, moverán un dedo para cambiar una situación que, los que sabemos, consideramos insostenible.

Porque la peor tiranía no es esa que se muestra abiertamente. Contra esa se puede luchar. La peor es ésta, que se disfraza de democracia, y engañando a la cabaña bovina nacional, mayoritaria en Españistán, impide que la minoría despierta pueda poner remedio.

Ojalá que esta iniciativa despierte a algún borrego, aunque no me hago muchas ilusiones. 

Son legión los que votan al PPSOE o a PodeVox “pensando” (permítaseme la licencia retórica) que van a resolver algo.

Pero ya demostró Ortega y Gasset que el necio es “vitalicio y sin poros”.

 

7 Comentarios

    • Efectivamente. Dejé de seguir a Gisbert cuando fue a Bielorrusia a ver la “brutal dictadura” sin entender que la mala prensa que estaba recibiendo era porque oficialmente se dijo que no había covid. Que quien cogiera la gripe tomara vodka y fuera a la sauna. Y claro eso deja muy mal la patraña de la plandemia.

  1. Me parece muy buena idea la de ruben la de no participar en un juego amañado, yo lo he aplicado en mi vida con las mujeres al conocer la filosofia mgtow,voté a vox pero he descubierto que les financiaba el corte ingles sitio donde yo trabajé y tuve la peor experiencia laboral de mi vida con una explotación brutal aunque he de decir que me espabiló , me animo a volver a los estudios y ahora vivo de lo que estudié con una vida muchisimo mejor

  2. Lo que hay es una oligarquía con miras a una tecnocracia sin recursos suficientes para comprar robots,así que mejor transformar a la gente en cyborgs con una inyección génica,al fin y al cabo nadie se queja,tampoco es que sirva de mucho quejarse.

    Como no hay técnicamente una famo-cracia,tampoco hay pedo-cracia,pero este término debería existir con un nuevo fenómeno de las ciencias políticas:
    de actor a político y de político a pedosatanista con muchos ejemplos:zelensky,Sánchez,Justin Castro, Macron…y otros más notables como Terminator.
    https://t.me/ExposeThePEDOSendTheCABAL/21331?single

  3. En Españistán ni idea, pero en España SÍ hay democracia, y cada día más parecida a esa que define el demoníaco manifiesto comunista de Marx y Engels, según el cual la verdadera democracia es el comunismo (como también sostenían Lenin, Stalin, Mao, etc., y, hoy, Xi Linpin, Maduro, los Castro, ministros de España de hoy, etc.). Aquí solo falta aplicar el constitucional artículo 131 para que la unión de repúbliquetas social comunistas antiespañolas soviéticas entre en vigor. Y cada día más y más gente considera que democracia y comunismo es lo mismo, el “gobierno del pueblo”. El comunismo es el opio del pueblo democrático.

    Otra cosa, aún mucho peor que entrar en la estúpida y estéril discusión de qué es y qué no es democracia y quién es más demócrata y quién no lo es, es tratar de eliminar de las mentes, y, sobre todo de las almas, ese satánico engaño de creer que la democracia, la gran ramera de Babilonia, el sistema del engaño, la mentira, la manipulación y la hipocresía, el sistema de satanás, padre de la mentira, sea liberal conservadora o marxista, es un régimen de libertad, de tolerancia, de respeto, y demás mamarrachadas propias de un demo idólatra (y, por tanto, anticristo, lo dice San Juan en su primera epístola católica, que no un demócrata cualquiera) que ante tanta incoherencia busca todo tipo de drogas para autoengañarse o autojustificarse cada vez con mayor desesperación.

    Por cierto, los 91000 euros que les sobren los destinan ustedes a cualquier convento de monjitas del Carmelo, con petición de oraciones para que Dios les haga ver la insensatez de considerar buena la democracia. Cumplan su palabra o respondan ante Dios en su inapelable juicio por publicar noticias falsas y engaños, como esos que dicen que las inoculaciones salvan vidas.

  4. No hace falta considerar buena la democracia, para demostrar que esto no lo es.
    Lo importante de este paso es que debería servir (aunque lamentablemente no servirá) para abrir los ojos a muchos ciegos, que confían aún en las bondades de éste régimen bastardo, y no ven la necesidad de cambiarlo. Luego ya discutiremos el régimen que queremos, pero sin coacciones ni estafas, como las del 78.

  5. Sin entrar en otras consideraciones, solo el hecho de que no hay división de poderes, deja claro que no existe Estado de Derecho, y sin este, no hay democracia.
    Con ese espantajo de fiscalia, el nivel es de república bananera y degenerando.

Comments are closed.