Esta mañana se ha producido una noticia que, muy probablemente, significará la expulsión del personal diplomático de la Embajada de España en Rusia: El Ministerio de Exteriores ruso ha convocado a primera hora de este miércoles al embajador español en Moscú, Marcos Gómez.

Algo así, en principio, no es nada bueno y muy probablemente provoque las consecuencias que les contábamos al principio del artículo. Desde el primer momento en el que tuvimos noticias de la guerra entre Rusia y Ucrania, hemos dicho que lo mejor que podía hacer España es mantenerse al margen y apostar por la neutralidad.

Siempre hemos mantenido que esta guerra, en realidad, no es una guerra territorial, o una simple guerra entre dos países. Bajo nuestro punto de vista, lo que aquí se está dirimiendo es el poder en el mundo, que ahora maneja el globalismo. Putin es, siempre en nuestra opinión, la cara visible del otro poder que se pretende imponer, se llame como se llame y esté detrás, manejando los hilos, quien esté.

En cualquier caso, la posición de un país débil, como el nuestro, nunca nos traerá beneficio alguno, gane quien gane. No pintamos nada ahora, estando del lado globalista, y seguiremos sin pintarlo, sea ese globalismo el que gane y mucho menos, si sale vencedor ese otro contrapoder al que representa Putin.

Por otro lado, el comportamiento que hemos podido ver tanto desde el Congreso de los Diputados, como del gobierno, nos parece completamente absurdo. Que gente como Abascal, Feijóo o el mismísimo Sánchez mantengan esa actitud chulesca que están manteniendo cuando hablan de Rusia, o del mismísimo Putin, no solo nos parece ridícula, también nos parece perjudicial para nuestros intereses.

Probablemente, tanto Putin como el gobierno ruso, se echen unas carcajadas cuando aparece Sánchez fotografiado con el “teléfono rojo”, o cuando se dirige a los líderes rusos en tono amenazante.

Por eso nos hemos acordado del famoso chiste del elefante y la hormiga:

Llega un elefante al cine y se sienta justo delante del asiento en el que está sentada una hormiga. La hormiga se mueve en su asiento intentando buscar un hueco por el que conseguir ver la pantalla. Definitivamente, y ya harta de no poder ver la película, se sienta en el asiento que está justo delante del elefante y se gira para decirle: “¿A que jode, eh? ¿A que jode?”

 

2 Comentarios

  1. Si Putin no fuese otro payaso que trabaja en el mismo circo y para el mismo director, los payasos del congreso español ya habrían ido todos a tomar por el culo, no se como no le cae la cara de vergüenza a este chulo que le lame el culo a ese viejo judío propietario de la Open Society , cada día me dan más asco los políticos españoles y en especial este subnormal me da ganas de vomitar y hacérsela tragar.

  2. Según comentan,Rusia se sale de la OMS…eso sí es recuperar la soberanía,qué suerte!.

    Sánchez habrá cambiado de amo?,de Soros a Swchaab?.

Comments are closed.