vandalismo

Últimamente llevamos en Sevilla una buena racha. Digo buena, para los fines más que ocultos de unos y más superficiales de otros. Me refiero, naturalmente, a nuestros políticos, que de forma alternativa gobiernan nuestra ciudad. Recientemente hemos visto, los destrozos por actos vandálicos ocurridos en nuestro grandioso parque de María Luisa, y en concreto contra nuestro más universal de nuestros poetas, Gustavo Adolfo Bécquer.

[3 proyectos empresariales crearán miles de empleos en el suroeste de Madrid]

Nuestros políticos, los que gobiernan, de perfil o desaparecidos, y los otros, los que aspiran a gobernar, echándole la culpa a los primeros.  Ya saben, que cuando cambie de color el ayuntamiento, también se cambiarán los papeles y con ello, el ejercicio de las funciones, pero que seguirán siendo las mismas; destrozar Sevilla.

Como no tenemos bastante con los vándalos locales, ahora nos llegan los aficionados, aún más cafres, del Eintranch de Frankfurt y los del Ranger de Escocia, para la final de la Copa de la UEFA y que tienen tomada nuestra capital. Una vez más, demostrando la barbarie que los conduce, pero eso sí, cuando están fuera de su tierra. Borracheras por doquier y destrozo de mobiliario urbano, en algunos casos, de gran valor artístico. Pero aquí en Sevilla, encuentran miel sobre hojuelas, porque como ya deben de saber, toda actitud vandálica cuenta de antemano con la vista gorda de nuestras fuerzas de Orden Público, que se limitan por supuesto, a cumplir con lo que se les ordena.

Créanme si les digo que no son la actitudes de nuestro gobernante lo que más me molesta, que también, son los colectivos de la sociedad sevillana -esos que ellos mismos, se subrogan la defensa de la sociedad civil– haciendo como que se enfadan y como que se ofenderse con estas actitudes de vandalismo, pero que a la hora de las quejas,  siempre las orientan al sitio equivocado,  no sea que pierdan la subvención.

Las razones, las de siempre en estas tierras de Andalucía; Las viejas actitudes del “señorito andaluz” y que no son ni más ni menos, que desde nuestros impuestos se compren a todo estos colectivos, que representan a “la sociedad civil” para que Ellos, vivan como dioses y hagan la vista gorda con el daño que los gobernantes, simples marionetas de poderes muy superiores, hacen contra el pueblo y en esta caso con el patrimonio de nuestra ciudad, de Sevilla.

También te puede interesar...


Artículo anteriorSustanciosas y espontáneas tertulias
Artículo siguienteDos toros en la arena para Frascuelo
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

2 Comentarios

  1. La vista gorda viene por ordenes de arriba, este pan y circo para BORREGOSS tiene el visto bueno del globalismo y sus agendas, eso si, no se te ocurra manifestarte y liarla por un expediente royuela, por una FALSAPANDEMIA, o por el FALSOCAMBIOCLIMATICO, temas que si nos va la vida en ello y que el globalismo satanico se ha encargado de normalizar

  2. Algo parecido al vandalismo de los separatistas en Barcelona,entre el turismo tipo Sanfermines y los hooligans,vienen a España y hacen lo que les da la gana,y nadie para estas ‘mareas de gente’,sino que van a más como en Venecia que se llena de cruceros horribles,es el nuevo mundo en el que nos toca vivir,el del globalismo.

Comments are closed.