En el día de hoy, varios medios de comunicación se hacen eco de una interesante entrevista concedida por Bergoglio, alias Papa Francisco, al periódico italiano Corriere della Sera. En esa entrevista nos han parecido especialmente interesantes dos de las respuestas dadas por Bergoglio, ambas relacionadas con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Por un lado, cuando se le ha preguntado acerca de su opinión sobre el armamento que ha enviado tanto Estados Unidos como la Unión Europa a Ucrania, observen la contradicción: “No puedo responder, estoy demasiado lejos, a la pregunta de si es correcto abastecer a los ucranianos. Las guerras se libran para probar las armas que hemos producido. Este fue el caso de la Guerra Civil Española antes de la Segunda Guerra Mundial. El comercio de armas es un escándalo, pocos se oponen”.

Vamos a ver, si las armas son enviadas a Ucrania, el Papa resulta que “no tiene opinión” y no sabe “si es correcto” ese envío. Pero por otro lado, cuando se le pregunta por las guerras en general y por el comercio de armas en particular, opina que “es un escándalo”. ¿Y por qué es un escándalo con otro tipo de guerras y con la de Ucrania no se quiere mojar? ¿Por qué cuando se trata de enviar armas al gobierno ucraniano “no opina”?

Pero hay algo más que nos ha llamado la atención de esa entrevista, la confidencia que le habría hecho Viktor Orbán en un reciente encuentro que mantuvo con él acerca de este mismo asunto, el de la guerra: “Me dijo que los rusos tienen un plan, que el 9 de mayo todo habrá terminado. Espero que así sea, así entenderíamos también la velocidad de la escalada de estos días. Porque ahora no es solo el Donbass, es Crimea, es Odessa, le está quitando el puerto del Mar Negro a Ucrania, eso es todo. Soy pesimista, pero debemos hacer todos los gestos posibles para detener la guerra”.

¿Se dan cuenta de la gran insensatez y la gran irresponsabilidad que comete contando esto? ¿Se dan cuenta que el tipo no tiene interés alguno en que esto acabe? ¿Qué narices hace Bergoglio contando estas cosas? Este está metido, como globalista que es, hasta el cuello en todo este asunto.

 

8 Comentarios

  1. Lo del 9 de mayo ya lo he escuchado hace semanas. No parece un gran secreto.

    Lo que me cuesta creer es que el 9 de mayo se acabe esta nueva versión del covid llamada guerra en Ucrania.

  2. Yo no tengo ni idea de si esto acabará el 9 de mayo, puede ser, Putin tendría la escusa perfecta para acabar la guerra cumpliendo los objetivos y además quedándose Odesa de propina gracias al idiota y bien mandado Zalenski. A mí lo único que me interesa saber es si la guerra estaba acordada para repartir el mundo económico entre EEUU-Ingkaterra, y Rusia-China, porque como va a terminar esto se sabía desde el principio,: Europa más pobre, EEUU más rico y Rusia más grande con playa y salida al mar, la otra opción era la tercera andanada de hostias nuclear, por eso yo me inclino a pensar que todo estaba acordado, y Zalenski solo ha hecho de tonto útil cabezota.

    Para que termine el día nueve Zalenski tiene que rendirse y para eso no le han hecho millonario.

    Yo no me atrevo a pronosticar, todo puede ser, basta que lo decidan dos.

  3. No creo ni por asomo que esto se acabe el 9 de mayo. Más bien me inclino por pensar que, como en las anteriores guerras mundiales, durará varios años.

  4. Al Papa habría que preguntarle sobre Jesucristo Nuestro Señor, Dios y Hombre verdadero, sobre los Santos Evangelios, las Sagradas Escrituras, la Santísima Virgen María, etc., pero no sobre cosas mundanas. La paz entre la estirpe de la serpiente, la cizaña, y la estirpe de la mujer, el trigo, es IMPOSIBLE desde siempre, como la paz entre los hijos de Dios y los hijos del maligno. Afirmar otra cosa es no creer en Dios en absoluto, o tomar a todos los evangelistas, santos y santas por embusteros.
    Aquí, por lo que se ve, eso de predicar el Evangelio a toda criatura, ha dado paso a una guerra política entre el no serviam a Dios de Viganó, el arzobispo de Trump, que no de Jesucristo, con todos sus idólatras ladrando como perros rabiosos, contra el argentino progresista obispo de roma nombrado cardenal por San Juan Pablo II hace años, que no abre la boca sin meter la pata y sin sembrar confusión en lugar de apacentar el rebaño y a los corderos que Dios le encomienda.
    Todo lo que toca la política, sea del signo que sea, lo corrompe, incluido a los mismísimos elegidos de Dios para ser sus heraldos, y no los heraldos de ideologías mundanas satánicas todas por su contraposición a la Nueva Alianza y los Santos Evangelios.
    Maldita sea la política de cualquier signo. Que Dios aniquile a toda cizaña política de su Santa Iglesia arrojándola al fuego del infierno, tanto cizaña a izquierda como cizaña a derecha.

  5. Digan lo que digan,el Papa sigue siendo Benedicto XVI,el Bergoglio es un impostor y además satanista,su opinión nos importa un Carajo.

    Un verdadero Pastor de Dios,diría lo que dice Vigano:El pueblo ucraniano, independientemente del grupo étnico al que pertenezca, no es más que los últimos rehenes involuntarios del régimen totalitario supranacional que puso de rodillas a las economías nacionales de todo el mundo a través del engaño de COVID.
    Nada se pierde con la paz. Todo se puede perder con la guerra. Que los hombres vuelvan a la comprensión. Que reanuden la negociación.
    Negociando con buena voluntad y con respeto a los derechos de los demás, que se den cuenta de que un éxito honroso nunca está excluido cuando hay negociaciones sinceras y activas.
    Y se sentirán grandes – con verdadera grandeza – si imponiendo silencio a las voces de las pasiones, sean colectivas o privadas, y dejando a la razón a su debido dominio, evitarán a sus hermanos el derramamiento de sangre y la ruina de su patria.
    Así fue como el 24 de agosto de 1939, Pío XII se dirigió a gobernantes y pueblos ante la inminencia de la guerra.

    Lo de Ucrania es un gran negocio,la OTAN está vendiendo la chatarra,todas las armas obsoletas,Biden prepara miles de millones para reconstruirla,ya están haciendo los planos de edificios tipo Dubai,van a hacer el país más moderno del mundo.
    La gente que muere y sufre,pues que se fastidien!.

  6. Es un imbecil, masón y al servicio del NOM.
    Ahora dice que va a ir a interceder con Putin más de dos mese desde que empezar la guerra.
    Menudo inútil. No hizo nada contra el Isis ni otras guerras a pesar dé estar viendo cómo degollaban cristianos. No ha hecho nunca nada positivo salvo intentar dar una imagen de pobreza que no viene a cuento.
    Vete a hacer puñetas.

  7. Pues lo más interesante de la entrevista y lo más terrible ha sido la puntilla, el elefante en la habitación. No sé si es que ya estoy paranoica, pero el mensaje subliminal a plena vista, lo empiezo a ver en todas partes. No entiendo el porqué de hacer tanto hincapié en todo (reportajes, documentales y otros) de meter a España, su guerra civil, su dictadura o su conquista de América en todo y con tintes censuradores, con exageración y sin venir a cuento. Ahora parece que el paradigma con el que comparar todo lo malo y abominable, ya no es bigotín y su Reich de los 1000 años, es España y sus múltiples “aberraciones”.

    Es tan esperpéntico “idealizar” (para mal en este caso) unos acontecimientos pasados que ya no mueven molinos, mientras esos mismos que recurrentemente vuelven una y otra vez a todos esos supuestos espantos perpetrados, ni se coscan de que el mundo camina hacia la dictadura más grande jamás ideada……….en fin.

    Me deberé estar volviendo una loca con manía persecutoria, que ve visiones, imagina lo que para nada se está dando y que oye voces que le dicen cosas, sí, eso debe ser.

Comments are closed.