Ese personajillo inmundo que interpreta al Papa y que se llama Jorge Mario Bergoglio lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a demostrar que con lo único que comulga es con el comunismo dictatorial que nos trae el globalismo a través de la Agenda 2030. No le pidan a este sujeto que haga nada de lo que podrían esperar sus fieles, porque él está a otra cosa: A mentir, a manipular y a medrar todo lo que pueda con esa Agenda 2030, que es de lo único que verdaderamente es devoto sirviente.

Y para que se vayan despejando más dudas de las que ya se han despejado, no ha tenido otra ocurrencia que nombrar cardenal al progresista obispo de San Diego, Robert W. McElroy. McElroy, firme defensor de la farsa del cambio climático, ha llegado incluso a comparar los efectos de este inexistente problema con los de un asesinato, que es lo que realmente es el aborto, afirmando, entre otras cosas, que “es mayor el número de muertos que provoca el cambio climático, que los provocados por el aborto”.

Si tenemos en cuenta que en Estados Unidos se practican casi un millón de abortos y que son cuarenta los millones de abortos que se practican en todo el mundo anualmente, comprenderán que este nuevo cardenal es cualquier cosa, menos lo que realmente se esperaría de un religioso.

Esta es la guardia pretoriana de ese auténtico diablo que dirige los designios de la Iglesia Católica en todo el mundo, Fíjense la clase de sujetos que llegan a conseguir el ascenso gracias a este individuo. Un problema muy serio es el que tienen los creyentes con un tipo como Bergoglio al frente de la Iglesia. Y mucho más serio lo tienen aquellos creyentes que defienden y justifican todo lo que hace y dice.

 

2 Comentarios

  1. Desde luego , la claridad de por dónde va, la tenemos muchos.
    Dentro ya del descaro que esos elicópatas vienen demostrando, éste, por entender a quién y qué representa, es bastante más peligroso pues, con sus desafortunadas manifestaciones, está haciendo temblar no sólo los pilares en los que se sustenta la Iglesia Católica sino la Fe de millones de feligreses que ven en su persona al representante del mismo Satanás.
    Pero como muchos cargos políticos, que no dejan de ser meras marionetas mediáticas, el personaje que encarna al mal llamado Pontífice, es otra más de ellas.
    Detrás de todo ello, se encuentran los jesuitas, que dirigen y ejecutan a propios y extraños, demostrando quienes tienen el poder en un mundo en el que jamás dejarán ver sus garras, pues se disfrazan de bondad, cuando la realidad es que ocultan su crueldad.
    El Estado más poderoso del mundo, pasa desapercibido, como pasa desapercibida la riqueza amasada durante siglos y que cierta familia tan poderosa ella , incluso, les hace de guardián de la “cripta”. Por algo será.
    Si la idea es una sola moneda; un solo banco; un solo gobierno, la religión no quieren que sea menos y de ahí el acercamiento a todas, para crear una sola religión, eso si, la suya propia.

  2. Su Satanidad Cerdoglio es un hijo de la grandísima puta y un mierda y, por lo que se ve, este “cardenal” es su felador oficial.

Comments are closed.