Leyendo noticias de actualidad me vienen a la mente historias del pasado que quizás arrojen algo de luz a la situación actual, aunque sea indirectamente. ¿Sabéis cómo consiguieron los británicos extenderse hacia el oeste norteamericano desde sus colonias atlánticas? Además de la guerra tradicional usaron técnicas de guerra bioquímica y de hambruna a los indios. Para ellos los indios eran seres sin alma, a la misma altura que las bestias. Su único objetivo era acabar con ellos para poder conquistar el territorio hacia el oeste. No había grandes culturas como la azteca o la inca, sino pequeñas tribus repartidas en grandes territorios, que molestaban a sus propósitos de expansión. Por si el desigual enfrentamiento entre las armas de fuego contra los arcos y flechas nativos fuera poco, ingeniaron los anglosajones dos estrategias bélicas para acabar más fácilmente con aquellos que les sobraban. Al detectar que estas tribus sufrían una enorme letalidad al exponerse a virus que su inmunología desconocía, decidieron camuflar de ayuda humanitaria el plan del genocidio. Repartieron entre los indios mantas infectadas de viruela. El regalo envenenado supuso un éxito fulgurante. Igualmente, observaron que estas tribus nómadas no agrarias vivían de la caza del bisonte. Si acababan con los bisontes, los indios se morirían de hambre o, como poco, irían a buscarlos a otro sitio. Y así los ingleses acabaron con los bisontes y con los indios, suplantando los pueblos nativos y la naturaleza del continente por la avaricia destructora de occidente. Sí, la conquista norteamericana tampoco fue una película de vaqueros. 

Al leer las noticias es inevitable que me asalten estas historias, pues salta a la vista que los anglosajones (de uno u otro lado del Atlántico) no han cambiado mucho. Ahora mismo estamos inmersos en una guerra de la élite anglosajona contra el resto del mundo: del globalismo contra todo aquel que no acepte su Agenda 2030. Y, según parece, se han sofisticado en los medios, pero siguen usando estas viejas tácticas disfrazadas de salud pública o de defensa de los valores democráticos, pero que aluden de nuevo a la guerra bioquímica y al hambre para eliminar a aquellos que les sobran en sus planes. El problema es que ahora les sobramos (según sus propias declaraciones) un 60 % de la población mundial; el pueblo occidental incluido. De “los juegos del hambre” que nos tienen preparados hablaremos próximamente. Pero hoy urge hablar de la estrategia de la pandemia de viruela de mono, que toma fuerza. Los medios de manipulación masiva ya están hablando de ella, y las alarmas saltan cuando Fernando Simón declara que no hay peligro de contagio masivo, “pero tampoco se puede descartar”. ¿Nos suena? El globalismo lleva tiempo amenazando con una próxima pandemia más letal que la anterior, y ya la han puesto en marcha. Recordemos brevemente la nueva cronología.

En 2017 el profeta magnate filantrópico Bill Gates predice una pandemia de viruela para los próximos años. El 5 de noviembre de 2021 vuelve a insistir avisando del peligro de un ataque bioterrorista con una cepa de viruela. ¿Y si unos terroristas sueltan una cepa en un aeropuerto europeo en temporada alta? decía. Ese mismo mes la NTI (Nuclear Threats International) organiza un evento, financiado por “Open Philanthropy”, para estudiar un simulacro de tal hipótesis en la Conferencia de Seguridad de Munich, cuyos resultados se pueden leer en “Strengthening Global Systems to Prevent And Respond to HighConsequence Biological Threats”1 ; con la particularidad de que eligen para el estudio la cepa de la viruela de mono. ¡Qué casualidad! ¿No recuerda al Evento 201, celebrado en octubre de 2019 sobre el simulacro de una supuesta pandemia de coronavirus, unos meses antes de declarar oficial la pandemia la OMS? 

Los paralelismos son claros. La gente que se informa por medios diferentes a los oficiales, y contrasta la información, sabe que EEUU tiene multitud de laboratorios de bioterrorismo (prohibidos por la legislación internacional) repartidos por el mundo. Como la legislación yankee prohíbe expresamente tener tales laboratorios en suelo estadounidense, han ido a ubicarlos en lugares tan remotos como Ucrania (más de tres decenas de ellos, reconocidos por la Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, en el senado de los EEUU). Pues bien, no sólo se encontró este virus en estos laboratorios repartidos por el mundo, sino también en los frigoríficos de los laboratorios Merck, de los que Bill Gates es máximo accionista. ¡Siguen las casualidades! 

La viruela se considera erradicada desde 1980. Nadie podría sospechar que este virus volvería a contagiar a nadie. Pero si es así ¿Porqué el gobierno de EEUU ha comprado 20 millones de nuevas vacunas de viruela ante la posibilidad de un “posible ataque terrorista biológico”?¿Porqué el mes pasado, abril, la FDA aprobó un medicamento para tratar la viruela?¿No estaba erradicada? Pero agárrense a la silla ¿Porqué el gobierno de España (y Canadá) compró 500 millones de euros en vacunas de viruela… ¡¡¡EN 2019!!!? (lo atestigua el BOE 207 de 29 de Agosto de 2019)2 . ¿Qué farmacéuticas desarrollaron una vacuna para una enfermedad erradicada y por qué? ¿Acaso tenían alguna información privilegiada? ¿Cuentan en el ministerio de salud con otro profeta como Gates? Las casualidades se multiplican, como veis. 

Las conclusiones parecen claras, y no quisiera quitaros la satisfacción de que lleguéis por vosotros mismos. Los efectos sociales ya comienzan a esparcirse, transportados por el viento de primavera y los medios de manipulación masiva; como el eco amargo de la primera histeria pandémica. Bélgica ya ha introducido la cuarentena para el virus de la viruela de mono (por 3 casos en el país), y el ministro de salud de Baviera, Klaus Holetschek se declara a favor de medidas preventivas severas. “Creo que es importante que ordenemos vacunas ahora”, ha dicho. ¿Ya no existe más posibilidad terapéutica que las vacunas?¿La medicina y el sentido común ya no sirven de nada? La maquinaria está en marcha (lleva tres años sin vacaciones). Los expertos de la ingeniería social no desfallecen ni ahorran recursos para sembrar el miedo, el caos, la confusión, la incertidumbre y la ruina. 

Pero ahora, dos años después, el terreno social es diferente y no cualquier semilla crece en cualquier sitio. La élite globalista ya nos ha enseñado sus armas y conocemos sus estrategias. Ya no nos pilla por sorpresa y no pueden ocultar sus errores. Las pruebas de su delito son irrefutables, y ellos mismos pregonan su plan maligno: la imposición, a cualquier precio, de su Agenda 2030 para ese año (Nuevo Orden Mundial). Sin ir más lejos, estos días están dando a conocer sus ideas, de nuevo, en el Foro de Davos. Ahora sabemos qué quieren y cómo están dispuestos a conseguirlo. No pueden rebajar la tensión informativa porque su estrategia se basa en mantener el miedo, que bloquea, paraliza y vuelve irracional cualquier argumento. Agotada la tensión covid y hastiados de la guerra de Ucrania, es el momento de la siguiente ofensiva: la viruela de mono. Con ella consiguen desviar la atención de lo importante, como los efectos adversos de la vacunas, y de cómo los países han cedido su soberanía sanitaria a la OMS. Quien juega al ajedrez lo sabe: la mejor defensa es un buen ataque, por eso últimamente el mundo está tan agitado. 

Entretanto, siguen avanzando con su imparable y perversa Agenda 2030. Otra pandemia justificaría la pérdida de derechos fundamentales de los ciudadanos, la pérdida de soberanía individual y nacional, e incluso nos sugieren que, de nuevo, la culpa de la amenaza es la naturaleza, que está enfermando debido al calentamiento global y cada vez se comporta de manera más extraña. Por eso un virus animal se trasloca, por arte de birlibirloque, en un virus que infecta a humanos. Antes fue el pangolín, y ahora es el mono. Sin embargo, ¿Recordáis que los componentes de algunas vacunas (como astrazeneca) tenía entre sus componentes “adenovirus de chimpancé”? Eso se ha introducido en las venas de miles de millones de personas. ¡El cúmulo de casualidades es pasmoso! 

Sin duda, la élite que dirige estas maniobras orquestales en la oscuridad nos trata como si fuéramos animales sin cerebro, indios ni alma. Tal y como los anglosajones trataban a los indios que querían exterminar. ¿Volveremos a aceptar un regalo envenenado, como las mantas infectadas de viruela, disfrazadas de vacunas salvavidas? ¿Volveremos a creernos la versión oficial que dictan los medios de manipulación masiva mientras censuran cualquier otro argumento? De nosotros depende. 

Notas: 

2. https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2019-12545

 

4 Comentarios

  1. Sí, lo permitiremos y además aplaudiremos a las 20:00 cuando nos lo digan…y solo cuando nos lo digan.

  2. Pues claro que lo van a aceptar! los borregos estan a la que salta y si no ¿cuantos de ellos que ustedes conocen a su alrededor aun siguen metiendose el palito por sus malditas napias, si no a diario al menos dia si y dia no? En mi entorno ya he perdido la cuenta de vecinos, familiares, amigos y conocidos que alardeando todos ellos de estar “inmunizaos” tres veces aun siguen cogiendo covid cada vez que el farmaceutico de turno o sus medicos de cabecera les dicen que estan infectados. Y todos ellos, sin excepcion, estan esperando la cuarta dosis salvadora y las que sean necesarias para seguir inmunizaos! Y no hablo de mi cuaño porque ese es un caso perdido.
    Soy de una generacion a la que vacunaron contra la viruela, y otras tantas otras enfermedades de aquella epoca, y recuerdo perfectamente como algunos de aquellos compañeros la contrajeron a pesar de las “vacunas” pero que cosa mas rara que a mi nunca, jamas, me pusieron una sola de aquellas vacunas, ignoro la razon aunque supongo que mis padres tendrian algo que ver, y nunca antes le habia dado importancia, asi que me quede sin saber esa causa. Pero a pesar de estar rodeado de compañeros infectados y a pesar de no estar “protegido” como aquellos, nunca, jamas, sufri ni el mas leve catarro.

  3. NO VOLVAMOS DE NUEVO LA BURRA AL TRIGO. SI DEJAMOS DE HABLAR DE ESTA NUEVA FARSA Y ESTAFA SE ACABO¡ POR FAVOR SEAMOS SENSATOS¡ VAN A SOLTAR UN VIRUS INEXISTENTE Y CONTAGIARSE ELLOS, OTRO TIMO DE LA ESTAMPITA¡ Y SI NO EL ÉBOLA Y OTRO PERRO QUE PUEDE SER EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN LA TELE¡ PODEMOS DEJAR DE HACERLE EL JUEGO A ESTOS HIJOS DE SU P ….. MADRE FELICISIMA.Y A LOS CIENTIFICOS ALTO Y CLARO IROS A LA P… MIERDA

  4. Los británicos se caracterizan por ser fríos y perversos.Los españoles conquistaron América,los ingleses la ocuparon.

    Piratas que robaron las riquezas de los buques españoles,fueron vencidos varias veces,como el infame Drake.Usaron magia negra para destruir la Armada invencible,sus Reyes son reptiles,bueno…los jazaros sionistas que ocupan el Trono,líderes de la Masonería mundial,del satanismo,de los males que afligen a tantos países…no llegan a aceptar que su Imperio británico hace tiempo que se fue a la mierda,pero siguen y siguen insistiendo.

    El único virus que amenaza al mundo es Bill Gates.

    El Foro Económico Mundial ha declarado que todos los humanos tendrán teléfonos inteligentes integrados en sus cuerpos para el año 2030 y de momento comenzarán con las gafas inteligentes!,que te parece!.

    Y para,eso usaron un gran despliegue de medios económicos,escoltas,coches de alta gama…para,acudir a un Foro creyendo ser los dueños del mundo!,para terminar patéticamente violando a niños y bebiéndose la sangre.

Comments are closed.