Empecemos por el principio. Convención XIII de La Haya:

Art. 6. Se prohíbe el envío, a cualquier título que sea, hágase directa o indirectamente, por una potencia neutral a una beligerante, de buques de guerra, municiones u otro material cualquiera de guerra.

Es decir, el hacerlo es “casus belli”, una provocación al otro beligerante. 

Y los tratados internacionales suscritos por España tienen rango, como mínimo –hay discrepancias-, equivalente a la Constitución. 

Sólo la infinita estupidez imbuida deliberadamente por nuestro sistema “educativo” y los medios de desinformación, impiden a la inmensa mayoría de españolitos atisbar las gigantescas consecuencias de este hecho. Pensamos que, como nuestros políticos violan a diario todas las leyes nacionales, sin que pase nunca nada, en el concierto internacional va a ocurrir lo mismo. Y eso sólo funciona, si los extranjeros afectados son tan idiotas como nosotros. Y por desgracia, no siempre es así.

Declarar la guerra es competencia exclusiva del Rey, previa autorización de las Cortes Generales, y que yo sepa, ni el uno ni los otros han dicho “esta boca es mía” al respecto de declarar la guerra a Rusia, luego el envío de armas a Ucrania, como provocación, es un delito de “inducción a la declaración de guerra”, previsto en el art. 581 de Código Penal, que dice: 

El español que indujere a una potencia extranjera a declarar la guerra a España o se concertare con ella para el mismo fin, será castigado con la pena de prisión de quince a veinte años.

¿Y qué pueden hacer nuestros altos mandos militares?

En su artículo A vueltas con la obediencia debida ¿mandatos antijurídicos obligatorios?, D. Fco. Javier Hernández Suarez-Llanos afirma que “el que fuera de la ley no hay espacio a la autoridad lo demuestra el principio constitucional de interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos. Conforme a este principio, se prohíbe toda actividad de los poderes públicos contraria a las normas y dentro de ella habría que considerar las órdenes ilegales.”

Para comprensión de cenutrios, las órdenes ilegales no deben obedecerse, pues quien las obedezca es personalmente responsable de la ilegalidad cometida, tal y como recoge, por ejemplo, la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad:Artículo 5

Son principios básicos de actuación de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad los siguientes:

  • 1. Adecuación al ordenamiento jurídico, especialmente:
  1. a) Ejercer su función con absoluto respeto a la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico.
  2. d) Sujetarse en su actuación profesional a los principios de jerarquía y subordinación. En ningún caso la obediencia debida podrá amparar órdenes que entrañen la ejecución de actos que manifiestamente constituyan delito o sean contrarios a la Constitución o a las Leyes.”

. 6. Responsabilidad.

Son responsables personal y directamente por los actos que en su actuación profesional llevaren a cabo, infringiendo o vulnerando las normas legales… 

Respecto de las Fuerzas Armadas, ídem de ídem. Al respecto, baste leer la Sentencia del Tribunal Supremo, STS 32/2018 de la Sala de lo Militar, donde puede leerse que: “estaríamos en el marco de las teorías autoritarias -excluidas del ámbito establecido por nuestra Constitución– al afirmar que existen mandatos que aunque sean antijurídicos son obligatorios; y, desde luego, tal posibilidad no es admisible…”

Esta grandilocuente declaración retórica –el papel lo resiste todo- me recuerda el caso práctico de aquellos policías que allanaron la morada de un grupo de jóvenes, tirando la puerta abajo. Hasta donde he llegado, a los simples guardias no se los llegó a procesar, “porque obedecieron órdenes”, y continuó el proceso (ignoro el resultado) sólo contra el jefe del operativo. Así se garantizan nuestras autoridades la obediencia ciega de sus esbirros, los cuales pretenden ignorar, no sólo las leyes que debieron estudiar y juraron obedecer, sino que quien les paga el sueldo somos esos ciudadanos de los que abusan impunemente.

En suma, que todos esos personajillos que pueblan la representación armada del poder, y que obedecen órdenes ilegales, son personalmente responsables de la inmundicia que están fabricando. 

Españistán, esa cloaca con himno y bandera que devorará a sus hijos, es culpa exclusivamente suya.

Pero no desesperemos, siempre queda el karma.

 

4 Comentarios

  1. El envío de armas a Ucrania por parte de España es ilegal. Viola los tratados internacionales firmados al respecto. Demuestra la podredumbre de un gobierno que no respeta absolutamente nada de lo que significa Ley. Lamentablemente nadie, ni socios de gobierno ni oposición levanta la voz contra esto, y mucho menos ejercen acciones para salvaguardar los intereses del pueblo español. Se mire por donde se mire, estamos abocados a un desastre mayor que el del 36.

  2. Si buscas bien, en el cine encontrarás las preguntas y las respuestas: Vencedores o vencidos (1961). Declaración de uno de los jueces acusados ante el tribunal.
    Cuando el sentido personal de la justicia debe sacrificarse al orden legalmente establecido. Aceptar la ley tal como es, sin detenerse a pensar si es justa o injusta.
    Disidencia + Acción = RESISTENCIA
    https://t.me/resistencia_costa_dorada/20

    Podéis ver mejor la escena en nuestro canal de YouTube:
    https://www.youtube.com/channel/UC-NrIDAFBpEKm_H5kIDJBrA

  3. Están demoliendo de tal manera las instituciones y la ley al tiempo que abren un nuevo frente peligroso casi a diario que uno solo puede.preguntarse donde saltará la chispa que lo incendie todo.

    Imaginemos por un momento.que alguien quisiera servirse de España como de Ucrania, que no es mucho imaginar, tendría en bandeja cientos de frentes abiertos y calentitos por los que destruir y hacerse con España en quince días.

    ¿No hay nadie en España capaz de ver los asuntos globalmente sopesando los pros y los contras de cada decisión y capaz de cerrar puertas al caos en lugar de abrirlas de par en par para que entre por ellas el primer criminal codicioso para servirse el menú que más le apetezca?

    No voy a hacer la lista del menú porque sería darle pistas a nuestros enemigos, son platos de toda la vida que conocemos todos.

    Si este es el nivel político, geostratégico y legal debemos esperar lo.peor, porque esto parece más una agencia de publicidad de pueblo que una nación.

  4. Dicen que al Gobierno Mundial sólo se le interpone un obstáculo: el estado nación.
    Si ese el el único obstáculo, y todos los bastardos-nación son como Españistán, podemos afirmar que ya no hay obstáculos.
    Y a las pruebas me remito. En Españistán gobierna ya, de hecho y de derecho, George Soros, capataz de las verdaderas élites globalistas. Esos a los que Christian Georgevich Rakowski llamaba “Ellos”, y como tal quedaron retratados de cuerpo entero en “Sinfonía en Rojo Mayor”.
    http://www.freepdf.info/index.php?post/Landowsky-Josef-Sinfonia-en-Rojo-Mayor

    Recomiendo leerlo entero, pero quien no tenga tiempo, que lea de la página 286 en adelante, el interrogatorio de Rakowski, y se le caerán los palos del sombrajo, al descubrir cómo y quién urdió la IGM, la Revolución Rusa, la Guerra Civil Española y la II G.M. Fueron “Ellos”.
    Y Rakowski no era cualquiera. Socio de Lenin en la revolución, fue el primer presidente de la república de Ucrania, recién fundada por los soviets, y luego embajador de la URSS en Londres y París. Sabía perfectamente los hilos que mueven el mundo, y nos cuenta (le cuenta a su interrogador) cómo se mueven. Imprescindible en primero de conspiración.

Comments are closed.