Compartimos un interesante vídeo de Rubén Gisbert, un joven youtuber español que se ha plantado en Ucrania, para mostrarnos la realidad de lo que está ocurriendo en este país con la invasión de Rusia.

[No Quieren Dejarnos Pensar Ni Cuestionar]

Y es que en este vídeo se muesrtra, una vez más, lo que también está sucediendo en Ucrania, con bombardeos de la propia Ucrania sobre la población civil de su nación.

Os dejamos con el vídeo y, además, os dejamos enlace al canal de YouTube de Rubén Gisbert, para que podáis ver este vídeo completo y todos los que publica…

2 Comentarios

  1. En esta partida de ajedrez, en este tablero mundial donde la locura se enfrenta a la humanidad, una parte perdida y otra cogida de improviso creando trincheras de resistencia sobre la marcha de los golpes que cada día llegan del poder, decrepito, carcomido por su propia degradación. En ese tablero en esa diagonal de la locura. De nuevo el escenario cambia de actores. Hoy le toca a Rusia combatir, virtual y real para recuperar su pueblo Ucrania que lleva años perdido fuera de sus bosques y su taiga. Hoy Rusia es el enemigo a batir, da igual que Lara vuelva, que suene la balalaika que Boris Pasternak nos lea su poesía. El mundo fuera de control, olvidando su propia miseria y desgracia , insulta, te llama a una guerra contra un País que un día nos llevaba a la nostalgia, con sus matriuskas, con su literatura.
    Nadie sabe qué pasará si al final, el cisne negro vencerá, o si esta diabólica partida será el final de todos. Sumidos en un engaño de los medios que atentan con sus bombas informáticas, nadie sabe quién te puede defender, o si al final este cambio en el tablero del Nuevo Orden mundial ayudara a la humanidad.
    Son nuevos actores, y el escenario esta sumido en una niebla de engaños, mentiras a medias, redes que, por exceso de información, o de querer ser los primeros, desinforman también.
    La partida sigue y el planeta se resquebraja, con miseria, muerte y dolor de los que aceptan ir a su fin. No hay misiles. Cada continente cada país, abandona, sus costumbres, sus afectos, su familia, sus niños, sus mayores, su religión. perdidos vagan en busca de una solución que solo ellos tienen. No hay líder no hay dos potencias, que entraran a liberar a la humanidad, en esta guerra solo están los pueblos y sus gritos de silencio.
    Ya no se canta por las ventanas como ayer, el bozal en alma lo impide, ya no se juega al truque ni al corro, los niños han dejado su niñez aparcada en espera de una liberación, los coches llevan las bocinas apagadas y en apariencia todo sigue igual.
    Guerra y Paz, Crimen y Castigo, Ana Karenina que hoy son los miles de personas que saltan al vacío, a esos trenes en vía muerta y nadie se hace eco de ellas porque el terror de la guerra mediática lo SILENCIA TODO.
    Hoy reclamamos a Emily Dickinson sus versos que son esa pequeña esperanza.
    Ningún cepo puede torturar mi alma en libertad
    Pues detrás de este esqueleto mortal
    Se teje uno de más valor.
    Y como ella pedimos.
    Qu ningún ruidoso amanecer perturbe la paz de esta tierra.

    .

  2. Convendría hacer dos matices:

    1. “lo que está ocurriendo en este país con la invasión de Rusia”. Ya, pero es que los bombardeos sobre zonas civiles de Donetsk y Lugansk no son cosa de ahora, sino que llevan así desde 2014. En todo este tiempo, no ha habido la más mínima solidaridad de la “comunidad internacional”, ni colectas de beneficiencia, ni banderitas en redes sociales ni nada. Al contrario, lo único que ha habido ha sido silencio, pasotismo e incluso burla. El tema era (y es) rápidamente descartado como “propaganda rusa” o, en el mejor de los casos, como un hecho anecdótico y residual que tampoco es para tanto.

    2. “bombardeos de la propia Ucrania sobre la población civil de su nación”. En 2014 se popularizó en Donbass la siguiente frase: “Un ejército puede disparar contra su propio pueblo una sola vez. La vez siguiente, ya dispara contra un pueblo ajeno”. Con esto quiero decir que hace ya tiempo que los habitantes de Donetsk y Lugansk no se consideran a sí mismos ucranianos.

Comments are closed.