discurso

Hoy me limito a reproducir el discurso de Isabel Díaz Ayuso en Asturias hace un par de días, cuando se le concedió la Medalla del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, al conmemorar el 1.300 aniversario de la Batalla de Covadonga. No requiere más comentario que el título y la detenida lectura del mismo.

[Grupo de alimentación Bon Preu ofrece empleo a más de 400 personas en Cataluña y Aragón]

«En un chiste de Mingote en ABC, un nieto le preguntaba a su abuelo: «Abuelo, ¿te preocupa que yo no sepa quién fue don Pelayo?», y el abuelo le contestaba con cariño: «No, hijo, lo que me preocupa es que no sepas quién eres tú».

Esta es la razón última de estudiar Historia, no solo en el colegio, sino durante toda la vida: saber quién es uno, de dónde se viene y adónde se puede ir. Y no es casualidad que los totalitarios procedan desde el primer momento a silenciar y manipular la Historia.

Que el Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias tenga a bien conmemorar el 1.300 aniversario de la Batalla de Covadonga, y que se acuerde de mí para hacerlo, entregándome además esta medalla, es un honor y una responsabilidad.

Esta responsabilidad la ejercerá mi Gobierno aplicando todas las mejoras necesarias, dentro de sus competencias, para contrarrestar en lo posible el daño causado por la postergación de la Historia de España, y los mismos conceptos de España y la Hispanidad, en los planes de estudio del Gobierno de Sánchez. Para que los jóvenes que estudien en la Comunidad de Madrid sí puedan saber quiénes son.

Conmemoramos en este acto la Batalla de Covadonga, que Claudio Sánchez Albornoz situó, por primera vez, en el 722, hace ahora 1.300 años. La batalla que, según nuestra Historia, mezclada en este caso con la tradición, frenó la invasión musulmana del 711 y dio comienzo a la Reconquista.

La “Reconquista” no debería ser un término cualquiera para un español, pero tampoco para ningún europeo.

Un historiador tan moderno como egregio, catedrático de instituto y académico, Antonio Domínguez Ortiz, decía que la romanización y la reconquista constituyeron, respectivamente, la base de nuestra unidad nacional y el generador de la individualidad hispánica. Nada menos.

La Reconquista no se parece a nada que haya ocurrido en ninguna otra nación del mundo. Durante casi ocho siglos, España luchó por seguir siendo Europea, Occidental y libre. ¿Qué otra nación del mundo ha sido sometida en un proceso semejante de conquista e islamización y se puede llamar hoy “Occidente”? Esta unicidad de España tuvo unas consecuencias que alimentaron las raíces más profundas del ser hispánico, que nos permitió dar al mundo algunos de los mejores frutos de la Historia.

Desde muy pronto, tras la hazaña de don Pelayo y los suyos, caló el sentimiento de la llamada «España perdida». No me canso de repetir el término «España» pese a los que niegan que España ya existiera entonces. No es cierto lo que dicen.

Un siglo antes de la Batalla de Covadonga, uno de los mayores sabios de la Historia de la Humanidad, cuya estatua nos recibe aquí cerca, en las escaleras de entrada a la Biblioteca Nacional, San Isidoro de Sevilla, ya escribía:  «De todas las tierras que se extienden desde el mar de Occidente hasta la India tu eres la más hermosa. ¡Sacra y venturosa España, madre de príncipes y de pueblos!». El germen de esta España libre es lo que hoy conmemoramos aquí.

Como vemos, son muchas las lecciones de este momento crucial de nuestra Historia, que algunos quisieran, por desgracia, borrar.

Como explicó  Julián Marías, estos siglos de lucha también nos enseñaron a convivir con «el otro», a tratarlo como el enemigo invasor, sí, pero como persona. Cuando para el resto de europeos los musulmanes eran poco menos que unos seres monstruosos, para nosotros eran los que vivían junto a nosotros en nuestra “España perdida”: con los que hacíamos la guerra, la paz, o el amor… Este empeño histórico y esta vivencia humana que se dieron simultáneamente, nos permitieron nuestros mayores logros en la Historia, casi incomprensibles para muchos:

  • El Camino De Santiago, que es la gran vía europea de fe y cultura, aún viva.
  • La Escuela de Traductores de Toledo, que recuperó la herencia de los clásicos greco-latinos, preparando así el terreno para nuestro Siglo de Oro y el del resto de Europa.
  • Las primeras Cortes de la Historia, en León, en 1188.
  • El diseño de la Diplomacia Moderna, junto con el Papado, en tiempos de los Reyes Católicos.
  • La elaboración de la primera doctrina moderna del llamado después Derecho Internacional y de la primera escuela de liberalismo, la Escuela de Salamanca.
  • Los primeros Códigos de Derechos Humanos de la Historia: las Leyes de Burgos, y las posteriores Leyes de Indias.
  • Y nace el gran logro: la Hispanidad, que culminaría en la institución de los Virreinatos y del maravilloso Barroco Hispanoamericano.

Como ven, nada de esto podría haber ocurrido sin la hazaña de don Pelayo y la empresa a la que dio comienzo.

Ahora se entiende mejor el que esa “España perdida”, una España cristiana, europea, libre, fuera el referente de muchas generaciones consecutivas, y el germen de este espíritu español, que luego la Monarquía Hispánica haría universal.

¿Cómo vamos a olvidarnos de todo esto? ¿Y por qué? ¿Quién gana y qué gana? Solo el resentimiento o la ignorancia más suicida pueden llevar a España, a Hispanoamérica, o a Europa entera, a olvidar o desconocer todo esto que hoy celebramos; precisamente en momentos tan terribles y decisivos.

Nuestra Historia común y única nos hace, nos enseña y nos llama, desde el pasado, a construir el futuro.

Mi responsabilidad hoy al recibir esta medalla era recordarla y, como responsable política, es mi deber garantizar que los niños y jóvenes de la Comunidad de Madrid reciban su herencia; y que esto sirva para inspirar al resto de España. Para que, luchando contra el olvido, el rencor y la desidia, recuperemos juntos la España perdida o en peligro de perderse».

8 Comentarios

  1. Los discursos son solamente pura propaganda para crédulos. Esta señorita es una traidora a España. Hay un dicho que dice que por sus hechos les conoceréis, y los hechos de esta felona son los siguientes:
    1. Aplica la ideología de género y la LGTB….
    2. Apoya a los menas y la multiculturalidad
    3. Ha sido dócil y ha cumplido las directrices de la Plandemia
    4. Su familia se ha lucrado gracias a que ha engañado a los madrileños y se ha aprovechado del sufrimiento que ella ha provocado
    5 Tiene su correspondiente chapita de la Agenda 2030
    6. Celebra con gran entusiasmo la Janucá

    En fin, toda una gran defensora del globalismo genocida que lo único que se merece es ser juzgada, y condenada a pena capital. También hay que recuperar todo lo que nos han robado y dejar a toda su familia sin dinero y sin propiedades, para que no tengan nada y sean felices.

  2. El articulista no tiene ni vergüenza ni decencia. Le recuerdo:

    1) Ayuso promociona la agenda “LGBT” en los colegios públicos
    2) Ayuso tan sólo hace meses tuvo la desfachatez de decir que “los menas son igual de españoles de pura cepa que el sr. Abascal”.
    3) Ayuso instó a los madrileños a acoger en sus casas a los “inmigrantes (invasores) ilegales
    4) Al empezar la pLandemia, Ayuso asesinó a 30 mil ancianos en las residencias, encerrándolos en sus habitaciones sin agua ni alimentos, por lo cual, espero que termine un día en la horca.
    5) Ayuso impuso los bozales obligatorios en la Comunidad, sin la más mínima justificación científica
    6) Ayuso perpetró toques de queda y confinamientos de barrios y poblados enteros, incurriendo así en varios delitos por la ilegalidad y anticonstitucionalidad de dichas acciones.
    7) Ayuso impuso la campaña de “vacunación” genocida más agresiva de toda España, particularmente contra las personas vulnerables como los mayores y discapacitados.
    8) Ayuso es una títere de la antihumana y satánica Agenda 2030

    Para resumir, Ayuso es igual de criminal y psicópata que Feijoo, Moreno, Sánchez o Darías o Iglesias. Se merece una cadena perpetua o, mejor todavía, la horca.

  3. Lamento en insulto, pero es que, para elogiar a un personaje tan repugnante como Ayuso a esas alturas va más allá de lo racional.

    • Totalmente. A Jew show. Una globalista de aupa que compite con el Feijooputa o competía con el Fracasado por el favor de sus señoritos globalistas.

  4. Milésimo tricentésimo o 1.300º aniversario. Todas las lenguas cultas mantienen una distinción entre ordinales, cardinales y otros numerales, diga lo que diga la Cacademia.

  5. Ayuso es mas de lo mismo, como Feijoo y Streegmann (como se escriba) de Vox. Ya solo engañan al que quiere ser engañado.

Comments are closed.