Es alucinante la gente que tenemos metida en la política española viviendo a cuerpo de rey. No sabemos si es que elegirán a los más tontos para los cargos más altos, o si es que se vuelven tontos una vez que los colocan. Pero el caso es que, por desgracia, no hay ni uno que se salve y parecen tener la cabeza solo para sujetar el pelo y las orejas.

Uno de esos casos claros de “empanada mental” es el de la Delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos. Como ya saben todos ustedes, el gobierno ha decidido ampliar el periodo de cierre de las fronteras con Marruecos hasta el próximo día 30 de abril y para ella eso supone un gran problema.

¿Y cual es el gran problema para esta “feminista” “socialista”? No se lo vamos a decir nosotros, que lo diga ella:

Además, y eso es algo que también nos ha llamado la atención, tiene horario de funcionario raso. Es decir, por las mañanas trabajo y por las tardes libre, a pesar de la supuesta posición que ocupa.

Nos parece cada vez más alucinante lo de esta gente. Claro que, viniendo de la mano del gobierno que vienen, esperar otra cosa de ellos sería de ser muy ingenuos.

4 Comentarios

  1. La primera vez que escuché hablar de esta mujer fue comiendo en un restaurante en Ceuta.

    Yo comía solo y había un par de meses ocupadas más, las ventanas estaban abiertas por lo que corría una brisa agradable que hacía llegar hasta mi con bastante nitidez la conversación de una las mesas. Tengo que decir en mi favor que no pretendí en ningún momento escuchar la conversación, pero la brisa es la brisa, y al estar comiendo solo o me ponía a hablar conmigo mismo en voz alta o no me quedaba otra que escuchar la conversación.

    De las dos mesas ocupadas una reunía a varios comensales que por sus modales parecían sacados de las fuerzas vivas del lugar, el más parlanchín parecía enfadado, y aunque conversaban en tono moderado a veces alzaba la voz.

    Así sin querer, me enteré que el enfadado era socialista que había estado esperando el puesto de esta señora para limpiar de corrupción la ciudad de Ceuta, que al parecer, según pude escuchar, era mucha,.pero por lo visto “el Autócrata” había nombrado a esta mujer porque su hija periodista había ayudado a Sánchez con sus halagos cuando estaba en horas bajas. Más enfadado aún decía que “el Autócrata” había retirado y agenciado el dinero de los fondos reservados destinados a luchar contra la corrupción en Ceuta. Eso fue lo que escuché sin querer al poco de la moción de la moción de censura, o sea que el plan estaba perfectamente trazado desde mucho antes, esas cosas no se improvisan aunque lo parezca.

  2. El problema no son los funcionarios (que también), sino más bien la mentalidad de funcionario que ha permeado este pais.

    Veréis, mi padre era funcionario local y en aquellos tiempos, su sueldo no era ni por asomo equiparable al de un mismo puesto en el sector privado. Es más, la mentalidad era toda la contraria a la que es ahora y cualquiera de la generación de los 60 os lo puede corroborar. Si tenias aspiraciones mirabas fuera del funcionariado y no dentro (mi padre mismo nos alentaba a buscarnos la vida en el sector privado. El pobre tenía que trabajar por las tardes un montón de horas para sacarnos adelante, igualito que ahora, igualito). Ahora es al revés y mucha culpa de esa involución en el cambio de mentalidad española la tiene la PSOE y su nueva religión aborregadora de consciencias. La PSOE STATE OF MIND.

    Los funcionarios tienen parte de culpa en el desastre generalizado por varios motivos claros. Por una parte está su improductividad de doble vertiente:
    1) por su exceso en número y duplicidad.
    2) por su misma condición “relajada”. Cuando no se teme perder el trabajo y los titos, la indolencia puede llegar a señorearnos de tal forma, que lo mismo daría que estuvieras o que en tu lugar pusieran una planta.
    Desgraciadamente entre muchos de ellos impera la máxima de llegar para servirse de …….en lugar de para servir a……. y esto también puede corroborarlo cualquiera que esté cerca de ellos por la circunstancia que sea.
    Encima a fuerza de años fuera del contacto con la realidad de la calle, la vida misma (dura e insegura) y la situación real; desagradecidos con la inmensa suerte que tienen, aún se atreven estos “María Antonieta” a despreciativamente decir aquello de: “pues si no tienen pan que coman pasteles”. Muchos, con voluntad de servir o no, no quieren admitir su improductividad por innecesarios en medio de una digitalización salvaje y un pais que ya no puede mantener a tantos que no producen nada. Sin quitar valor a los engranajes que tienen que hacer funcionar la maquinaria, si la fuente de alimentación de energía se agota, de nada sirve tener ni la maquinaria ni sus engranajes, óptimos o averiados.

    Es la mentalidad – perra – de funcionario, de muchos funcionarios (interinos, laborales, estatutarios, etc) y no el funcionario (limpiando lógicamente) en si, uno de los problemas acuciantes de este país. Y esa mentalidad, tristemente, está tan extendida, que alcanza hasta a no funcionarios (sindicados varios que te amenazan con el bugdog del sindicato a la mínima) y otras subespecies y especimenes varios humanos que se creen que todo son derechos adquiridos sin dar nada a cambio, sin sacrificio y sin hacerse cargo de ninguna situación. Creen tener derecho a conservar los únicos paraguas que hay, llueva, truene o caiga la de Dios es Cristo encima de los que pagamos sus paraguas.

    La mierda se ha hecho fuerte en el bastión del estado elefantiasico y a ver quién la apea del burro, sin dispararle un buen pepinazo al burro volador.

    Habitan en una realidad flotante paralela a la realidad, levitando a un palmo del suelo sin mancharse de mierda real sus caros zapatos, y aún se atreven a, por ejemplo, decirte “que si no tienes trabajo es porque no lo buscas, porque trabajo hay”. Comparando tiempos pasados de su época de no funcionario, con tiempos actuales de los que lo desconocen todos por el mismo aislamiento de la burbuja en la que viven protegidos. Hacen leña del árbol caído y aún van de ofendiditos injustamente tratados. Es para ahostiarlos sin parar y aún no quedarte a gusto. Encima son mayoría de mujeres y con un estatuto del empleado público rayano en el mimo más repelente, baboso y desproporcionado en cuanto a ellas; que menos mal que no lo conocen las trabajadoras por cuenta ajena, porque si lo conocieran a buena hora compartirían ochoMs con ellas (que son las primeras en sumarse a cualquier aquelarre chocholoco. No sé qué más quieren la verdad. Es ya pedir de vicio).

    A quién vota mayoritariamente el funcionariado?……es fácil deducirlo. Súmale jubiletas incultos políticos y demás colectivos acojonados y te da: socialcomunismo pernicioso. Ahora se van a enterar de lo que vale un peine todos ellos, literal (y porque no hay ministerio de la peluquería, que sino ni eso, “se servirían” y ya está, arreglao!)

    Se puede habitar en el absurdo sine die?…….que te pille lejos cuando caiga el elefante rosa, no puedo desearte mejor cosa.

Comments are closed.