últimos dos días

Ayer se produjo, finalmente, la noticia que llevaba gestándose desde algunos días: la compra de Twitter por parte de Elon Musk. Cuando esta compra se hizo pública, Musk lanzó un mensaje anunciando cuáles serían sus prioridades en esta red social, además de la de recuperar la libertad de expresión.

Una de ellas, que seguro que preocupará a muchos “influencers” televisivos y políticos, es la de acabar con los llamados “bots” y los seguidores falsos, que tanto daño hacen en una red social como esta. Y es que, principalmente gobiernos y partidos políticos, tiran de este tipo de estrategias para difundir los mensajes que más les convengan y para promocionar sus propios tuits.

Es muy habitual que lleguemos incluso a encontrarnos con cientos de cuentas que difunden exactamente el mismo mensaje, sin ni siquiera modificar incluso puntos y comas.

Uno de los que podría pasar por un “mal trago”, si Musk cumple su promesa, podría ser el propio presidente del gobierno, Pedro Sánchez. Sánchez, en teoría, tiene algo más de 1.650.000 seguidores en esta red social, pero pegando un vistazo a su cuenta a través de la aplicación ‘Twitter audit’ hemos comprobado que no todos son reales. Según esta aplicación, Sánchez tiene 234.996 seguidores falsos. Es decir, sus seguidores reales serían 1.336.922.

Su partido, el PSOE, tampoco tiene una auditoría perfecta y sí algo mejor que la del presimiente. En el caso de su partido, nos encontraríamos con que un 88% de sus seguidores son reales.

Pero mucho peor es lo de algunos que van por la vida de “verificadores de la verdad” y presumiendo de honestos, como por ejemplo Ana Pastor. Lo de esta es mucho peor. De más de 2.000.000 que, en teoría tiene, 431.314 son falsos.

El caso es que seguro que muchos, tras lo sucedido ayer deberían plantearse si les compensa engordar la lista de seguidores a base de seguidores falsos. Y muchos se preguntaran, ¿y vosotros? ¿Y ‘El Diestro’? Bueno, nosotros no nos quejamos.

 

 

4 Comentarios

  1. No seamos ilusos, la jugada de Elon Musk no es más que más globalismo liberalsociópata para recuperar la credibilidad perdida. Al poder le interesan las redes para crear opinión totalmente desechable, el único interés que tienen las redes para el poder es que conducen al ganado por senderos que no alteran sus planes, para esto necesitan redes donde no queden solo atrapados los tontos, y los listos no estamos en ellas, los listos interesados son los únicos listos que están en ellas, es decir, los que obtienen algo, bien sean visitantes,.lectores, fama o dinero, Elon Musk tratará de utilizar una hipotética limpieza de las red social para vender algo que yo intuyo será peor que la censura, será un nuevo redil aun más inhóspito.

    Resumiendo, que todo esto no es más que un lavado de cara porque las redes han perdido clientela inteligente y no influyen a estas alturas nada en el ganado.

    • Totalmente de acuerdo. Elon Musk al igual que Bill Gate son recaderos de las elites, eso si, muy bien pagados al formar parte de llas mismas tanto ellos como sus ancestros. Bill Gate ha perdido toda credibilidad hasta con los tontos de ahi que ahora utilicen a este nuevo “genio” para convencer a los tontos una vez mas, esta vez no con salvar vidas sino con salvar la libertad de expresion.

      • Exacto, dar la impresión de que vives en un mundo libre porque Elon Musk te da permiso para que digas lo que piensas.

        Cada vez está más claro que la agenda 20+30 está basada en las técnicas de tortura, presionar, amedrentar, castigar, descansar, relajar y vuelta a empezar.

        Un saludo.

  2. A mí se me había ocurrido lo mismo: quieren recuperar la credibilidad de Twitter para seguir influyendo en la “derecha”; creo que todo el revuelo sobre la compra de Twitter es otro teatro más. Si Musk fuera una amenaza para los planes de la élite, estaría muerto hace ya tiempo.

Comments are closed.