El otro día nos hacíamos eco de la surrealista situación que se está viviendo en el deporte femenino estadounidense al permitir que hombres, que dicen ser mujeres, compitan con las que biológicamente lo son de verdad. Con esta absurda e injusta medida, un tipo como William Thomas, que ahora dice llamarse Lia y ser mujer, ha pasado del puesto 462, en la categoría masculina, al puesto número uno en la femenina, dada la enorme diferencia física que tiene con sus competidoras. Para muestra un botón:

Vean, la competición en la que se proclamó campeón de las 500 yardas en Estados Unidos. Observen la gran diferencia con el resto de las competidoras.

Como aquí impera lo políticamente correcto, nadie ha dicho nada. Excepto una nadadora llamada Reka Gyorgy, que ha sido meridianamente clara en su cuenta de Twitter: “Mi lugar en los exámenes finales fue robado por Lia Thomas, que es un hombre biológico. Hasta que nos nos opongamos a competir nada cambiará. Gracias por todo el apoyo, los retuits y los seguimientos no voy a dejar de luchar”.

¿Resultado? Le han suspendido la cuenta de Twitter. Así funciona esto, señores.

2 Comentarios

  1. Ya sabemos todos quien es Twitter. Nada nuevo esto. Por mí se puede ir Twitter junto con los LGTBI y los asquerosos del NOM a hacer puñetas.

  2. El maromo que se hace llamar Lia es un tramposo que debería ser expusado de cualquier competición, y recuerda aquel anuncio de la madre de Santana :
    ” Hola, soy la madre de Santana, pero hoy no vengo a hablarles de las pelotas de mi hijo, sino de la mayonesa Solís, que esa sí que tiene huevos”

    Muy bien por Reka

Comments are closed.