últimos dos días

Los últimos días de Sánchez son un fiel reflejo de lo que estamos padeciendo desde hace tres años en España. Sirva la presente como un ejemplo de lo que no podemos consentir que siga sucediendo sin poner por fin pie en pared, como están haciendo algunos colectivos al los que sin duda y pese a las molestias que sus reclamaciones nos puedan plantear, debemos apoyar sin contemplaciones.

[Selección de 135 Asistentes Sanitarios para trabajar en Irlanda]

Ayer mismo por la mañana las víctimas del  terrorismo de ETA que representan a la Asociación de Víctimas del Terrorismo –AVT–, se manifestaron de nuevo para recordar a la clase política que manda actualmente en el país, que la máxima conocida como “dignidad y justicia para las víctimas y familiares del terrorismo” está siendo mancillada de continuo gracias al comportamiento indigno del Gobierno de España, y especialmente del Ministerio de Interior dirigido políticamente por el exjuez Fernando Grande-Marlaska, el cual llegó incluso a ser condecorado por la misma asociación cuando ejercitaba como tal –aunque dicha asociación definitivamente ha decidido retirarle tal distinción–, lo cual suponemos que al mandatario de Interior le dará absolutamente lo mismo teniendo en cuenta sus nuevas afinidades y amistades con los herederos de la ETA, cumpliendo de esa manera fielmente con el mandato dictado por su jefe directo el Presidente del Gobierno.

Al mismo tiempo también ayer sábado nos desayunábamos –sin leche–, la noticia de que el ministerio de trabajo de la ministra comunista Yolanda Díaz gasta la friolera de 824.395 de euros en alimentación y bebidas, destacando partidas como 4.000 botellas de vino de Rioja, 200 Kg de langostinos, 4.800 latas de cerveza con alcohol, 1.490 Kg de merluza o 120 Kg de gambas.

El día antes, Raquel Sánchez Jiménez, ministra de transportes, se felicitaba públicamente porque según ella el conflicto del sector del transporte había llegado a su fin, gracias a la reunión de catorce horas llevada a cabio por orden del Presidente del Gobierno, con la instrucción clara de no levantarse de la mesa hasta que quedara resuelto. La resolución llegó en forma de acuerdo con los altos mandatarios del Consejo Nacional de Transportes, los cuales se habían sumado a la huelga de los pequeños transportistas (pymes y autónomos) escasamente unas horas antes de sentarse aunque después los aplacaron sus necesidades fácilmente y otra vez con más subvenciones y una pequeña rebaja del precio del gas oíl, todo ello por supuesto anunciado a bombo y platillo cuando las medidas van directamente a sumar más deuda pública que pagamos todos los españoles con el robo que sufrimos vía impuestos.

Al mismo tiempo los transportistas convocantes y que no habían sido invitados al no pertenecer al Consejo Nacional, se concentraban en la puerta del ministerio a la espera de ser recibidos como así sucedió a las 17:00 horas de la tarde para finalizar consagrándose el desencuentro al considerar la parte minoritaria organizadora de la huelga las medidas aceptadas por los cargadores como insuficientes.

Esa misma tarde el presidente del Gobierno interrumpió según varios informantes la reunión del Consejo de Europa, textualmente para “coger aire”, pues parece que se le venía el mundo encima de nuevo al no saber cómo iba a explicar a la opinión pública que su propuesta para topar los precios del gas a nivel europeo por supuesto no había sido aceptada. Ante tal encrucijada el presidente Sánchez –acompañado por el de Portugal (el cual si se llama Antonio) –,  alardeaba sin despeinarse de haber logrado que el Consejo aceptara que los gobiernos de España y Portugal se plantearan medidas para intervenir el mercado de las energías, cuando la propia Comisión Europea desde el ocho de marzo había autorizado a los miembros de la UE a llevar a cabo las medidas oportunas en esa dirección, siempre y cuando se ajustaran a lo recomendado desde la propia Unión.

Por supuesto el vodevil no iba a terminar y esto no quedaría aquí como hubiera sido de esperar pues es de justicia recordar que días antes las ministras de Hacienda –María Jesús Montero–, la Portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial –Isabel Rodríguez García– y la misma de transportes antes mencionada, acusaron públicamente a los huelguistas de la plataforma de transportes de representar y estar respaldados por la extrema derecha, y sin embargo la misma noche que se cerró el acuerdo con la patronal del transporte, la ministra de economía –Nadia Calviño–, en el programa “La noche”, del canal 24 horas de TVE respondió al periodista Xabier Fortes a la pregunta de si: ¿quizás se habrían precipitado en acusar a los transportistas como ultraderecha?, respondió sin que por ello se la moviera una ceja, que a ella no la constaba tales afirmaciones.

Los agricultores manifestándose llevando a cabo tractoradas justas, los pescadores con las flotas amarradas en los puertos, los ganaderos sacrificando ganado al no poder alimentarlo por los precios de los piensos o tirando la leche al no poder ser recogida por transportistas que no pueden seguir trabajando a perdidas. Cuatro millones de parados reales de los cuales 596.500 lo son desde hace más de tres años teniendo en cuenta que en uno de los cuatro, lo están todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar. El IPC al 7.6% castigando a todos y los precios industriales a niveles de record.

Quien pensó que jamás vería instalaciones deportivas usadas como morgues llenas de muertos gracias a la gestión social-comunista, puede sumar a su lista de incredulidades la de ver las estanterías vacías sin leche, aceite de girasol, o pastas y demás fabricados o derivados de la harina por la gestión del actual Gobierno. Esperemos que los que hoy ven las barbas de su vecino afeitar, tengan memoria a la hora de votar.

1 Comentario

  1. Yolanda como buena comunista, no puede dejar de comer gambas y langostinos, lo lleva en la sangre. Eso que lo pague el pueblo, que para eso está. Y hay todavía borregos que voten a estas alimañas, por cierto el conflicto de los transportistas va a ir a peor, que se traducirá en escasez de alimentos básicos. Pero esto para “El Mierda” es insignificante, ya su chulo le ha dicho que lo “in” está en reventar el pais que en breve los camiones de transportes serán auto-conducidos y que no se necesitará camioneros HDGP, canallas y las flotas amarradas, cuando hace 40 años era de las primeras del mundo y la agricultura y ganadería eran la despensa de Europa. A donde hemos llegado BORREGOSSSSSSS. Saludos y que pase buen Domingo.

Comments are closed.