cambio de hora

Un año más, vuelvo a escribir sobre lo inadecuado que me parece, el cambio de horario de invierno al de verano; Al inicio de la primavera en el sur de España -hay muy escasa diferencia con el resto de la península- disfrútanos de doce horas y media de luz solar. Tres meses después,  y cuando llegamos al inicio del verano, disfrutaremos de catorce horas de luz solar. Desde el sentido común y la racionalidad, casi desaparecidas hoy en día, estas horas, deberían estar repartidas, dentro del uso más general en el que se mueve la sociedad, no es ni mucho menos el caso.

[Ofertas de empleo de Alcampo en varios puntos de España]

Ayer sábado, el día antes del cambio de hora, amaneció a las siete y dieciocho minutos, mientras que el sol se puso a las diecinueve horas cuarenta y un minutos. Un horario de lo más razonable y asequible para la mayoría de la gente que sale a trabajar, para la mayoría de los jóvenes que asisten a clase. En general, cuando se levantan no tiene necesidad de encender la luz para iluminar sus casas y en la mayoría de los casos, terminamos la jornada laboral, siendo aún de día.

Mañana lunes, y tras el cambio,  amanecerá a las ocho y doce minutos. Por lo que todos aquellos, volverán a hacerlo con luz artificial. Así será, para el consumo domestico, mientas, que la mayoría de las industrias -su horario de producción, se inicia, incluso unas  horas antes- perderán una hora de luz solar. Las Industrias son los grandes consumidores de energía eléctrica, y se verán obligadas nuevamente a consumir una hora más de la misma, con el consiguiente aumento del coste de producción. Por el contrario, esta hora beneficiará de forma importante a todo lo que es el consumo y en general, al sector del ocio, y para hacer más llevaderas, las larguísimas jornadas de luz.

Hacen con nosotros, lo mismo que con los pollos de granjas, le mantienen la luz encendida para que estén más horas comiendo, y con ello, engorden más rápidamente. En definitiva un cambio que solo habrá conseguido, romper la armonía entre hora solar y actividad social, aumentar el consumo y con ello, vaciarnos aún mas los bolsillos.

El cambio de hora, naturalmente se decide desde Europa, desde la sede del parlamento europeo. Como muchos saben, dónde se sientan los mayores comisionistas de las multinacionales de todos los sectores, y de todo el mundo, y como saben, los países del sur, son  los más perjudicados por este cambio, pero a su vez, los que menos importamos. Es verdad que ya dijeron en ese mismo parlamento, hace unos años, que no se cambiaría más el horario,  que se mantendría permanentemente el de invierno. Queda claro que los grandes beneficiados de este cambio,  le leyeron la cartilla, ya no se escuchó más.

Es necesario que en este país recobremos el sentido común, y tengamos un uso horario lo más armónico posible con la luz solar y que naturalmente pasa por dejar todo el año el horario de invierno, en principio. Desgraciadamente, no es lo que más les interesa a las grandes empresas propietarios del servicio eléctrico y por supuesto a nuestro propio Estado, que es el mayor beneficiado vía impuestos de la factura de la luz, y como excusa, la de siempre, el Medio Ambiente y el cambio climático.

También te puede interesar...


Artículo anterior#SinComentarios: Así se ha vivido el himno de España en Barcelona
Artículo siguiente“Salimos más fuertes”… los de siempre
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.