En la década de los noventa, se puso de moda en España el llamado Pressing Catch: un espectáculo de lucha libre simulada en el que unos actores atiborrados a anabolizantes fingían darse o recibir el palizón de sus vidas. Antes del combate, los teatrales luchadores se encaraban como basiliscos, se insultaban y juraban sacarse los higadillos en el ring. La violencia era previamente pactada, medida, escenificada, pero a fin de cuentas se trataba de violencia: el suelo se manchaba de sangre, a veces se rompían algún hueso, y la pelea satisfacía a un público que demandaba un espectáculo violento. Después de la velada, los actores se iban de copas juntos como amigos que eran, se felicitaban por la actuación y, entre risas, comentaban la que iban a montar en el siguiente enfrentamiento.

Nombres como los de El Último Guerrero, Mister Perfect, o Los Sacamantecas, se podrían identificar a la ligera con los de Putin, Joe Biden, Josep Borrell o Ursula von der Leyen, si no fuera porque de la payasada de estos últimos deriva la muerte de millones de seres humanos. Sin embargo, hay otro elemento aún más siniestro que hace que esta comparación entre la WWF y la Tercera Guerra Mundial supere los límites tolerables del humor negro: su público. Por muy cateto que fuera, ningún espectador de wrestling se creía lo que estaba viendo. Por muy fanático que se mostrara el seguidor de tal o cual luchador, sabía en su cazurro foro interno de pueblerino, que todo formaba parte de un show, hortera y de mal gusto, de acuerdo, pero, en última instancia, se era consciente de que lo suyo era puro teatro, falsedad bien ensayada, estudiado simulacro. No ocurre lo mismo con nosotros, demasiado ignorantes y embrutecidos como para identificar la estructura interna y externa de un sainete malo que, dicho sea de paso, maldita la gracia que tiene. 

Todo se adapta a la fórmula dramatúrgica de planteamiento, nudo y desenlace. Tras un planteamiento de dos años (la necesidad de reseteo económico, covid, agenda 2030 y su control demográfico), entramos en el nudo de marzo de 2022. Se nos planteó estar dos años en régimen de guerra (confinamiento, alerta continua, estados de alarma…) para ahora presentarnos la guerra. Se nos planteó la necesidad de un nuevo orden mundial y ahora nos introducen el medio para alcanzarlo. Se nos planteó ir entregando nuestra libertad voluntariamente, y ahora nos la van a arrebatar por la fuerza. En este caso, con el cambio de tercio, el segundo acto requiere cierta renovación de personajes: el polichinela Covid es sustituido por otro nombre de cinco letras, Putin; los virólogos de guardia salen de escena y entran los listillos geopolíticos que te hacen un análisis de Ucrania de quinientas palabras a nivel de la ESO para publicar en El Mundo o El País. Los gráficos y curvas a aplanar de la pandemia, se transforman en mapas con banderitas y estrellitas de fuego que te indican los puntos calientes de la zona. Los periodistas que te convencían de lo mala y peligrosa que era la variante omega plus, ahora lo hacen con los mismos argumentos contra Rusia. “No podemos quedarnos de brazos cruzados ante los negacionistas que no se quieren vacunar”, te decían hace un mes. “No podemos quedarnos de brazos cruzados ante los rusos que quieren acabar con nuestra democracia”, te dicen ahora. El ciudadano muerde el anzuelo de la Tercera Guerra Mundial de la misma forma que hace unas semanas se puso la tercera dosis de microtecnología de carbono: sin rechistar, porque sí, porque toca, por qué no, zombi, agilipollado por el miedo, el sometimiento y la rendición ante el “como yo no sé pensar, que esos malnacidos piensen por mí”. Se trata de justificar el horror y que lo arenguemos como inevitable.  

Precisamente fue un ruso, Antón Chéjov, quien revolucionó la tradición teatral del planteamiento, nudo y desenlace. Desde su origen en la tragedia griega, la dinámica en tres tiempos nos condujo hacia el clímax dramático en todas nuestras lenguas europeas: en español, de Calderón a Valle-Inclán; en inglés, de Shakespeare a Oscar Wilde; en francés, de Molière a Victor Hugo; en italiano, de Dante a Pirandello; en alemán, de Goethe a Bertolt Bretch… el espíritu revolucionario de Chéjov cambió este ritmo ternario en una tragedia en la que, a partir de él, puede suceder cualquier cosa en cualquier momento. El desenlace del teatro ruso puede no ser un desenlace en absoluto, de la misma forma que esta ópera bufa escatológica nos puede desconcertar a todos a lo largo de la década. Si los rusos van a hacer la guerra con la misma inteligencia como demostraron hacer la literatura, la Europa hechizada por Netflix y Amazon Prime tiene los días contados.

 

10 Comentarios

  1. Muy buen símil.

    Los medios del enemigo que emiten con licencia y subvención en nuestro país, y las actrices de cabaret como la von der Leyen, el payaso ucraniano, el payaso Sánchez y la esfinge Putin seguirán engañando a esa triste mayoría. Pero todos los que ya han comprendido en guiñol psicopático guionizado en el que vivimos ya los calan con una facilidad pasmosa.

    Aunque viendo los recursos cada vez más descarados y toscos de los medios de manipulación (a los que recordemos que unos gobiernos supuestamente nacionales y supuestamente elegidos supuestamente democráticamente les conceden licencia de emisión, y ahora “rescates” económicos) sorprenden e intrigan dos cosas:
    – una, que la triste mayoría siga siendo tan mayoría (y tan triste).
    – y dos, que el hecho de que cada vez disimulen menos es un pésimo indicio.

    Intuyo varias intenciones inminentes con el teatrillo bélico:
    – freiduría “nuclear” controlada con precisión (torres), disfrazada de ventolera rusa o nuevo “accidente” en Chernobyl.
    – cambio abrupto del sistema monetario mundial al haberle cortado patas “en caliente”
    – control definitivo de la red y los medios de comunicación
    – subida brusca en el proceso de empobrecer y quebrar al único y verdadero objeto de esta guerra, que somos los europeos de clase media,
    – y nueva sacudida del cubilete demográfico.

    Pero igual es todo conspiranoia y soy una “negacionista” de la guerra, y de la Europa de la liberté, egalité, fraternité über alles.

    • Coincido con usted en casi todo, pienso que deben existir seres humanos conectados a a un servidor intergaláctico muy exclusivo al que solo estamos conectados unos pocos y nos facilita toda la información e intenciones de los payasos que gobiernan el mundo cometiendo todo tipo de barbaridades criminales, aunque también puede ser que aún no hayamos perdido la humanidad y simplemente seamos personas con una capacidad de razonar, pensar e intuir natural propia del ser humano.

      Pocos se dan cuenta que Rusia ya comenzado el reseteo económico acordado. El dinero le será devuelto a Rusia, pero no a los rusos, algo que ya ha dejado bien claro la UE sin querer, son torpes.

      Suiza ha dejado de ser neutral por lo que ni divisas ni criptodivisas tienen ninguna garantía, de la misma.manera que han cancelado las cuentas rusas cancelarán un servidor o cualquier sistema de pago, si se lo hacen a Rusia como no se lo van a hacer a un “negacionista” del progreso y la justicia social y climática.

      El.mundo se ha repartido en tres núcleos económicos interrelacionados en tres escalas de operatividad que garantizan: una isla segura y controlada por cada nucleo, un espacio de transacciones generales seguras para cada núcleo y una zona segura exclusiva para transacciones especiales. Cualquiera de estas zonas puede ser desconectada a conveniencia por cada núcleo de inmediato.

      Los tres núcleos serán:

      EEUU y los cinco ojos.

      Rusia y países árabes.

      China y satelites.

      Europa no pintará nada puesto que el objetivo de los Tres Núcleos es saquear su riqueza y mantenerla a bajo rendimiento.

      Todo lo demás ya lo saben todos los despiertos. Nos toca luchar cuerpo a cuerpo con el mal.

      P.D.

      Los fiambres servirán para alimentar los gusanos de Bill Gates, negocio redondo. Estos no pierden oportunidad, es lo que yo haría si fuera un criminal hijo de puta.

      Un saludo.

      • Huy, sí. Eso de los gusanos sí que es tope sostenible y circular. Pero la hidrólisis alcalina existe, aunque supongo que pronto la encontrarán contaminante (al fin y al cabo estamos petados de metales pesados, disruptores endocrinos y microplásticos).

      • No hay nada divino ni sobrenatural en no ser gilipollas. Está demostrado científicamente que hay un escaso 20% de personas imposibles de hipnotizar. Hipnosis es lo que se han dedicado a hacer los medios de manipulación desde hace sesenta años mínimo. Combina eso con el legado grabado epigenético de los fundamentos grecolatinos y cristianos y te sale la “raza” de los “despiertos”.

  2. Europeo serás tú el refugiado y por el camino de huida, andarás temiendo a los que ayudaste y hoy contigo huyan, pues ellos nunca pretendieron de ti más que aniquilarte.

    Triste europeo en tu lápida pondrá: aquí yace uno que creía tenía razón.

    • Qué yacer ni qué yacer. En el NOM se hacen pellets de biomasa con los fiambres, o licuefacción para abonar arbolitos en las áreas protegidas de 5g.

  3. Rusia puede invadir Suiza al haberle robado su dinero y dejar de ser neutral.

    Esto se pone interesante, no lo hará aunque estaría justificado.

    Lo suyo sería asaltar todas las reservas de oro y diamantes de Suiza. Es un casus belli de manual.

    • Para mí -pura intuición y asociación de datos- el ‘milagro’ de la riqueza de Suiza y su neutralidad en las grandes guerras es porque es el cuartel general de ‘ellos’.

  4. Comerse un gusano alimentado con el cadáver de tu abuelo lo venderán como un homenaje a tus ancestro. Capaces, una vez que alguien es capaz de ver al sexo opuesto como enemigo es capaz de cualquier cosa.

    Hoy me percibo homófobo, xenófobo, fascista, misógeno y apolítico.

    Soy una minoría excluida y perseguida.

  5. Pues yo soy un espermatozoide hiperdesarrollado (igualdad real, tod3s ell3s también.

    Decir que ha retornado Plutón y tiene muchas connotaciones con que ha vuelto el HOMBRE (claro en Europa lo que hay sion manginas que van a echar a patadas los HOMBRES de VERDAD)

Comments are closed.