arquitectos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado a bombo y platillo que el Sahara Occidental es parte integrante de Marruecos, y que el tratamiento geopolítico correcto para ese territorio es el de una Autonomía del país marroquí.

[QUÉ Esconde La Letra Pequeña De Las Tarjetas De Descuento En Gasolina]

Si además de vivir como personas movientes, pero no pensantes; de votar con el corazón y no con la cabeza; de no ver el peligro antes que llegue, fuéramos previsores, analizáramos los pequeños detalles, que son los que en conjunto hacen una nación próspera y poderosa, nos hubiéramos dado cuenta de que desde hace unos años la España actual está diseñada por dos arquitectos del universo que, como la ranita en la olla, nos están elevando la temperatura corporal hasta que muramos por asfixia. Zapatero, elegido Secretario General del PSOE en último momento con ocho votos de otros tantos masones, amigo íntimo de Venezuela, que dejó la nación en quiebra técnica cuando ganó Rajoy las elecciones, dejó plantada la semilla de la destrucción socialista, lo contrario a lo que había realizado Felipe González que, con sus defectos y pasajes oscuros, modernizó el país, lo puso en Europa, insufló confianza y motivación a la ciudadanía, y contribuyó sin reserva de ningún tipo a olvidar el pasado y al reencuentro de todos los españoles.

A poco de llegar a la presidencia del Gobierno Zapatero, comía yo un día con un general, ya fallecido, en Casa Lucio, a la vez que lo hacía SM Juan Carlos I en un comedor anexo, protegido por varios guardaespaldas repartidos en varias mesas cercanas. El general me dijo: “Zapatero quiere desenterrar a los muertos y ganar la Guerra Civil sin disparar un tiro. Y este -refiriéndose al Rey- o no se da cuenta o se hace el Borbón”.

En cualquier caso, incluido atentado 11-M sobre el que los servicios secretos marroquíes han filtrado hace muy poco que “podrían hacer pública la verdad de lo ocurrido” y que el juez Bermúdez, que sentenció el caso en su día dijo que “La verdad del 11-M es tan terrible que España no está preparada para conocerla”, la fotografía que ilustra este artículo, obtenida de internet, es muestra inequívoca del futuro que el Sr. Zapatero tenía previsto para España y, en este caso, para el pueblo saharaui.

España siempre ha alentado el Sahara como nación independiente, incluso provocando una crisis diplomática por haber acogido como refugiado al secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali, idea podemita comparable a que Cataluña y Euskadi pudieran ser países independientes, desencadenando la “invasión silente” en mayo 2021 por parte de más de ocho mil personas que llegaron a nado desde Marruecos a Ceuta, en una táctica similar a la de La Marcha Verde del año 1975, aprovechando la debilidad de España en los últimos estertores de Franco. Esos ilegales llegados a Ceuta ocuparon cuatro colegios, incendiando uno de ellos, se produjeron asaltos a viviendas y comercios, diversos medios de comunicación hablaban de nueva avalancha de personas desde diferentes sitios de Marruecos hacia Ceuta, y al ministro Marlaska, el Árbitro de Las Cortes, no se le ocurrió otra cosa que decir que “se perseguirán todos los delitos de odio respecto a esta crisis con Marruecos”. Y en vez de defender nuestras fronteras, prohibimos a la policía y guardia civil que use sus armas y sean comprensivos con ellos, mientras ordenamos que a los huelguistas del transporte se les llame activistas y que la policía utilice sus porras y defensas con total contundencia.

Desde entonces, no ha cesado la avalancha de ilegales, jóvenes, bien nutridos, con dinero en el bolsillo, buenos relojes y mejores teléfonos, que más que refugiados parecen soldados vestidos de paisano, a Ceuta, Melilla y Canarias, en dos de cuyas islas se han convertido en dueños y señores de la calle, todo ello al albur de la debilidad de una España desunida, enferma, en dificultades económicas, con un gobierno social-comunista único en el mundo democrático y en clara desventaja en material bélico, en calidad y en cantidad, a lo que hay que unir el apoyo de todo tipo que está recibiendo Marruecos de Estados Unidos, que está haciendo lo mismo que en su día hizo con España en la segunda etapa franquista: Establecer sus bases en un país semidemocrático, o dictatorial con aspecto de voto si ustedes lo quieren así llamar, sin problemas sociales, barato en mano de obra y terrenos dónde instalarse, con ayudas locales de todo tipo y colaboración absoluta y sin reparos del poder político. Eso, ¿está bien o mal? No lo sé. Lo único que sé es que esa es la realidad, en la que España queda postergada por las Ninotchkas actuales que “han viajado de las cabras a las uvas demasiado deprisa”.

Como cada día se van conociendo más cosas, entre ellas las relaciones mantenidas por políticos catalanes para que Rusia -la de Lenin, Stalin, La Pasionaria, la del PCE, la de Podemos- interviniese incluso bélicamente para que Cataluña se independizara de España, como el presidente de Estados Unidos Joe Biden considera a Pedro Sánchez -otro arquitecto nacional- una marioneta movida por hilos marxistas y no cuenta con él para nada, como cada día se pone más proceloso que Marruecos invada y se apodere de Ceuta y Melilla, como las encuestan vaticinan que nunca volvería a tener una mayoría absoluta en unas elecciones generales, como Marruecos nos aplastaría militarmente en un par de semanas porque eso de la OTAN ha quedado demostrado en la actual guerra Rusia-Ucrania que no sirve como ejército si no se trata de guerra nuclear, pues -el miedo es libre- reconocemos que el Sahara Occidental forma parte integrante de Marruecos, a la vez que provocamos una crisis diplomática con Argelia que de esa sí que dependemos en materia del gas licuado y no de Rusia como se nos está haciendo creer. Y a ver qué Comité de Crisis creamos porque el anterior estuvo formado por Pedro Sánchez (“Lo que yo digo, lo cumplo”), Carmen Calvo (“Deseo que la UNESCO legisle para todos los planetas”), Marlaska (“Hay una palabra que no conjugaré nunca: injerencia”), González Laya (“O el virus mata a Europa o Europa mata al virus, tenemos que elegir”), Miguel Iceta (“Vuelve Mariano, quítanos al fraCasado”) e Ione Belarra (la que quiere “socializar” 200.000 viviendas privadas).

Zapatero, volvemos al inicio del mal, ha declarado que “es una postura inteligente” y le sorprende que se hable de “un cambio o giro” porque la propuesta de la “amplia autonomía” del Sáhara ya se la presentó Marruecos en 2007. Lo dicho, hay que estar más atentos a los pequeños detalles, porque en caso contrario únicamente puede pasar que nos sodomicen, que a alguno le gustará.

También te puede interesar...


Artículo anteriorFalso progreso para la extinción de la Humanidad
Artículo siguienteNi me arrimo ni me voy
Antonio Campos
Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías. Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.

2 Comentarios

  1. La sombra de la masonería, el “gran arquitecto universal”, es alargada…
    Claro que ambos supongo pertenecerán a la rama tonta de la masonería, pues a imbéciles no les gana nadie.

  2. al rey de marruecos y a su pueblo:
    el único q se ha bajao los pantalones con vosotros ha sío perro sanchez, no el resto de los ESPAÑOLES
    no os penseis q ésto va a qdar así, y sepais q habrá consecuencias:
    aquí no sois bienvenidos y q en la medida de lo posible, os haremos la vida imposible:
    AHORA SOIS ENEMIGOS,
    MOROS DE MIERDA
    (sin acritud 😄)

Comments are closed.