dinero público

El dinero público no es de nadie, proclamaba hace unas décadas, la Sra. Carmen Calvo, entonces ministra, creo recordar que de cultura. Tas varias décadas estamos en lo mismo, aquí nadie ha aprendido nada. Evidentemente, es porque no les interesa. Aquí en mi pueblo de Tomares –al igual que en otros tantos- la prioridad de quien lidera el partido más importante de la oposición -el mismo partido, que en muchas legislaturas ha gobernado el pueblo- es la de hacer ver a los vecinos, que el dinero que gasta nuestro ayuntamiento, en muchos casos, le llega desde la Diputación. Naturalmente, gobernada por su propio partido. Como ven, están a otra cosa.

[Empleo en almacén ‘Campaña Cereza 2022’ Valle del Jerte]

No dejan nuestros políticos, especialmente los de izquierda, los comunistas o social-demócratas, aunque en muchos casos, también los de “centro” e incluso, algunos que se auto-definen como liberal, de insistir y publicitar lo necesario y beneficioso qué son las empresas públicas y la administración pública en general. No seré yo quien lo desmienta.

Sin embargo, cada vez que los políticos “profesionales” -Dícese de aquellos, que jamás han trabajado al margen de lo Público, que jamás han pagado una nomina, o que jamás han creado nada desde sus propios recursos- se expresan en este sentido, jamás hablan de eficiencia en el servicio, jamás hablan de fiscalizar ese dinero que con anterioridad han extraído del bolsillo del ciudadano, y que es quien paga todas las fiestas de estos mismos señores. No quieren enterarse, no les interesa. Como muestra muy gráfica, tenemos la ampliación del trenecito en Sevilla capital, que no resuelve nada, y en la que se van a gastar muchos millones de euros de dinero público. Dejando una vez más en pendientes, verdaderas prioridades como son, la ampliación del metro, o el cierre de la SE-40, entre otras.

Nadie estaría en contra, ni siquiera el más liberal. De que cualquier servicio de primera necesidad, fuera público, pero eso sí, cuando se sustente sobre la eficiencia, y cuando realmente se fiscalizará hasta el último céntimo que allí se gasta.

La experiencia que tenemos en España y en el actual régimen, es que no se fiscaliza nada que sea público. De lo único que entienden, los que hacen los presupuestos, es de aumentar el gasto. Jamás les preocupa saber, si ese gasto realizado, ha cumplido el objetivo. Si al final, no lo cumple, siempre llegan a la misma conclusión; No se ha gastado lo suficiente. La solución; Aumentar el gasto.

Para ellos “el mayor gasto garantiza la eficiencia” sin más. Eso sí, obviando naturalmente que ese aumento de gasto, siempre conlleva aumento en la recaudación de impuestos, y  por lo tanto más empobrecimiento para el sector privado, y por lo tanto menor competitividad para el posible crecimiento y desarrollo, y definitivamente, menor crecimiento, y más pobreza para el país, ellos, viven al día. Su altura de miras, no les alcanza, ni para la siguiente semana.

No nos puede sorprender, que los socialistas y los que no lo son también, que no se den cuenta de todo esto. No es de extrañar, y sobre todo, desde aquello que dijo “el innombrable” el de aquello de” la tierra es del viento” y otras frases célebres en este sentido. El mismo que volvió a abrir las trincheras entre el Pueblo, y el mismo que dijo, que había aprendido economía en una tarde o algo parecido, no recuerdo bien. Que puede salir mal.

También te puede interesar...


Artículo anteriorEsto es lo que pasa en la Galicia de Feijóo, el que va a salvar España…
Artículo siguienteIncongruentes y estúpidos
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.