Estos dos años de farsemia están demostrando muchas cosas de una buena parte de la sociedad española, pero muy pocas buenas. La cobardía de la que han hecho gala, el sometimiento a todo lo que se les diga y su falta absoluta de interés por informarse, han llevado a muchos a hacer el mayor de los ridículos con los bozales y con las inoculaciones. Por desgracia, esa actitud le ha costado muy cara a mucha gente. Unos lo han pagado con su vida y otros con su salud.

Además, no había que hacer demasiados esfuerzos por buscar la verdad. Tan solo había que leer con calma lo que se nos decía en cada momento, incluso desde los medios oficiales. Y viendo las contradicciones que se decían, era muy fácil imaginar qué es lo que iba a llegar en cada momento, una nueva ola, una nueva cepa e incluso más ingresos hospitalarios.

Pero ahora llega el conflicto entre Rusia y Ucrania, volviéndose a demostrar que el hombre tropieza dos veces en la misma piedra. ¿Se han parado a pensar lo “casualmente” oportuno que ha sido todo esto para los relatores de la farsemia y del gran reseteo? ¿No les parece que es demasiado que llegue esto y que ya estemos viendo aquello de no tendrás nada y serás feliz? ¿No es extraño que Putin cumpliera a rajatabla con las previsiones de sus enemigos e invadiera Ucrania justo en el momento en el que decían que lo iban a hacer? ¿No parece demasiado raro que hayan tenido que utilizar en las informaciones que nos hacen llegar, vídeos e imágenes falsas?

Bien, pues según publica ‘ABC‘, en España se ha disparado el interés por construit búnkeres ante el miedo a que se produzca una guerra nuclear por el conflicto entre Rusia y Ucrania: “El miedo ante un ataque nuclear, una Tercera Guerra Mundial o fugas químicas ha despertado el interés de muchos españoles por la construcción de búnkeres. Unos fortines que parecían que pertenecían al pasado, pero con la guerra de Ucrania han incrementado su demanda”.

¿Ahora entienden aquello de “cobarñoles”?

 

6 Comentarios

  1. Con eso de que España tiene la mejor Sanidad del mundo, muchos han llegado a creer que no deben morir nunca. Así que ahora, con la nueva tendencia, hay que construir bunkers, y por supuesto ponerse la cuarta inyección de modificadores genéticos.

  2. Ojalá todos los idiotas se metieran en búnkeres. Estaría dispuesta incluso a hacerles repartos de Just Seat o de BoVo con los pocos currelas que quedasen fuera con la única condición de que no salgan hasta que les digamos que se ha logrado el #CeroCovid y que la radiación ha desaparecido.

    • La mayoría de la gente es muy sentimentaloide. E influenciable por lo peor que hay suelto. En cambio a los que dicen la verdad no les hacen ni caso. Es algo curioso. No se rigen por la cabeza.
      ¿Ya saben que se está agotando el yodo en las farmacias? Es por si tenemos un ataque nuclear… No sé qué van a sacar con eso.

  3. Las bombas nucleares tampoco existen ni la radiación mortal, ¿Hiroshima Y Nagasaki?, Napal, lluvia de napal y bombas incendiarias a mansalva como hicieron en Dresde y Hamburgo en la II guerra mundial, ¿las imágenes? producciones Galindo filmando humo en forma de hongo tan falso como la llegada del hombre a la a Luna, el problema es que nunca regresó de alli.

    Tremendos bulos para cumplir con el propósito de asustar y controlar, eso es todo amigos , jaja, que fin de la historia tan distópico, lo peor es que me ha desaparecido el miedo por completo, ya ni siquiera las películas apocalípticas me distraen, en fin, es el precio a pagar por el nivel de consciencia adquirido

    https://heiwaco.tripod.com/bombpart7.htm

  4. Aplicándolo, hoy, en lo mediático en el transcurso de esta situación mundial observamos, que se induce, con cifras imprecisas, alteradas, confusas, etc. y las técnicas y métodos psicológicos utilizados, por el poder mundial, con el “OMICRONADO” y “UCRANIA” permite así mantener el carácter tendencioso de nuestros recuerdos a un insospechado campo, que nos atemoriza, aterroriza.
    Quienes se adjudican representar el psicoanálisis en el orden mundial y local, no evaluaron ni evalúan el proceso iniciado al comienzo del año 2020, del programa del poder global sobre la reducción de la población planetaria y sólo se limitan en considerar medidas paliativas, apartándose de la Ciencia psicoanalítica (Freud).
    Osvaldo Buscaya
    Psicoanalítico (Freud)
    Aspectos esenciales e inéditos del Siglo XXI
    *La mundial analogía virósica

Comments are closed.