Fuente: Pixabay

Aunque nos falta el nombre del hospital y esto sucedió antes de la supuesta pandemia, hemos decidido publicar este testimonio de Carmen porque podría explicar muchas cosas que sucedieron en marzo de 2020 y aquellas escabechinas que todos pudimos ver, sobre todo, en las residencias de ancianos.

Mi padre (82 años) murió el 4 de diciembre de 2019, repentinamente, dos semanas después de ponerse la vacuna antigripal que, según el informe Barbastro y otros, desencadenó la supuesta “pandemia” en España. Como ya sabéis, en Italia también se han publicado estudios en el mismo sentido. Un día antes, su cardiólogo le había confirmado que su corazón funcionaba perfectamente y todas las pruebas realizadas en los últimos meses indicaban su buena salud. Dos meses antes, le habían practicado un cateterismo y, palabras textuales del cardiólogo: “tiene usted el corazón de un chaval”.

Pero, mi padre fue a que le inyectaran esa ¿vacuna? antigripal que, contradictoriamente, en los últimos años lo mantenía griposo durante todo el invierno, con algunos cuadros bastante graves, aunque nunca llegó a ingresar en un hospital por ese motivo. Era fuerte, muy fuerte. No enfermó nunca, hasta que empezó a “vacunarse” a partir de los 70 años.

En noviembre de 2019, como venía siendo habitual, ya desde el día siguiente a inyectarle, se resfrió y perdió todas las fuerzas y el ánimo. Hasta que aquella mañana del 4 de diciembre, de repente, “paro cardíaco con resultado de muerte”, certificó la médico de cabecera que acudió a su domicilio para intentar reanimarle en los últimos momentos.

Una semana más tarde, el cardiólogo que le había practicado el cateterismo me llamó para darme el pésame y en el transcurso de la conversación me dijo algo que me alarmó: puedo equivocarme, no somos dioses, pero, tal como yo vi el corazón de tu padre hace dos meses, me atrevería a afirmar que lo suyo no fue un paro cardíaco. Habrá sido una embolia pulmonar o un ictus. U otra causa.

En aquel momento, pensé que los médicos no saben que Dios/el Universo/el Destino/La Fuente/ Tu Yo Superior/La Energía Infinita que somos ….. tiene la última palabra en este juego de la vida y la muerte. O, más bien, la Vida entre vidas. También me pareció muy soberbio por su parte considerar que pueden prever siempre si ha llegado la hora o no. Así lo creía y lo creo. Pero, está claro, que para irse en el momento determinado -cuando te toca y por la razón que elegiste- tiene que haber una causa. Unas veces justa. Y otras, injusta.

Y la causa del tránsito de mi padre la descubrí -en mi opinión- a raíz de conocer el informe Barbastro y declaraciones de médicos italianos en relación al comienzo de la supuesta “pandemia” en Italia, en los que se conecta el aumento exponencial de fallecimientos de personas mayores a comienzos de 2020 con la campaña de vacunación antigripal 2019. Aquellas muertes masivas de personas mayores, tanto en Italia, como después en España, sirvió de excusa para la declaración pandémica, el confinamiento de la población mundial y todas las demás medidas restrictivas que se mantienen hasta hoy, en algunos casos.

Para más inri, les confirmo que en el pueblo donde vivía mi padre, durante los meses de diciembre 2019 y enero 2020 murió el triple de personas mayores de lo habitual en la estación invernal, que solía ser bastante más elevado que el resto del año. Es muy llamativo que en un municipio de 3.000 habitantes mueran al día una, dos y hasta tres personas, durante varias semanas seguidas. Así me lo confesó, alarmado, el responsable de la funeraria por aquel tiempo. Y muchos de estos fallecimientos se produjo de manera repentina. Algunos de ellos se desplomaron en la calle. Lo que me recuerda a imágenes que ahora veo todos los días en vídeos subidos a las distintas redes.

O, sea, teníamos asumido desde antaño que el mes de enero era siempre dramático para los “viejos”. Ellos mismos lo corroboraban por su experiencia a través de dichos populares y refranes. Se lo achacaban al frío, la humedad, la oscuridad y la tristeza de esas largas noches en soledad. Pero, tal vez, en la última década, o décadas, esta tendencia la hayan aprovechado los “listos” de siempre para acelerar sus planes genocidas a través de las vacunas antigripales, tan extendidas en la población mayor.

Según todos los indicios, y algunos estudios, aquella fatídica campaña de 2019 así fue.

Sirva de ejemplo casuístico también el de mi madre, que habiendo padecido similares efectos adversos tras recibir la “vacuna” antigripal cada año, sin embargo, consiguió salvarse en 2019, -porque para ella no había llegado su hora-, y no ha vuelto a padecer una gripe, resfrío ni siquiera enfriamiento desde aquel fatídico invierno. Porque nunca ha vuelto a permitir que en su cuerpo sea inyectado ninguno de esos “líquidos experimentales” para servir como cobaya humana.

Hemos contactado con algunos abogados para intentar presentar una denuncia contra los responsables políticos y compañías farmacéuticas que elaboran esas “supuestas” vacunas. Entre otros con el valenciano y, para mí, muy honesto, José Ortega. Pero, todos coinciden en que tenemos un grave inconveniente para demostrar la relación entre la administración de la “vacuna” y el fallecimiento de mi padre: la familia decidió su incineración y no es posible demostrar años después la causa real de su muerte.

Sólo nos cabe sumar nuestro caso al de tantos otros acontecidos a lo largo de los últimos años para, entre todos, formar este rompecabezas que, en mi opinión, tiene como pieza clave, precisamente, la campaña de vacunación antigripal 2019. Aquella campaña se inició días después de celebrarse el famoso Evento 201, 18 de octubre, donde se dio el pistoletazo de salida a esta fase final de la batalla definitiva contra la Humanidad, emprendida por parte de la élite hace más de ¿un siglo?.

Por eso hemos decidido sumarnos a la iniciativa del lector que perdió a su padre en diciembre de 2021, en un hospital de Valladolid. Nosotros también sufrimos la pérdida inesperada de un familiar. No fue en un hospital, porque no dio tiempo a llevarlo. Murió de manera inesperada y repentina, algo muy, muy, muy habitual, sobre todo, desde las campañas de “supuesta” vacunación anti cv.

Por cierto, sólo aportar un detalle más: La fraudulenta OMS declaró la “plandemia” en marzo de 2020. ¿Ha explicado esta corrupta organización de interés privado por qué llamó al “supuesto” virus cv 19 y no cv 20?

Nuestro más sentido pésame a ese lector y a su familia. Y nuestro agradecimiento por su iniciativa. Gracias a ustedes, el equipo de El Diestro, por darnos voz. Sigan aportando Luz. Cada día somos más.

P.D.- El joven y prestigioso cardiólogo que me puso sobre la pista de que, tal vez, la muerte de mi padre no había sido tan natural como podía parecer ha recibido este relato, con copia de todos los documentos que acreditan los hechos denunciados. Su respuesta siempre ha sido el silencio. Al menos, hasta ahora“.

 

8 Comentarios

  1. Francia, Italia, Alemania y España suspenden el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca en medio de temores de coágulos sanguíneos.

    Siempre dicen los mismo ‘temores’,cuando son evidencias,quien mejor lo explico hace ya dos años fue la Doctora Albarracín.

    Also on Monday, Spain’s Health Minister Carolina Dias announced that the country will pause the use of the shot for two weeks as a precautionary measure. Prior to the announcement, only people under the age of 55 had been receiving the jab in Spain. (Related: Top vaccine scientist warns the world: HALT all covid-19 vaccinations immediately, or “uncontrollable monster” will be unleashed.)

    Eso es mentira,a los ancianos les han inoculado de todas las marcas,incluso la tradicional vacuna antigripal fue modificada con ARNm en 2019,prácticamente todas llevan grafeno.

    • Grafeno y otras muchas sustancias y igualemente dañinas.

      Existen muchos problemas para determinar con exactitud los ingredientes perjudiciales de las vacunas, uno de ellos son las sectas que defienden en exclusiva uno de los múltiples y desconocidos ingrediente de las vacunas.

      Esto es un experimento global fundado en vacunas experimentales recientemente patentadas que contienen todo tipo de sustancias perjudiciales, y que basándose en hipótesis no demostradas en el interior del cuerpo se están probando con la alegría de un carnaval.

      No sólo es el grafeno el daña, componente que en el laboratorio tiene múltiples cualidades, desde coadyuvante hasta transmisor de señales biológicas, pero hay más sustancias que están introduciendo en los viales igual o más perjudiciales, esto es un experimento, y los laboratorios están como locos inventando vacunas para el Alzheimer, el cáncer, etc, etc, por lo que sospecho que en cada lote y países hay sustancias que lo mismo dañan el corazón, el cerebro o multiplican exponencialmente el riego de cáncer o el cáncer mismo.

      Ningún científico que esté en un laboratorio experimentando con grafeno, hay miles, o con distintas proteínas te va a contar los efectos adversos que han descubierto ni aunque los laboratorios estén utilizando esos efectos adversos a propósito para enfermar a la población.

      El hecho es que son unas sustancias desconocidas y experimentales utilizadas masivamente en un corto espacio de tiempo sobre la población, nadie, repito, nadie puede por tanto decir que las vacunas son seguras o son beneficiosas hasta que al.menos transcurran de 7 a 15 años como mínimo.

      Todo el que diga que la sustancia desconocida covid es segura y que tiene más benéficos que riesgos, científicamente está mintiendo, y manera pedestre también.

  2. Yo solo me he vacunado una vez en mi vida contra la gripe, hace muchos años y en unas circunstancias absurdas. Me cagué en la maldita vacuna durante todo ese año, no recuerdo la cantidad de paquetes de pañuelos que gasté, pero sí que todo el año estuve moqueando como un niño del UNICEF, algo que no me había sucedido en la vida ni me ha vuelto a suceder desde entonces.

    • Conozco varios casos de gente muy enferma y con la salud tocada después de ese atentado contra la salud “basado en ciencia y evidencia”. Gente de todas las edades, jovencitos incluso.

  3. Sobre el 2011 o 12 a mi madre también le insistió su matasanos para que se pinchara esa cosa, y ella que prácticamente nunca enfermaba pasó, en sus palabras, la peor gripe de su vida, sintiendo que se moría. Ese mismo año supe de otros dos casos de personas de unos cuarenta años con una gripe durísima tras vacunarse, y a una hija mía muy joven hace un par de años también le pasó. Todos ellos juraron que por nada del mundo volverían a “vacunarse contra la gripe”.
    A partir de aquella “vacuna” y de otras medicaciones caprichosas recetadas por su matasanos, la salud de mi madre cayó en picado.

    Por eso personalmente cuando empezaron a acumular cadáveres de ancianos en marzo del 2020 me incliné por pensar que no se trataba exactamente, o no solamente, de un virus volador sino que algo que habían tomado esas personas en los últimos meses o años era lo que las predisponía a morir. Y aún así me parecían excesivas aquellas historias de personas que entraban por su pie en un hospital y al final de la tarde estaban muertas, o la fijación del bicho por las residencias. Pensé que había ALGO MÁS. Claro, luego fui conociendo las verdades, y datos que confirmaban que mi intuición era correcta, y que se quedaba muy corta de hecho. El informe Barbastro me pareció más que plausible, y los colegios médicos, los newtrolas y las malditas que lo “desmintieron” y vetaron me parecieron lo que son: delincuentes psicópatas.

    Llevan muchos más años de lo que parece cargándose a la gente. Y no creo que sean “errores”.

  4. Gracias a la gentuza de los 350 diputados.
    Han visto vds a alguno prohibir ese veneno y parar el genocidio ninguno en absoluto y todavia tenemos que aguantar a meapilas defendiendo a cualquiera de estos asesinos porque es lo que son.

  5. Yo en 2019 estuve también al borde de la muerte y sin vacunas ningunas, empecé el 1 de noviembre a encontrarme sin aire en absoluto en los pulmones, tuve fiebres, urticaria, ardor de estómago, me ardía el cuerpo, así estuve hasta el 1 de febrero, como si me hubieran echado un veneno por el aire, el médico decía que tenía gripe, que tenía las histaminas por las nubes y así con todo decidí curarme con hierbas medicinales y así salí a flote. No era contagioso lo que tuve y no puede serlo, ya que ahora me he dado cuenta de cuál es la causa, es una super torre 5G que tengo a la vuelta de casa, porque desde que la han vuelto a activar igual que hicieron en 2019, e vuelto ahora a tener fuertes dolores de cabeza, mucho cansancio y vuelvo a tener urticaria y ardor de estómago. A propósito el número 19 en tarot representa la luz del sol, o en negativo a lucifer que es lo mismo que pficer, y el 20 representa al juicio, el 20+20 reprenta= 40 confinamiento o cuarentena, el 21 el mundo, y el 22 el loco, que es lo que están haciendo los gobiernos con nosotros.

  6. Estoy de acuerdo con todas las aportaciones. Porque todas son válidas y ninguna excluye a otra. Precisamente, según mi propia investigación, sustentada en múltiples informes científicos, el origen / causa del efecto que han denominado “covid”, y que ha servido de excusa perfecta para poner en marcha su “plandemia”, es una combinación de factores:
    1.- Metales pesados y demás material peligroso que han logrado meter en los cuerpos de los seres humanos por tierra, mar y aire a lo largo, al menos, de los últimos 40/50 años.
    2.- Farmacopea.
    3.- Transgénicos.
    4.- Fluorización del agua.
    5.- Radiaciones.
    6.- Control mental a través del miedo, la agresividad y la desesperanza, para lo cual utilizan, principalmente, a sus medios masivos de desinformación y manipulación.
    7.- Campañas de vacunación generalizadas.
    8.- Campaña específica de vacunación antigripal 2019.
    9.- Eutanasia inducida en algunas residencias de ancianos y algunos hospitales.
    10.- Manipulación de datos de enfermos, ingresos hospitalarios y en ucis y, finalmente, fallecimientos por interés económico en exclusiva. Recuerdo que las cifras están publicadas en el Boletín Oficial del Estado. Firmadas por el presidente del Gobierno y ratificados por Felipe R. Para ejemplo, estas dos muestras. Pero, hubo y ha seguido habiendo muchas más.

    https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-6232

    https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-5649

    Gracias por esta iniciativa.

Comments are closed.