Los medios grandes de comunicación, que no grandes medios, llevan ya dos años tomando el pelo a toda la población en una especie de competición en la que el vencedor sería el que dijera una ridiculez más grande. La última nos la cuenta el diario ‘Lo País‘ diciéndonos que varios equipos científicos han creado “pruebas baratas, inmediatas y accesibles para detectar la infección por covid con el teléfono móvil”.

Nos cuentan que han “desarrollado varios prototipos baratos, rápidos y eficaces de detección de virus. El último salto ha sido llevar los sistemas a los móviles por su disponibilidad global, inmediatez y eficacia”. Es decir, ahora, según ellos, todos podríamos ir detectándonos el contagio con el móvil que llevamos en nuestros bolsillos.

Y nosotros, ante noticias como esas, pensamos: “Bien, fantástico. Ahora solo les falta aislar, secuenciar y purificar el supuesto virus. Algo que, de momento, no ha conseguido hacer nadie”. Porque, ¿cómo puede ser tan difícil para estas mentes tan lúcidas hacer eso con el virus? Es como empezar la casa por el tejado, ¿ni se dan cuenta?

Y llegados a este punto solo podemos pensar que si no consiguen aislarlo, purificarlo y secuenciarlo después de más de dos años de investigaciones, es probable que sea porque el virus, directamente, no existe.

Es inadmisible que sigamos con este tipo de patrañas y que no alcemos la voz ante lo que es una evidente y criminal tomadura de pelo. Siguen en las mismas y nosotros seguimos con el mismo deseo: Verles algún día dando estas explicaciones delante de un juez independiente.

 

2 Comentarios

  1. Al panfleto globalista de Roules, si es verdad que han creado algo para seguir mintiendo que se lo metan ellos por el culo.

  2. Uno de los objetivos de la agenda 20-30 es asociar el control médico y diagnóstico a la tecnología, bien sea en un principio a través de dispositivos de control externo o más adelante de dispositivos internos.

    Llevamos tiempo, sobre todo desde la “Plandemia” viendo la publicidad de compañías médicas ensalzando todo este tipo de dispositivos. Para cualquier observador un poco perspicaz es evidente que pretenden hacerse con la totalidad de la industria sanitaria uniendo tecnología, diagnostico y control.

    De esta forma el idiota que lleve el dispositivo estará regalando su privacidad e intimidad a cualquier gilipollas que se quiera aprovechar de ellos sacándole el jugo hasta de sus dolores de cabeza o su tensión arterial.

    Han creado una enorme masa de hipocondríacos que serán felices haciendo manitas con la tecnología, aunque también es probable que muchos otros consideren que darse una buena ducha es la manera de relajarse y asearse.

    Supongo que a partir de ahora habrá como siempre dos tipos de personas en la sociedad, los que tienen criterio propio y los que no. Los que solo utilizan aquello que le es útil y los que van a la moda. El problema es que en esta ocasión ir a la moda te puede costar la libertad y la vida.

Comments are closed.