Ayer se produjo en el Congreso de los Diputados una de las aberraciones más grandes que se han cometido contra los españoles en los últimos tiempos. Y miren que llevamos ya muchas a nuestras espaldas, pero lo de ayer fue escandaloso porque su utilidad es más simbólica que práctica. Incluso en contra de la opinión de esos expertos que están absolutamente vendidos al relato oficial, se decidió imponer la obligatoriedad del uso de las mascarillas en los exteriores.

Y todo eso colándolo en un mismo paquete en el que se aprobaba una subida de pensiones y una retribución para sanitarios jubilados que hubieran trabajado durante la pandemia. Es decir, trampa tras trampa para imponer el deseo del psicópata que tenemos de inquilino de la Moncloa, un tipo para el que la ley no existe y mucho menos los derechos de los españoles.

Y hablamos de simbolismo porque la medida es inútil, incluso aunque el virus existiera. Aquí no estamos hablando de medidas sanitarias, estamos hablando de sometimiento de las personas al poder político y de demostrarlo con un bozal en la boca, nada más y nada menos. Esto es como si el gobierno nos ordenara salir a la calle con una especie de uniforme de partido. Es Corea del Norte en estado puro.

Y si miran ustedes a su alrededor cuando van por la calle, verán que nada ha cambiado. Porque todo el mundo va con mascarilla y lo ha hecho incluso cuando no estaban obligados a hacerlo. El experimento psicológico ha funcionado y ahora la sociedad española está sometida demostrando su cobardía y su absoluta falta de dignidad y principios.

Y como nosotros no somos ni los perros, ni los esclavos de nadie decimos, desde ya, que no vamos a llevar el bozal en la boca. Que no nos sometemos a los dictados de un enfermo mental y a los caprichos de quien le mande ya que, evidentemente, el cerebro que se gasta no le da para tanto, tiene que estar teledirigido.

Ahora serán ustedes individualmente los que decidan qué hacer. Los que decidan si tienen la dignidad y valentía suficiente como para no someterse a este auténtico disparate. Los que decidan si ha llegado ya la hora de pegar un puñetazo sobre la mesa o seguir sometiéndose a un gobierno que no se cansa de cometer ilegalidades.

Es importante recordar que, por tres veces, el Tribunal Constitucional ha declarado como ilegales las medidas adoptadas por esta gente y que no ha pasado nada. Es importante recordar que el mismo individuo que ha cometido esas ilegalidades ahora tiene el capricho de que lo que el considera sus súbditos lleven mascarilla.

Si ustedes deciden que es mejor la indignidad de someterse a un tirano que la valentía de plantarle cara y defender sus derechos, será cosa suya, por supuesto. Una decisión propia que deben analizar con frialdad porque si se someten a esto, lo harán con todo.

 

10 Comentarios

  1. Pues yo soy negacionista de extrema derecha no creo que existió ningún virus y por lógico a mi no me obligaran a llevar la mascarilla me la pelan, ni mis perros les pongo bozal, saludos y feliz existencia

  2. Los bozales son para los esclavos, los ignorantes e imbéciles, los perros tienen mucha más dignidad que la mayoría de las personas, y que conste que yo no tengo perro,pero veo algunos perros que los dueños van con bozal y se me quedan mirando ya que yo lo lo llevo, a los políticos les pagan por llebar el trapo sucio tapando la nariz y la boca, los borregos tienen que pagar por dejar de respirar con el bozal y reciba piensan que es por su salud.

  3. La mayoria de españoles se merece el bozal y mucho mas.
    Toda la vida me ha sorprendido como la gente pide dignidad ante estupideces y aguanta e impone indignidades brutales. Siempre un sinsentido y estupidez supinos.

  4. El mundo está del revés y manejado por políticos. En vez de exigir prescripción medico-sanitario para llevar bozal, se pide para no llevarlo; y entretanto, en la Constitución Española no existe una Ley la cuál prohíba a un ser humano el respirar oxigeno. ¿ Estamos chalados o qué?

  5. Obediencia y Sumisión, así son la mayoría de los españoles, obedientes y sumidos, y no le parece mal llevar un bozal ya que no se cuestionan nada y se piensan que hay un bicho volador invisible que los va a matar y que el gobierno, Bill Gates y las farmacéuticas los vam a salvar,ya están todos adoctrinamiento desde el colegio y la universidad y así nos va.

  6. Jamás voy a llevar esa mierda en exteriores. En interiores, porque no queda otra, para evitar discusiones y demás, pero es absurdo igualmente. Se han llegado a decir aberraciones como el hecho de que la mascarilla protege, cuando, en todo caso, no pueden filtrar ni de coña las micropartículas de un virus. Se ha dicho que la gripe no existe, que se ha erradicado. Ya no existen tampoco los catarros o los resfriados al parecer y mucho borrego en cuanto estornuda o tiene mocos va corriendo a hacerse una prueba de antígenos (los más “listos” de la borregada lo hacen para dejar de trabajar unos días, porque van sabiendo de qué va el asunto). Se ha negado la existencia del sistema inmunológico y de la inmunidad natural o innata, algo de lo que ahora no tienen más remedio que hablar, porque ya se puede comparar a gente que se ha inoculado, en algunos casos con una salud muy quebradiza y los que no, frescos como rosas. No pueden ocultar tanta ruina, miseria y muerte como se ha generado, con medidas que no iban destinadas a proteger a nadie, sino más bien a mandarnos a todos al nicho. Esto va a reventar de forma súbita y va a ser muy violento, supongo que también lo tendrán previsto. Los que van a caer son, sobre todo, los teleñecos de la televisión y buena parte de los sanitarios, algún que otro político de rango bajo (tipo concejal) y poco más, pero esto no se sostiene.

  7. ¡Mordazas fuera! Copio propuesta interesante en un comentario del artículo sobre los camioneros y Washington:

    HASTA NUNCA, BOZAL
    (Llegó la hora de remangarnos y quitarnos las caretas impuestas para siempre)

    Gente, ahora que cada vez más personas nos damos cuenta de las numerosas trampas y daños de la plandemia, que vamos hablando de ello, que acudimos a manifestaciones y que estamos combatiendo el pasaporte QR dictatorial (certificado digital cínico) es el momento de liberarnos ya del todo de los (psico)patológicos bozales de esclavos, prescindiendo de su uso también en los recintos cerrados (autobuses, tiendas, oficinas, polideportivos, etc.)

    Ideas:
    * Ir poco a poco, tras estudiar el terreno si es necesario, con delicadeza hacia las personas más atenazadas por las mentiras y el miedo …
    * Podemos empezar por sitios donde si nos encontramos con un no tajante no importa por tener cerca alternativas
    * Al comienzo ayuda acceder a las instalaciones cuando hay pocos clientes o usuarios dentro
    * Nos lo podemos tomar como un entrenamiento de nuestras habilidades sociales en esta distopía que ya vamos regenerando: cada vez tendremos menos miedo, más confianza y destreza …
    * Al principio podemos ir acompañados por una o varias personas concienciadas, todas a cara descubierta (como debe ser): si algún dependiente se queja al entrar de nuestra omisión de uso de mascarilla, mientras uno(s) le(s) informa(n) de nuestros derechos y de lo perjudicial del uso generalizado del cubrebocas, otro(s) entran al fondo del comercio a hacer la compra tranquilamente
    * Si alguna vez estamos cansados, tenemos prisa o no hay otra opción podemos usar puntualmente el tapabocas (al menos para entrar, pudiéndonoslo quitar una vez dentro si se tercia), guardando energía para próximas acciones de sanemiento de los espacios cerrados
    * Siempre nos quedan los maravillosos espacios abiertos para coger fuerzas y disfrutar

    ¡¡Ánimo, tenemos el poder, vamos a ejercerlo!! ¡¡La reconquista pacífica de nuestros derechos cotidianos es ahora!! ¡¡Por nuestra salud y libertad!!

  8. La ley mordaza en su máxima expresión, el bozal solo sirve para someter a un pueblo de ignorantes y seguir fomentando la farsa del virus.

Comments are closed.