educación

Está claro que el desconocimiento absoluto sobre todo lo que está pasando se tiene en una gran parte de los españoles, pero los políticos lo saben a ciencia cierta. Y para darnos cuenta de ello no hay más que ver los movimientos que van haciendo y las decisiones que van tomando. Algunas de ellas muy “sorprendentes”, sobre todo si tenemos en cuenta que van dirigidas a niños y adolescentes. A franjas de edad en las que cosas como las que se plantan ahora apenas sucedían antes. Eran muy raras y esporádicas.

Un nuevo ejemplo nos lo encontramos con la Generalidad de Cataluña y un curso que va a impartir para docentes entre el 22 de febrero y el 30 de junio de 2022, al que pueden acceder a través de este enlace. Se trata de enseñar a los docentes de infantil, primaria y secundaria a cómo “actuar ante una muerte súbita”.

En la descripción sobre lo que se impartirá en el curso se dice lo siguiente: “Esta formación semipresencial capacita a los docentes con los conocimientos y habilidades necesarias para actuar ante una muerte súbita. Adquisición de herramientas para transmitir estos conocimientos al alumnado de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria. La implementación de este Programa está organizada de forma transversal y en espiral impactante en todas las etapas educativas”.

Venga, va. Ahora todos esos despistados que de vez en cuando nos leen para insultarnos que saquen sus propias conclusiones. Que piensen por qué es tan necesario un curso como este en estos grupos de edad. Que analicen qué es lo que ha cambiado del año pasado a hoy. Tremendo. Y todo delante de nuestras narices.

 

10 Comentarios

  1. ¿Actuar ante una muerte súbita? Será la actuación psicológica para que los niños no se traumaticen al ver cómo fallece un compañero o amigo con el que están todos los días.
    En vez de tanto curso o cursillo para como actuar “ante”, sería mejor cómo actuar “antes” para que no suceda. En vez de hacer el papel de psicópatas, como han hecho muchos con la kakunación y la discriminación a quienes no, más valía que les dieran un curso sobre los derechos que amparan a los humanos ante las inoculaciones y de acceder a ellas , los posibles efectos que pueden conllevar tal decisión. Y ésto , tanto a los alumnos como a los padres. Esa si sería una labor educativa.

  2. No dejamos de vacunar a los niños, pero te doy un curso por si se te muerte alguno, ahora que está de moda el morirse los niños.
    Para cuando unos juicios de Núremberg a estos estados asesinos?????
    Siento verdadero asco de estos gobernantes asesinos que les preocupa el sillón y nada los ciudadanos.

  3. El profesor completamente imbécil que se apunte a ese curso no será más que un cómplice de asesinato como lo vienen siendo hasta ahora con las normas, mascarillas y las vacunas.

    La única manera de actuar frente a una muerte súbita por inoculación en un colegio consiste en explicar al alumno que a los vacunados los han asesinado en diferido con efecto retardado y que deben estar alerta y en guardia frente a toda propuesta de los gobiernos criminales.

    Este compañero muerto que tenéis delante de vosotros es el resultado de ver la televisión, escuchar la radio o leer los periódicos del régimen político criminal, de tener unos padres que le llevaron al sacrificio de manera voluntaria y sobre todo de no pensar y actuar por su cuenta y riesgo con decisión y valentía.

    ¿Si pepito se tira por el balcón vosotros haríais los mismo?

    Pues este es el resultado de tirarte por el balcón porque lo dicen los políticos y la televisión.

    Aquí tenéis el cadáver de vuestro compañero debido a que sus padres son unos pefectos iimbéciles que le llevaron al matadero.

    ¿Queréis ser un idiota muerto o un ser humano pensante vivo?

  4. Parece que se empiezan a cumplir los pronósticos de los bebelejía.

    La verdad es la verdad la diga Agamenon o un bebelejía.

    Terrible noticia que confirma todas las sospechas y dudas que sembró la Plandemia desde su inicio. Dudas que muchos han preferido pasar por alto porque era más cómodo y rentable.

    Criminales creyentes en la SienSia que asesina niños, jóvenes, adultos y ancianos. Criminales.

    El profesor que asista a ese curso será solamente un cómplice criminal más que debería abandonar su plaza como profesor en ese mismo instante.

  5. Hay que seguir inoculando para cambiar nuestro ADN, enfermarnos,matarnos y convertirnos en máquinas, la vacunación ni puede parar porque quieren quitarnos el alma y convertirnos en robots manipulables.

    • Yo prefiero pisar la tierra:
      Las vacunas no salvan vidas, matan, enriquecen a unos cuantos, permiten imponer un salvoconducto totalitario, modificar leyes, quebrar naciones, imponer restricciones, rociar veneno a la población, crear desabastecimiento, enfrentar a la sociedad entre sí, eliminar culaquier barrera legal, eso ya es más que suficiente.

      A mi la vacuna es lo que menos me preocupa, lo dije desde el principio, el que vacune, muere, y frente a eso no hay nada ni nadie que puede hacer nada.

      Los pies en la tierra y el alma en el infinito.

  6. Tristemente, muchos padres han llevado a sus hijos a que los envenenen.
    No puedo llegar a imaginar el daño que han podido producir esas sustancias en los pequeños, poco a poco, los padres y madres que, actuando ciegamente , no se han informado y cuestionado la eficacia de estas mal llamadas vacunas, cediendo de forma cobarde, van a padecer en sus propias vidas el dolor de ver sufrir a un hijo , cuando estaba sano.
    Nada podrán reclamar después, pues ellos ganaron su impunidad firmando y acuerdos y contratos a su favor y, para recoger cuantiosos beneficios.Solo necesitaban que el miedo produjera la necesaria obediencia, y como auténticos necios, llevar a sus hijos al matadero.
    Han conseguido ensayar sus productos en la población, usando especialmente a los niños como ratas de laboratorio…
    Ni que decir tiene que los profesores han sido tan culpables como los médicos de que esta “Plandemia” sea conocida en el futuro como la que provocó la generación enferma. Aún así lo negarán , y muchos no escarmentarán y con uno o varios muertos en su familias seguirán confiando en sus asesinos.

  7. Un cursillo para tapar las muertes súbitas y que no se asusten los niños si cae un compañero fulminado…

Comments are closed.