salario mínimo

La gente de Podemos, cada vez que dejan de ocupar primeras planas en los medios, acuden a la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Que más les da, no lo pagaran de sus bolsillos. Escribía en un artículo reciente los dos modelos socioeconómicos existentes en el mundo y el español, dado que aquí tenemos un modelo, que nada tiene que ver con lo que hay en el resto del mundo.

[Más de 170 ofertas de empleo publicadas por DomusVi en varios puntos de España]

En los países comunistas las empresas son todas públicas, son todas del Estado. Este lo gestiona todo. Todos los ciudadanos, todos, trabajan para el Estado.

Por otro lado tenemos los países de más o menos economía liberal, en los que, aunque el Estado carece de actividad empresarial, gestiona alguna empresa pública, en general, de productos de primera necesidad y dónde solo busca, garantizar el acceso a los mismos, de todos los ciudadanos. Por otro lado, la empresa privada, es siempre mayoritaria. Cualquier ciudadano, de cualquier categoría o índole social, con su dinero puede montar una empresa, la gestiona en base a lo que el mercado y la competitividad le permite. A partir de aquí, si gana dinero para él, y si lo pierde, se jode y cierra. No hay más nada.

Pero por último tenemos el modelo español -somos únicos, los más singulares- en el que por una parte está el modelo comunista; un Estado cada vez más grande, y adueñándose cada vez más, de todos los sectores de todo tipo y especialmente los productos de primera necesidad, si no directamente, a través de amigos, intermediarios o de las clases privilegiadas, con los que reparten los beneficios de maneras poco ortodoxas y sin publicidad.

Dentro de este modelo, en un espacio cada vez más reducido, está el modelo disfrazado, solamente disfrazado de economía de libre mercado. País, en el que, aunque realmente, cualquier ciudadano tiene la posibilidad de emprender y montar una empresa, una vez puesta en funcionamiento, el emprendedor, el empresario, el inversor no pinta nada. El fin social en el mercado empresarial español, es dar buena vida a los empleados. Los sindicatos a través de las leyes que el gobierno social-comunista que tenemos, ya sea del partido que sea, hacen y deshacen en la empresa lo que les dé la gana, y en base a unas leyes redactada para ese efecto. Los sindicatos, implantan el modelo de trabajo, imponen los sueldos, los horarios, los privilegios de los trabajadores, en nada de todo esto, decidirá el inversor, el que arriesgó su dinero, el empresario. La rentabilidad de la empresa carecerá de la más mínima importancia, no deja de ser una anécdota en este modelo. Llegado el momento, si el empresario no se doblega, huelgas de todo tipo, hasta que, por fin, cierre la empresa, y con ello, más gente dependiendo de papa Estado.

Es lo que tenemos. La noticia de hoy, es que el gobierno y los sindicatos han pactado subir el salario mínimo a mil euros. Las dos patas del banco del funcionamiento del entramado empresarial que no aportan nada, que no arriesgan nada, que no ponen nada, que lo único que hacen es beneficiarse de la tercera pata que el empresario y es que es el único que arriesga su dinero y todo su capital y todo su capacidad estratégica y comercial.

Como saben, ni los que están el gobierno, en este caso la ministra de trabajo, sindicalista de toda la vida, viviendo toda la vida del sueldo de la subvención del sindicato y que jamás ha creado el más mínimo empleo. Por otro lado, los líderes sindicales, la misma situación que la de la Sra. Ministra, gente que jamás ha trabajado en nada y gente que jamás ha producido nada.

Pero no debemos olvidar, que los que proponen la subida del Salario Mínimo Interprofesional, los mismos que lo llevan haciendo en los últimos tiempos, con el fin de hacer inviable la existencia de las pequeñas empresas, son rabiosos comunistas, cuyo único fin es acabar con la empresa privada, con los Autónomos, con los que de verdad tienen capacidad e iniciativa para crear riqueza.

Mientras tanto, ya saben, el empresario paga mil novecientos euros, de los que solo mil llegan al trabajador. Pero qué habilidad no se dan estos comunistas, para que quien recibe el sueldo, de una o de otra manera, crea que solo cuesta, los mil euros que el recibe, sin darse cuenta, que quien verdaderamente le está esquilmando, es el Estado y no quien en definitiva se arriesga, invierte y crea el puesto de trabajo para que otros, se puedan ganar la vida.

También te puede interesar...


Artículo anteriorEntrevista con el abogado Eduardo Rodríguez de Brujón: “¿Por qué podemos garantizar el éxito de un cliente cuando reclamamos contra un banco por clausulas abusivas?”
Artículo siguienteAsesoranza progre
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

1 Comentario

Comments are closed.