abusadores

Hace ya bastantes años que la gente de Podemos, influye de forma importante, en la política española. Hoy, esta incluso en el gobierno de la nación, en el peor de los casos, de forma importante en la Oposición de otros muchos gobiernos autonómicos y municipales. Todos conocemos muchísimos casos de como los representantes del pueblo por ese partido, se han beneficiado de forma personal y muy ricamente, incluso haciendo llegar estos beneficios a familiares cercanos y amigos. Es una pena que esta gente, que tanto bien podría hacer por el pueblo, una vez llegado al poder, solo lo utilicen en su propio beneficio, aunque, tiene una muy fácil explicación. Si mejoraran la situación de los más indefensos, se quedarían sin argumentos a la hora de engañar al pueblo, a los más débiles, a los abusados, a la gente con menos capacidad para poder defenderse, y con ello se acabaría su buen comer, y su buen beber.

[Ofertas de empleo y prácticas para estudiantes de Bosch en España]

Independientemente de su negocio particular, desde que estos señores, llegaron a la política, hemos visto como los grandes poderes, lejos de aflojar la presión contra los más indefensos, han seguido aumentándola de forma importante. No debemos de olvidar que los políticos españoles son auténticas marionetas de estos poderes y que están ahí simplemente, para guardar las formas y las apariencias, y para qué aquellos, los poderosos, sigan abusando del pueblo.

Estos señores llegaron tras el 15-M, con un discurso que, en aquellos momentos, defendía por encima de todo la justicia. Mucha de esa que había estados siempre en la izquierda, con esas demandas del todo irracionales y que solo buscaban “quítate tú, para ponerme yo” en cierta manera se vieron desplazados. Solo fue, un espejismo. Apenas tocar poder, volvieron al “quítate tú para ponerme yo” y se olvidaron de la defensa del más débil. Eso sí, de leyes de inclusividad, de igualdad, y de todo lo que atentara contra la dignidad humana, ahí sí estaban ellos.

Dicho todo esto, me centraré en el motivo que ha dado lugar a esta reflexión. Por razones que no vienen a cuento, mi banco, ha devuelto dos meses seguidos, un recibo de cuarenta euros más o menos, un total, de unos ochenta, de los servicios financieros de una multinacional de la que omitiré el nombre -al no poder contactar con el abogado que me asesora- créanme si les digo que no he tenido culpa alguna.  Hoy me han llamado por teléfono y me dicen que para regularizar el estado de mis pagos, tengo que abonar por esos ochenta euros, un total de ciento cincuenta y seis, si, tal como leen, casi el doble de la cantidad inicial  por unos días de retraso en el pago. En concepto de devolución de recibos, intereses etc. etc. No estoy muy puesto en calcular intereses, pero más o menos el interés bruto anual, estaría por encima del mil por ciento.

De toda la vida de Dios ha habido abusadores, timadores, ladrones, canallas de todo tipo, gente que han presumido de defender a los más pobres y que con sus hechos, lo han traicionado, condenándolos a una mayor pobreza. Pero lo que nunca antes, habíamos tenido, es el nivel de riqueza que hoy tienen los que dicen defender al pueblo, un nivel casi por encima de lo que siempre hemos entendido como alta burguesía, cuando menos. Estos, son los mismos que permiten estas tropelías contra el ciudadano de a pié.

Nunca los bancos y los servicios financieros han abusado tanto de los pobres y los indefensos como lo hacen hoy, nunca han abusado tanto de los clientes, nunca han desahuciado por impago de las viviendas como lo hacen hoy, nunca le han cortado el crédito de forma tan repentina a las pequeñas empresas como lo hacen hoy.

Tendríamos que retrotraernos muchos años atrás, para llegar a un momento en el que al ciudadano medio le fuera tan difícil simplemente sobrevivir. No es de extrañar que las familias no quieran tener hijos, no es de extrañar que el nivel de suicidios alcance unos parámetros como nunca antes lo había hecho, y no es de extrañar que el porcentaje de gente, por debajo del nivel de pobreza, este a unos niveles como desde hace muchos años no se había conocido en España.

Este es el resultado de tener a gente que se dice muy de izquierdas, rancios comunistas de los de toda la vida en el gobierno. Pero como he dicho antes, la mejora del pueblo, conllevaría la desaparición de sus mantras y con ello, su bien comer y su buen beber. Son vagos y sobre todo, envidiosos, pero de tontos, no tienen un pelo.

También te puede interesar...


Artículo anterior¡Habla, pueblo, habla!
Artículo siguienteDos kamikazes con conductas inquietantes
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

2 Comentarios

  1. Si durante más de 40 años de supuesta democracia, con todos los vaivenes políticos, económicos y sociales y como muestra que apunta, del 15 M y toda la extendida corrupción, engaño y manipulación que deviene de esos salvadores de la Patria, aún no hemos aprendido la lección, la culpa no será de ellos, será de los ciudadanos que lo admiten, consienten y con sus votos, reafirman.
    No se puede estar quejándose constantemente de algo con lo que no se está de acuerdo y sin embargo, conscientemente, apoyarlo. Hay que ser consecuentes y si de una forma no funciona y cree que así es, habrá que buscar otra, porque resolver el problema , siendo parte de él, nunca cambiará nada.

  2. Los problemas son varios.
    Uno. Que no son exactamente de izquierdas. La llamada izquierda se nutre de una figura nueva en la historia, extremadamente tóxica, dañina y destructiva, conocida como pijoprogre. En torno a ellos se condensan capas de la sociedad a los que gustan de llamar desfavorecidos o “en riesgo de exclusión social”*, o los que votan por inercia y forofismo, movidos cada uno por su ánimo particular en el que lo social en el sentido de estructura próspera y justa ocupa el último lugar.

    A grandes rasgos, el pijoprogre es un ente vacío, un autómata adoctrinado sobre el que podría escribir -sólo cosas malas- durante horas. Y la mayoría de la gente que los vota lo hacen pensando en sus propias papilas gustativas y su propio culo, poco más.

    Todo ello sigue la inercia de los métodos establecidos hace décadas sobre infiltración, manipulación lingüística, amaño electoral… La llamada izquierda actual es poco más que una secta y un ente que ha tomado vida propia.

    El último intento de izquierda racional y constructiva fue UPyD, pero unos medios de comunicación totalmente en manos del psoe (dada su estrategia de infiltración y colonización) se encargaron de reducirlos a polvo. Bueno, ahora también hay otro que se llama dCIDE, pero ni se los nombra.

    Y no creo que sean especialmente listos. Son astutos. Sólo usan la inteligencia para el mal y el engaño. Si el resto de la gente inmune a las técnicas de esa secta subiese su autoestima y su ánimo las cosas empezarían a cambiar, puesto que la inteligencia está más bien en otros lados.

    * Esta frase refleja como pocas la gran estafa lingüística de la secta mafiosa “izquierdista”.

Comments are closed.