padres

El amor de Padres para con sus hijos es una ley de la naturaleza, un instinto que nos viene dado en el ADN. En definitiva, por la propia naturaleza. Un instinto con el que, al parecer la racionalidad, cada vez más acentuada en el ser humano, está acabando, por actuar en sentido contario. En los animales este instinto lo siguen respetando a rajatablas, y especialmente las madres, que se juegan la vida en defensa de sus cachorros. El actual régimen que estamos padeciendo, parece que desde su inicio ha ido involucionando en cuanto al amor y en cuanto a la protección que los padres desde siempre, mostraron con sus hijos. Hoy y con esto de la pandemia estamos viendo las barbaridades que el colectivo sanitario, y en defensa del negocio de la farma-industria, está haciendo con nuestros pequeños y sin que sus padres, hagan nada para defenderlos.

[Mahou San Miguel busca cubrir cerca de una treintena de vacantes en varios puntos de España]

Estamos ya cansados de reflejar, de decir, de publicar, que los jóvenes de hoy, y según nos cuentan, y publican, y dicen, son  los mejor formados de la historia española. Sin embargo, y por lo general, una vez terminada sus licenciaturas, si quieren ejercer de lo que han estudiado y para lo que se han preparado, se ven obligados en su gran mayoría, a emigrar al extranjero para encontrar un puesto de trabajo. Algunos, los menos, tienen la opción de esperar que cualquier ayuntamiento cercano o que cualquier ente político, le ofrezca un trabajo de esos de tres o seis meses. Entre estos, hay que exceptuar, naturalmente, los que a dedo –Hijos de, hermanos-as de, novios-as de etc-  que serán colocados en los colectivos aventajados que viven de la sangre del pueblo.

En paralelo y en base a esta situación, nunca se había dado, porcentajes tan elevados,  de suicidio entre la juventud como hoy, y  que además, sigue creciendo de forma alarmante. Pero curiosamente, los padres no se replantean  esta situación, aún menos en pedir responsabilidades a los que nos gobiernan, aún menos, ejercer la más mínima actuación. Parece, que no le afecta nada, parece que los hijos fueran de otro.

Hoy, cuando llegué al establecimiento, donde me tomo el primer café de la mañana, estaba puesta la televisión. La emisora, una de las que ejerce un adoctrinamiento, de lo más rabioso, y en favor, del negocio de sus patrocinadores. Siempre en sentido contrario a la justicia social por supuesto y al bienestar de la sociedad. Ponían imágenes, de lo mas grafico  -por mi lejanía, no oía lo que se decía-  se veían cómo los sanitarios, introducían los clásicos bastoncillos a niños muy pequeños  en la nariz. Imagino para recoger la sustancia que a posteriori,  se analiza para ver si tienen el dichoso virus, este que esta tan de moda y que tan buenos dividendos, está dando. Hasta aquí, todo normal.

El problema es, la mala idea, la mala leche, con la que actuaban los citados profesionales, casi parecía que querían sacar el bastoncillo por detrás de la cabeza -pusieron muchas imágenes y parecían todas escogidas para ver que sanitario, era el más cafre. Es el calificativo más suave que merecen, individuos como esos, al actuar así con niños indefensos, inocentes de cuatro, cinco o seis añitos. Actuaban menos con cariño y dada la edad de los pequeños, de cualquier manera. Tras ver esas imágenes, lo mínimo que se le ocurriría a una persona con la más mínima humanidad, es coger una estaca y partírsela en la cabeza a los mencionados cafres.

Pero ahora, la reflexión final; Dónde está el amor que siempre han tenido los padres para con sus hijos. Como pueden permitir esas barbaridades contra sus hijos. A pesar de todo, lo del palito, no es lo peor. Están cediendo a sus hijos, para un experimento de un nuevo producto, con la excusa de un virus, del que saben de antemano, que tiene una afección en pequeños, del 0,0000000000000000000000000000000000000000000000000000001, más o menos.

Queda claro, que los malos-malísimos, están haciendo muy bien su trabajo. Cuando se pierda en esta sociedad el Amor de Madre, la humanidad, ya estará lista para la extinción, y ya estamos muy, pero que muy cerca.

También te puede interesar...


Artículo anteriorNo se van a poder creer lo de César Carballo, lo de este tipo no es normal
Artículo siguienteLa clave del éxito
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

2 Comentarios

  1. Pues sí, los malos-malísimos están haciendo muy bien su trabajo y los padres no solo en total dejación de funciones sino que además ayudando a este infanticidio. Ya lo de los 100.000 abortos anuales en España desde hace ya demasiados años debería hacer mucho reflexionar a la sociedad del entonces (tal como se venían produciendo en la clínica-matadero del criminal Mourín –donde escondía un vasto archivo con notas el demente de Mena. ¡Qué mejor sitio para esconder notas de asesinatos que en un matadero legal de niños no nacidos!-) debería hacer mucho reflexionar a la sociedad de aquel entonces. Este crimen hacia los menores indefensos empezó a inocularse mentalmente a esta sociedad anestesiada en forma de derecho y de liberación. Se pasó lentamente de racionalidad a irracionalidad y de amor, educación y protección a tus hijos a dejación total a expertos desconocidos, corrupción y desamparo. Hemos apostado –conscientemente o no- por la muerte.

  2. Lo que dice Faustino. es así y se queda corto. Una niña de mi familia de cuatro años que va al Liceo Italiano , el otro día decía que iba a rezar porque un compañero suyo no llevara más la mascarilla, te emociona y te hunde, pero lo peor es que el compañero de la niña no le pone la mascarilla el Liceo , y no es por defender a, los profesores no, muchas veces han sido cómplices de esta aberración infantil , pero en este caso son sus padres que no se la quieren quitar ¡ no hay palabras no existen ¡ , y tampoco pensar que es un problema de ignorancia no lo creo. Todos de una forma u otra hemos mamado de la teta de estos asesinos que llevan años haciéndote ver que lo del aborto es un logro social, y que los niños son propiedad suya, y lo vemos claro En valencia y otras comunidades vemos como se embolsan 69.000 euros por cada niño que se llevan los trabajadores sociales del entorno familiar para que las Comunidades los abandonen y sean víctimas en redes de prostitución y pederastia. amen de darle cada mes 4000 euros más esto salió en la TV el Toro. Que podemos esperar ya de esta gentuza y de nuestro abandono, de los mayores en manos de esta panda de criminales, y a los niños que los llevamos de la mano al matadero. No solo el NOM tiene la culpa una parte de la MAL LLAMADA HUMANIDAD colabora con ellos tristemente.

Comments are closed.