No podemos entender cómo puede ser posible que haya gente a estas alturas de la película, todavía, siga cayendo en las trampas que les ponen desde el gobierno central y los autonómicos. No podemos entender que después de todas las ilegalidades que han cometido, sientan que están obligados a pedir pasaporte alguno a sus clientes ya que es completamente ilegal.

Pero todavía hay gente valiente que conoce sus derechos, sus obligaciones y lo que puede y no puede hacer. Y entre esa gente valiente, que tanto escasea, nos volvemos a encontrar de nuevo con el propietario de la brasería Los Olivos de Malgrat de Mar, Manolo Fernández, conocido como ‘El hostelero insumiso’.

Fernández se ha negado a pedir el pasaporte a sus clientes porque, tal y como ha declarado en ‘Girona Noticies’, “no estoy legitimado como agente del orden público para pedir el pasaporte Covid a nadie”. Y todo eso, a pesar de que el pasado sábado tuvo la “visita” de un operativo de los Mozos de Escuadra que pretendían levantar un acta para controlar el uso de las mascarillas y del pasaporte Covid en el establecimiento.

Pero Manolo también volvió a plantar cara a los agentes: “No pudieron levantar el acta porque ejercí mi derecho. Con mi dedo acusador los acusé por incitarme a un delito como es el de pedir el pasaporte Covid: yo no estoy legitimado como agente del orden público para pedir documentación a nadie, esto está penado”.

Todo esto impidió que los agentes desplazados a su local pudieran multarle, “no pueden, es ilegal”, declaraba Manolo. Y añadía que “ejerciendo mis derechos no lo voy a hacer, ni lo hago ni tampoco lo haré”. Que los muchos vendidos cobardes que hay aprendan de este hombre.

 

7 Comentarios

  1. Hola soy el hostelero Insumiso si queréis entrevistarme, para aclarar dudas que tengáis en mis reivindicaciones contactar conmigo.

  2. Mi más enorme enhorabuena, eres un campeón y además de mi tierra, con mucha gente como tu esta Plandemia se hubiera acabado, hay que meter en la cárcel a estos políticos corruptos que sólo saben esquilmarnos a todos los empresarios. Mi mujer también tiene un restaurante y la criatura esta agotada, pero seguimos en la lucha. Tu eres un ejemplo para todos, un fuerte abrazo.

  3. Con dos cojones y asistiéndole la razón,si señor. Lástima no se le sumen al menos cuatro docenas de èsos miles de cobardes que esperan la subvención o tienen sus locales ILEGALES y por eso se pliegan como putas a lo que les ordene el DELINCUENTE DE TURNO,sea politico o del cuerpo policial.

Comments are closed.