Eterna

Compartimos un nuevo poema de nuestro colaborador habitual Gabriel Muñoz Cascos, un poema que ha titulado “Eterna Navidad”, y que dice así…

[Un Presentador De TV3 Prohíbe A Una Niña Que Use El Español]

Ya se ha acabado diciembre,

el mes más acogedor,

con un día veinticuatro

que es dulce y evocador

Porque ese día celebramos,

con júbilo y emoción,

el hecho más trascendente

vivido tras la Creación.

Nada más y nada menos,

que Jesús, el Redentor,

hace más de dos mil años

de una Virgen nos nació.

Lo hizo en Belén de Judá,

unas pajas por colchón,

y el más humilde aposento

para el Rey de la Creación.

Él vino para ayudarnos,

a lograr la salvación,

y a mostrarnos el camino

para alcanzar el perdón.

Y nos regaló a Su Madre,

predestinada por Dios,

a ampararnos desde el Cielo

tras su Gloriosa Asunción.

Él se quedó entre nosotros,

Cuerpo, Alma y Corazón,

en la Santa Eucaristía

la Gran Fuente del Amor.

Es confortante saber,

cómo el infinito Amor,

que nos tiene el Rey de Reyes

le llevó a la Redención.

Celebremos Su venida,

y abramos el corazón,

para cobijar al Niño

que nos brinda Paz y Amor.

Y oremos para que el mundo,

encuentre su salvación,

en perenne Navidad

con Jesús hijo de Dios.

2 Comentarios

  1. Efectivamente Larga Noche la de La Navidad.

    Ni Los Apóstoles ni sus discípulos la celebraban, ni el 1 de Enero ni 6 de Enero, entre otras causas porque no se celebraban cumpleaños en aquella cultura y además nació entre finales de Septiembre principio de Octubre.
    Saludos y nada nada a perpetuar el mito.

  2. Con todo, siempre hay que ir a la fuente que no es otra que la Palabra de Dios, profetizada en el Antiguo Testamento y constatada en el Nuevo Testamento. Si, celebramos el nacimiento del Hijo que nos fue dado, nino que nos es nacido (Is. 9:6). El eterno Hijo de Dios vino a redimirnos, esto es vino a pagar el precio de nuestro pecado en la Cruz del Calvario, y su sangre derramada nos limpia de todo pecado, Pero eso si, solo si creemos en El. “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Jn. 3:16

Comments are closed.