malditos

Estamos en una encrucijada de caminos tan grande que, a pesar de todo conocimiento, si es que lo tenemos o, si aún nos queda algo de raciocinio, el tiempo se nos pasa y puede llegar, si no ha llegado ya. ¿O es que no hay virólogos e investigadores en todo lo relacionado con esta pandemia? No encuentro palabras para diagnosticar y fijar   estudios para encontrar la causa de estos virus que, como siempre he dicho, traídas estas toxinas de China, a todo esto, me pregunto ¿ha sido manoseado en un laboratorio experimental? ¿O ha sido casual? ¿O una mente enloquecida, asesina y destructora la ha fabricado para fines logísticos empresariales para distribuirlos por la urbe mundial?

[CÓMO optar a un empleo o ser franquiciado de Naturhouse]

En aquellos primeros meses de la pandemia, en la azotea, me estaba acordando de mis amigos que, aunque desconocidos, amigos de colegio, de estudios, de mili y de otras muchas vicisitudes, incluso de trabajo, donde me constaba que había  varios en hospitales, viendo como enfermos del mismo hospital van saliendo en cajas  mortuorias camino de… no se saben que camino tomaron, muchos de los fallecidos por esta pandemia maldita, traicionara que  con voraces virus han mermado sus vidas hasta llevarlos a la muerte.

Por el atardecer del día, la llovizna y el cielo con su manto gris, veía los pájaros revestidos con alas de color negro, presenciando la muerte de mis amigos y compañeros y como no de desconocidos que, aunque fuesen anónimos a mí me dan una pena que como se dice en la poesía del Piyayo de José Carlos de Luna: A chufla lo toma la gente, y a mí me da pena y me causa un respeto imponente.

Ha llegado a mis oídos una lectura del insigne profesor japonés de fisiología y medicina Tasuku Hongo, premio nobel de medicina. Tasuku Honjo es un inmunólogo japonés, conocido por haber identificado y de haber trabajo cuatro años en en el laboratorio de Wuhan. Una voz llena de sabiduría en este campo. donde dice que, estos virus no han sido de forma natural. Estos comentarios y otros más graves y difíciles de entender, me ha dejado atónito, absorto en mis pensamientos.  No creo que, al parecer y por los comentarios que hay sobre estos virus y supuestamente sean verdad o mentira, me deja preocupado de saber que nunca podremos saber la verdad y el motivo de esta pandemia que como siempre que he escrito algo sobre este asunto, la oscuridad se ceba con el Covid, mejor dicho, con el mundo entero. Con esto del Covid, pasará lo mismo que con los ERE, la desaparición de la joven Marta del Castillo, la matanza terrorista y criminal del 11 M. ¡Qué Dios reparta suerte!

4 Comentarios

  1. No he de ser yo quién ponga en duda la existencia del mencionado virus. Tampoco he de ser yo quién reconduzca su percepción de lo que ha ocurrido y ocurre, con lo que nos han vendido, pero vamos a ver un hecho que parece que a todos se les pasa por alto y no es otro que, si dan por verosímil que este virus se creó en un laboratorio, alguien tendría que haberlo dirigido, financiado y puesto en circulación y ese “alguien”, sabría las consecuencias que podría acarrear tal ignominia, siendo extraño que él o ellos, se expusieran a verse afectados. Cuando se filtran datos del registro de patentes, en los que aparece el sars cov 2 , con su referencia y quién o quienes lo patentaron, se da por hecho que existe, nadie tiene por qué dudarlo, otro tema es que a partir de ahí, provoque la enfermedad de marras. Dese cuenta que, esta gente lleva siglos planeando esta situación y las venideras y no dan puntada sin hilo. Ocurre lo mismo con el “doctor” Fauci, Menguele para los amigos, reconociendo que no fue natural, sino de laboratorio. Existen más ejemplos de manifestaciones por parte de influyentes doctos, dando por hecho esa “supuesta” existencia.
    No se cómo a estas alturas de la película, aún se mantienen dudas de cómo transcurrieron los hechos. Cómo aprovechan lo obvio y las enfermedades comunes, para revestirlos de un peligro inminente y destructivo. Se va viendo poco a poco, cómo se les acaban los argumentos pero aún así, se sigue debatiendo su existencia, del motivo real de las muertes, de la terrorífica praxis de médicos y sanitarios y el engorde en las arcas de los hospitales, de los medios de desinformación y de un largo etc. Qué demuestren su existencia y entonces algo podría tener sentido, mientras tanto , el único sentido que se le puede encontrar a ésto, no es otro que, sometimiento para la destrucción de una sociedad ignorante y cobarde.

  2. Los “eminentes” virólogos acaban llegando a la conclusión de que es un “virus de laboratorio” porque nada les cuadra, y como son incapaces de salir de su campo de la virología, la única conclusión lógica a la que logran llegar es a que es un engendro de laboratorio que rompe sus esquemas. Eso, o son figurantes de guion como la supuesta científica china peliculera “fugada” que sacaron para revestir de intriga y gravedad la “fuga” del virus. Esa pésima actriz.

    El hecho es que “la teoría ambiental de la Covid-19” (leer con voz de Ricardo) sí explicaría ese descuadre. ¿Sí o no? Yo no digo que sea indiscutible, pero que explica que se produzca una enfermedad (y yo añado de mi cosecha: NO contagiosa) sin necesidad de encontrar el “extraño virus” suelto que la produce, eso es un hecho. Otra cosa es que se puedan encontrar más explicaciones distintas.

    Un virus suelto y supermutante sería imposible de controlar por los obsesos del control, si hubiese sido deliberado. Y si hubiese sido un escape “accidental” no coincidiría con que lo tenían todo preparado a punto de caramelo (evento 201, patentes, tests, “vacuna” en la rampa de salida…) Una liberación de tóxicos y una distribución concreta de antenas no serían nada incontrolables. En las zonas donde viven los ultramegatope ricos no ponen 5G.

  3. En el video, que se puede ver a continuación, Jesse Watters de Fox News habla sobre el origen de Omicron y cómo podría haber salido. Al igual que el laboratorio de Wuhan, parece que los científicos estaban experimentando con ratones y COVID-19, tratando de adelantarse al virus cuando supuestamente se filtró. Al igual que la historia del origen, la única diferencia entre los dos es el hecho de que Omicron participó en Sudáfrica, mientras que se considera que COVID-19 se originó en China. Y Watters incluso insinúa el hecho de que la investigación que tuvo lugar en Sudáfrica también fue una ganancia de función.

    Otra teoría novedosa,afirma que el omicrom muy contagioso pero ‘0’ mortal,fue hecho por científicos sombreros blancos,para terminar con la plandemia y salvar a los niños de la vacunación por qué esta variante no mata y no necesita vacunas.

    Un miembro de la familia supuestamente recibió Omicron (prueba positiva)
    Así fue: Ayer se enfermó un poco. Anoche tuvo fiebre. Esta mañana había terminado, pero se hizo una prueba y dio positivo. Por lo que vale. Creo que todo es una litera y es solo la gripe y el resfriado, pero si eso realmente fue Omicron, así es como va. Claudia lo felicitó por “conseguir el verdadero vax”. Él dijo: “No, no quiero que me cambien el ADN”. Claudia luego hizo una larga charla sobre cómo se elaboró Omicron en Sudáfrica con el único propósito de cerrar la trama del NwO (NOM) con un vax extensible aéreo. Esa es la historia más plausible para Omicron en este momento.

  4. A mi me sucedió como a otras muchas personas “elegidas”, desde la primera imagen de Wuhan todas las posibilidades se convirtieron en hipótesis.

    La manera de actuar de los gobiernos irían contestando, descartando y confirmando las hipótesis planteadas.

    Desconozco el motivo por el que desde aquella primera imagen me vino a la cabeza algo que el director de cine Luis Buñuel hacía con las películas.
    Según cuentan tenía la costumbre de quedarse en la cama leyendo mientras sus amigos se iban al cine, a su regreso les pedía que le contaran el inicio de la película y Buñuel desde la cama relataba el resto.

    Con las primeras.imagenes de Wuhan una mente ágil o cualquier servicio de inteligencia debió plantearse las siguientes preguntas.

    ¿Es un virus natural?
    ¿Es un virus artificial?
    ¿Se propaga de forma natural?
    ¿Se propaga de forma accidental?
    ¿Se propaga de forma intencionada?
    ¿Cuál es su letalidad y características?

    La respuestas correctas y la interrelación de la mismas nos conducirían con exactitud a la verdad.
    El problema es que nada de esto se ha producido desde ningún gobierno, muy al contrario todos los gobiernos se han dedicado a asustar, confundir, enturbiar, engañar, reprimir, amenazar, chantajear y enfrentar a los ciudadanos.
    Así no se tratan las epidemias, eso es algo que las epidemias llevan puesto sin necesidad que el estado incentive el pánico.

    Las preguntas entonces deben ser otras puesto que las anteriores han sido contestadas por la propia inacción y desafección de los gobiernos.

    Qué un gobierno se confunda en el tratamiento de una epidemia es algo normal, ha sucedido muchas veces, que todos los gobiernos del mundo traten de la misma manera errónea una epidemia nos permite como a Buñuel conocer la película completa desde la primera imagen de Wuhan.

    Yo no voy a presumir, pero conozco la película completa. Por eso ni he comprado o puesto mascarilla más de tres horas en dos años, , ni me he hecho ningún test, ni por supuesto, me he vacunado o aspiro a tener un pasaporte para tomarme un vino, relacionarme con amigos o familiares, bañarme en el mar o viajar donde me plazca.

    Cualquier epidemia y más una pseudo pandemia cómo ésta es algo tan fascinante como la propia vida, que nadie me diga que en dos años no ha aprendido y/o confirmado más cosas del ser humano y las sociedades que en toda su existencia. Es cierto que la persona que no se hubiera hecho millones de preguntas antes de este macabro, disparatado y consensuado espectáculo no habrá podido contestarlas y estará profundamente confundido, equivocado, sumiso o interesado gilipollas como los “periodistas” oficiales.

    Las variables en una pandemia son tan numerosas como en la propia vida. El tiempo y el espacio se achican y nos muestran en un pequeño formato con total nitidez todas las posibilidades humanas, aprovechemos lo que está pasando, quítate cualquier miedo e imagina esta película como Luis Buñuel, leyendo un libro recostado en la cama y todas tus preguntas serán contestadas sin error posible. Además, el guíon es pésimo y los actores desastrosos. No te pierdes nada por no ir a ver “Coronaviris ataca de nuevo”

Comments are closed.