Viene muy bien, con todo lo que está pasando, echarse unas risas de vez en cuando porque, de lo contrario, acabaríamos todos completamente desquiciados. Y hemos visto en redes sociales un vídeo grabado en Italia con el que nos hemos reído un rato.

Resulta que el empleado de una autopista se encerró en su cabina y se negaba a abrirla porque un conductor iba sin mascarilla. El conductor, lejos de enfadarse, se partía de risa mientras pedía al empleado que, por favor, le abriera para pagar. Le insistí en pagar y el empleado llegó incluso a decirle que diera marcha atrás porque ni le iba a cobrar, ni le iba a abrir la barrera a pesar de su insistencia.

Finalmente y tronchándose de risa, el conductor decide ponerse la mascarilla y el empleado abre la ventanilla. Pero fíjense como le toca las manos al empleado cuando le entrega el ticket y el dinero sin poder parar de reírse. Hay mucha gente completamente desquiciada con esto de los contagios que debería reflexionar de vez en cuando para tratar de calmarse.

El ejemplo de este empleado es de los más claros que hemos visto. Un poco más de cordura y sosiego, por favor…

2 Comentarios

  1. A mi no me parece tan graciosa la situacion, en este caso lo idoneo es salir del coche, doblar la barrera, montar en el coche y salir pitando, cualquier posible consecuencia metece la pena

  2. Si es una situación realmente cómica…y que nos ocurre a muchos aunque algunos lo hacen aposta,ya que lo del sentido humor también es subjetivo,el de los primogénitos es distinto.

Comments are closed.