diálogo

Recordarán mis lectores que el pasado 12 de Diciembre dediqué mi artículo a Macarena Olona,decepcionada con Pedro Sánchez, al que había creído cuando presentó su moción contra Mariano Rajoy”, como le dijo ella misma a Ana Samboal en TRECE TV.

[Conoce las oportunidades de empleo internacional de Roche Bobois]

Y a propósito de la que ya se postula como candidata por VOX a la presidencia andaluza en las todavía sin fecha elecciones autonómicas que, en mi opinión, el actual presidente Juanma Moreno ya debería haber convocado, el digital Voz Ibérica publicaba el Día de los Magos de Oriente su particular “regalo”: “Macarena Olona, la hija alicantina de un testaferro de Jordi Pujol, que pretende abanderar el andalucismo y la honradez”.

Como me pareció interesante su contenido, lo compartí con una lista de difusión que tengo en WhatsApp con un numeroso grupo de amigos. Lo hice porque lo vi escrito desde el conocimiento del autor de ese partido que ilusionó cuando apareció en 2014, pocos meses después estalló por culpa de la deslealtad primero y la inacción después, a partes casi iguales –ambas típicas en el Partido Popular, en determinadas ocasiones– y, por último, casi desapareció ese mismo año. Y siguió hundiéndose en una larga travesía del desierto, elección tras elección –nacional o autonómica– en 2015 y 2016, hasta la repesca que el de la citada moción propició tras su llegada en 2018.

Poco después, iniciaba con uno de esos amigos un diálogo que me parece interesante compartir, sin citar obviamente a mi interlocutor, que empezaba así su primer comentario tras la lectura:

Amigo: (Olona) Ha desplazado a Abascal, cómo Ayuso a Casado! Diferencia: Abascal le deja paso!”.

Yo: “No creo que sea así. Abascal le deja paso en Andalucía para quitarse su (una) sombra en Madrid, donde las relaciones no son las que parecen y le está estorbando desde hace algún tiempo, porque es mejor que él, pero no tiene el carisma de Ayuso,  y por eso la aleja, sabe que no aspira a más –ni vale, a mi juicio–  y tal vez ni siquiera a eso”. “Creo que tiene buena cabeza (memoria, debí decir), pero no es política ni carismática como la madrileña”. “El tiempo dirá y no creo que haga mucho en Andalucía, tierra a la que llegó por sorpresa como “cunera” granadina y a la que conoce poco o nada, salvo de visita”.

Amigo: “Abascal y Ortega Smith son limitadísimos. Macarena se los come!”.

Yo:Totalmente de acuerdo. Los conozco bien”.

Amigo:La batalla puede llegar con Rocío Monasterio y su pareja”.

Yo: “Podría ser y la darían si tuvieran algo de seguimiento, pero despiden por su prepotencia –sobre todo él– y no tienen mucho apoyo –creo– de las bases en cuanto los conocen un poco. También los conocí muy bien”.

Amigo: “Lo siento por Moreno. Lo va a pasar mal con Olona de Vicepresidenta”. ”Y lo mismo Mañueco!”.

Yo:” Ya veremos si se da esa circunstancia y no se repite lo de Madrid en los dos sitios y se convierten (VOX) en irrelevantes, como aquí”.

Amigo: “¡Imposible! Casado, al cargarse a Ciudadanos, queda como rehén de Abascal. El 14 de Febrero lo veremos. Y es que el pobre Casado, también es muy limitado”. “¡Pueden saltar chispas! Es el problema de haberse cargado a Ciudadanos. ¡Qué inmenso error!!!”.

Yo: “Puede que haya sido un error cargarse a Ciudadanos, aunque yo creo que se liquidaron solos. Primero por jugar a todo  sin serlo –centroizquierda y socialdemocracia, sí, liberales y centroderecha, no–, y después por no haber aceptado el pacto con Sánchez, que no me gustaba, pero que hubiera sido menos malo que el actual. Para mí, el error de Ciudadanos fue salirse del ámbito catalán –para pescar en río revuelto y sin una ideología definida–, donde podría haber hecho un buen trabajo, en el que iba encaminado. Pero Rivera se creyó mucho más de lo que era realmente”.

Amigo: “Pero el PP podría haber ayudado a su supervivencia y ha hecho lo contrario. ¡¡¡Error histórico!!!”.

Yo: “Y es cierto que Casado tiene sus limitaciones, como todos los que están en política hoy, pero –creo que– es el más honrado de los que ahora están y el único que no necesita la política para vivir”.

Amigo: “Soraya tampoco y le daba cien mil vueltas!”. “Soraya era un bicho politico. Casado, un ingenuo“.

Yo: “Un bicho peligroso (Soraya). Que se lo pregunten al ingenuo Rajoy”.

Amigo: ”En política, o eres un bicho peligroso ó te comen. Lamentablemente es así”.

Yo: “Incluso así, te pueden comer, como le pasó a Soraya en el partido”. “A ver qué pasa en Castilla y León y en las elecciones andaluzas cuando se celebren”. “Ni siquiera en el peor momento de la magnificada “guerra interna” del PP, tan cierta como innecesaria y estúpida, pero ampliada interesadamente por unos y otros, VOX ha conseguido despegar de verdad”.

Amigo: “Y la pareja con Egea, un desastre que es incapaz de solucionar!”.

Yo: “En eso estoy más de acuerdo”. ”Es lo que más daño le puede hacer a Casado si no reacciona a tiempo”.

Amigo: “Poco más de un mes y contemplaremos el desastre de Mañueco, rehén de Vox. Al tiempo”.

Yo: “Ya veremos. Eso decían de Ayuso y se comió a mi amiga ‘Monjasterio’. Aunque es cierto que Mañueco no es Isabel, pero tampoco el castellano leonés es el madrileño, autóctono o importado como nosotros”.

Amigo: “La política en España es un casting. Y Casado es más guapo!”.

Yo: “Pues mejor para él, si sabe utilizarlo –con el voto femenino– como Suárez en su día y González después, Jajaja”.

Y ahí se quedó el intercambio, que dejo para que la opinión del lector.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. No comparto el grueso de su análisis dialogado, al menos en lo que se refiere a las opiniones de los personajes que se citan, aunque en cuanto a las relaciones que hay entre ellos nada puedo aportar. Paso a comentar como potencial votante de Vox, además andaluza.
    – Macarena Olona: NO me gusta. Es cierto que ha tenido muchos momentos “estelares” en el congreso, más destacables por la bajísima talla de los contendientes, claro está…pero está en clara caída y descrédito. No le discuto que tenga fuerza e inteligencia, pero como votante jamás antepondré eso a lo fundamental, que es una suerte de intención y fondo. En eso, está bastante por detrás de Abascal, que puede estar más limitado pero que inspira muchas más confianza. Efectivamente, Olona sería a Vox lo que Ayuso al PP: un submarino peligroso, no para el partido, sino para España.
    Aquí hay que hablar de un asunto fundamental: el tema vacunaceo. Olona, en todas las entrevistas que he podido ver desde que empezó todo el asunto plandemico, se ha mostrado como una firme defensora de la versión oficial, cosa que con la inteligencia y capacidad que demuestra, no se la cree ni ella. Lo peor de todo ha sido la PROMOCIÓN que ha hecho en repetidas ocasiones del experimento, lo cual la convierte a mis ojos (y a los de muchos) en un elemento altamente sospechoso y rechazable.
    Vox, con Macarena en Andalucía, perderá buena parte del votante despierto. Vox, sin Macarena en Andalucía, perderá buena parte del votante dormido.
    Creo que la apuesta en números está clara.

  2. Mucho ajedrez, mientras España se va por el desagüe, se rompe y se impone en ella toda la legislación del nuevo orden mundial. Desaparecen nuestras raíces cristianas y se quita la esperanza de la resurrecion: los suicidios aumentan, la violencia crece, el sentimentalismo bobo y simple crece, la responsabilidad y la seriedad se desvanecen, la estupidez aumenta, la vanalidad crece y los malos ganan. Viva gente cono Franco, Millan Astray, José Antonio, Mola… Como hecho de menos gente así… quedan, pero no están al mando…

  3. Algo tendrá el vino cuando lo bendicen. Quiero decir con ello, que aquellos que vaticinaban que Vox se iría diluyendo, resulta que lo que se diluyen son sus vaticinios. Da igual la limitación, que es mucho decir, que tienen unos y otros políticos, el caso es que unos suben y otros bajan.
    Olona es una buena parlamentaria, como lo eran Rajoy y Soraya, la que, según el articulista, engañaba a Rajoy, pero resulta que éste la prefería a Casado. Tanto Olona como Abascal han tenido buenas intervenciones en el Parlamento, y eso lo ven los ciudadanos, así como las entrevistas televisivas y radiofónicas; han calado en la gente, por eso Vox no solo no baja en las encuestas, si no que sube.
    En cuanto a Casado, estoy de acuerdo con el amigo de D. Antonio, se dedicó más a intentar que desapareciera Ciudadanos, que se bastaba solo para desaparecer, y atacar a Vox, que a desacreditar a Pedro Sánchez, su verdadero contrincante, pues Vox nunca desbancará al PP en la intención de voto. El sumun fue cuando Casado atacó personalmente a Abascal en el Parlamento; muchos votantes del PP lo vieron como una bajeza.
    Que piensen todos que, tanto en Castilla y León como en Andalucía, se necesitarán ambos partidos si quieren gobernar. La incógnita solamente radica en como lo harán; si gobernando juntos o el PP con el apoyo de Vox. Me temo que lo primero, pues el segundo estará cansado de recibir bofetadas a cambio de su apoyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here