Ya saben ustedes que la reciente historia de España está absolutamente manipulada para que, la parte ideológica que nos gobierna desde hace más de 40 años se justifique y la otra parte quede por los suelos. Y todo a base de mentiras y de una manipulación histórica inconcebible cuando es relativamente sencillo conocer la realidad. Imaginen ustedes lo que se puede haber hecho con la historia si nos remontamos siglos atrás.

Y basada en eso, en la mal llamada memoria histórica, el manipulador Pedro Almodóvar ha producido su última película. ‘Madres paralelas’, que así es como se titula esta película, ha cosechado un sonoro fracaso en taquilla ya que ha recaudado 2,5 millones de euros, convirtiéndose en el peor estreno del cineasta desde 1989.

Para justificarse, Almodóvar ha echado balones fuera y ha culpado a los demás porque no le entienden. Y de esta forma, afirmaba en una entrevista publicada por ‘El País’ que “Presentía que mi película no gustaría por hablar de la memoria histórica”. Dense cuenta, él es muy bueno e incapaz de hacer bodrios sectarios e infumables con lo que no es más que un “incomprendido”, a pesar de que la realidad es otra ya que ha sido peloteado y agasajado por toda la clase política desde que realizó su primera política.

Añadía, además, que “No quiero hacerme la víctima, porque cuando hago una película como esta me atengo a las consecuencias. Pero sí he visto una frialdad por parte de nuestros compatriotas, que se debe al hecho de hablar de un asunto muy antipático del cual les gustaría que no se hablara nunca”.

Ante estas absurdas declaraciones, Almodóvar ha sido respondido en las redes sociales con la realidad que explica el fracaso de su película. Por ejemplo, Marcos de Quinto le ha dicho: “Cuando los cineastas se meten a políticos (siempre buscando el favor y los € del poder) corren el riesgo de generar antipatías entre quienes no comulgan con ese poder.
Hay que asumir las propias decisiones -y sus consecuencias-con madurez… no con memez”.

Por otro lado, Hermann Tertsch también respondía a Almodóvar: “Tus compatriotas están muy hartos del veneno que habéis sembrado. Hasta los que te veían antes están muy hartos”.

Y es que esta es la cruda realidad. La industria del cine en España es una industria política, no cultural. Nadie se sale del guión marcado y todos siguen el mismo discurso repetitivo y falso desde hace décadas. Sectarismo e ideología, eso es lo único que nos muestran en sus películas, traten del tema que traten. La cuña ideológica siempre nos la cuelan…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

13 Comentarios

  1. ¡Me alegro enormemente!
    Se lo tiene muy merecido este asqueroso rojo sectario y demagogo.
    Esto de vivir del cuento se le ha acabado a este camándulas.

  2. Se la ha pasado el arroz artístico, si hubiera hecho arte con un estofado a fuego lento es probable que ahora fuera el momento de degustarlo, son los inconvenientes de la comida rápida, se pasa enseguida..

  3. Lo que resulta inconcebible es que, un tío tan inútil y miserable como este, haya sido valorado en algún momento.
    Esta chusma vive del dinero público, mientras crece la pobreza y las colas del hambre.

  4. Por lo menos el hombre dice que “se atiene a las consecuencias” y no anda reclamando compensaciones, que todo podría ser. Todo artista debe asumir el riesgo de que su arte no sea comprendido y debe atenerse a las consecuencias de posicionarse políticamente. Hasta ahí, creo que el propio Almodóvar debería estar de acuerdo.

    Respecto a que el público reaccione con “frialdad” sobre ciertos temas de los cuales “les gustaría que no se hablara nunca”, bueno… Es que el público no tiene por qué estar escuchando siempre las mismas historias. Es como si algún artista de mediados del siglo XX se lamentase de que el público ya no está interesado en oír ni leer cosas sobre las guerras carlistas. Hombre, como interés histórico, vale. Pero tanta matraca siempre con lo mismo, y además siempre de la misma forma, al final cansa, sabe usted. Desde el punto de vista meramente artístico, no existe ni un mínimo interés en una historia cuyo desarrollo es más que predecible porque los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. Y si no es artístico, entonces es otra cosa. Para recibir adoctrinamiento político, la gente ya tiene otros canales.

  5. Se le ha pasado el arroz. Se le rompió el tacón. Se quedó afónico, Le interceptó la madre verdadera, Los amantes ya no vuelan, Carne vegana, KaKa, El secreto desflorado, La ley del más feo, Libertino de prisiones, Julioteta, Pepón, Mamón y Trincón y otros trepas del montón.

    La verdad es que han envejecido muy sus películas.

  6. Dentro de diez años ,sus SINIESTRAS MALIGNAS MANIPULADORAS Y ALIENADAS “películas” no las verá NI LOS DE SU SECTA de tarados.

  7. ¿Recibió alguna subvención para realizar este fracaso?
    Que lo devuelva.

    La gente, más que harta, está abuuuurrrrrrriiiida de estos monotemáticos obsesivos y liantes aferrados a un pasado fantasioso.

  8. A mi me gustaba el primer Almodovar por ser muy barriobajero, luego cuando se las fue dando de culto y chic pues como que no me gusto na de na

  9. A ver, hay que empezar a hablar con franqueza y propiedad. Este tipo triunfó por lo que triunfó, nunca por su “arte”. Explotar condiciones personales para abrirte puertas pues como que ensombrece tu “arte” si es que alguna vez lo tuviste.

    Pedro Almodóvar es aquello de: estar en el sitio exacto en el momento preciso. La sociedad de los ochenta estaba (estábamos) ávidos de irreverencia y trasgresión y el tipo era parte de ese momento. La gente salió del armario no solo con alegría sino con prepotencia, ahí estuvo él para vender su producto.

    Se hizo su hueco por ser homo redomado y ostentoso además, cosa que parecía no solo deseable sino necesario e imprescindible, ahí ya tenía a sus pies homos y heteros pero sobretodo a un snobismo en ocasiones muy ridículo.

    Sus películas surrealistas y gamberras estuvieron su gracia en ese su momento propicio (aunque a mí nunca me convenció y por supuesto nunca lo consideré un genio. Es la verdad, no estoy sumándome a hacer leña del árbol caído. Nunca entendí su Óscar y es más, me demostró la decadencia galopante hacia la que nos dirigíamos), luego de eso ya se lo creyó (perdida del contacto con la realidad por alimentar en demasía el propio ego) y con mucha subvención y público endiosado progre, lo demás es historia.

    No acaban de entender el mecanismo del universo, por eso no entienden que nada dura eternamente y que cuando más alto se suba, más dura será la caída. Si a ese le añadimos que subiste sobre una torre mal construida y peor cimentada, podrás justificarte a ti mismo, o reconocer la realidad, pero en cualquier caso lo que mal empieza mal acaba y la verdad te pondrá en tu sitio.

    Se lo tiene merecido por despreciar los sentimientos de tantos. Empiezan a caer las fichas y ya es imparable la inercia. Espero vivir para ver cómo se les da la vuelta todo.

    Buenos días conspiranoicos.

  10. Para nuestros progres, la cima del séptimo arte en “este país” es la meada de Alaska sobre Carmen Maura (creo) que filmó este ser despreciable.

    Lo cual califica tanto a esta inmundicia manchega (en femenino) como a nuestros progres

Comments are closed.