ovejas

Mientras los robos, altercados, navajazos y trapicheos varios se suceden en las calles, con total impunidad, la policía se ocupa en los nuevos quehaceres covidianos, como es irrumpir en las discotecas nocturnas, convertidas en cotos de caza, armados hasta los dientes, como para detener a terroristas. Sea en el papel de perros o en el de cazadores, lo cierto es que estos agentes antidisturbios, pagados por la sociedad, aceptan sin rechistar la representación de la performance, para ilustrar los telediarios y las tertulias de loros sabelotodo cómplices del fraude. Se necesitan escenas impactantes para seguir alimentando el monstruo pandémico y que la historia para no dormir no decaiga. Hay que incrementar el acoso y seguir mostrando que estamos ante un gran peligro causado por un virus misterioso que, a pesar de no haber sido aislado, purificado y secuenciado, muta continuamente dando lugar a variantes exóticas cada vez más mediáticas. Un virus caprichoso y errático que actúa por horas, por días, por zonas y por ambientes. Primero atacó sin piedad a los viejos –hagámonos los tontos y obviemos las sedaciones masivas por el vergonzoso “triaje de guerra”. Es como si el virus y su pléyade de variantes actuase estratégicamente como hacen las bandas criminales humanas. Ahora, les toca el turno a los niños. Han conseguido meterlos en el carrusel de las dosis de por vida. Aparte de la cantaleta de los contagios, arguyen su derecho a tener el pasaporte covid. El mismo patrón argumentario del falso filántropo Bill Gates cuando anunció la vacuna de puntos cuánticos o chips “para que los desheredados del mundo, que ni siquiera tienen registro de nacimiento, puedan estar censados”. ¡Menudo favor! ¿No se preguntan por qué todo esto? ¿No les parece extraño? ¿Suelen preguntarse o cuestionarse algo cuando visionan o leen las noticias? ¿Han pensado que podría tratarse de un montaje? Dejo estas preguntas para la reflexión.

Imágenes impactantes y reales –sin ensayo ni teatro— son las que se ocultan sistemáticamente, mostrando a personas que caen al suelo tras recibir la vacuna, o afectados por las secuelas irreversibles, como infartos, trombos, mielitis, neumonías, daños neurológicos y muertes, aparte de otros efectos menos graves, como dolores de cabeza, cansancio y malestar general, en definitiva, pérdida de la calidad de vida. Todo esto se oculta, gracias a quienes dirigen la representación y a todos sus eslabones. Hemos hablado en otras ocasiones de terrorismo informativo, refiriéndonos a los medios de comunicación oficialistas, pero ya va siendo hora de dar un paso más y hablar de terrorismo médico. No entra en este apartado la clase médica al completo; tampoco los equivocados, que no saben de qué va esto y actúan de buena fe; pero sí los que son conscientes del engaño y callan por sus particulares conflictos de intereses, del tipo que sea. ¡Cómo es posible que un profesional obligado por el Juramento Hipocrático a obrar con rectitud se erija en servidor de los intereses políticos y económicos, en detrimento de la salud de los ciudadanos, que prometen defender por encima de todo! Los vemos a todas horas mintiendo, infundiendo miedo sobre estadísticas, contagios, ingresados, ucis y muertes. Quieren obsesionarnos, desquiciarnos, robarnos no solo la libertad, sino la esperanza; que soñemos con el virus y la muerte, y que eso sea nuestro primer pensamiento al despertar por la mañana.

El grado de surrealismo al que están llegando haría babear al guionista de Groucho Max. Según una noticia de ayer, un grupo de sanitarios se fue de cena; eso sí, ataviados con todos los accesorios pandémicos: todos vacunados, con el pasaporte covid, el test negativo, con su mascarilla, más su dosis de miedo omicroniano. A las pocas horas, la variante se carcajea y da un montón de positivos, obligados ahora a guardar cuarentena. Los maestros Ciruela enseguida improvisaron todo tipo de explicaciones. ¡El colmo del absurdo! Pero nada es al azar. Son estrategias de control, a través de la confusión y la disociación, como ocurre con la información de doble vínculo. Ante esto, caben dos reacciones, dependiendo de la fase de saturación: 1) un despertar repentino por el procesamiento de la información en la esfera cognitiva consciente, y 2) un “cortocircuito” en el hipocampo que provoca la rendición total del sujeto. La claudicación se ve reforzada por las frases intencionadas de los “maestritos” de turno con las que torturan a la audiencia: “no hemos aprendido y ha vuelto a pasar”. Una clara manifestación de la culpa, que se sustancia en un “me rindo”, “no entiendo nada” o “cada vez entiendo menos”. Es el equivalente a reconocer que “ellos saben lo que hacen” y “solo queda obedecer». Así es como los ciudadanos se convierten en piltrafas andantes, zombis, marionetas autómatas sin capacidad de pensar, deducir y discernir. Han entregado sus mentes hasta un punto de difícil retorno. Cuando las personas caen en este estado, no es fácil ayudarlas a salir del pozo y a recuperar su autoestima y posición de equilibrio.

Quienes sabiendo la verdad –y hacemos hincapié en los médicos, como guardianes sagrados de la salud— deciden continuar con el engaño, están sirviendo a enemigos de la humanidad, que representan o forman parte de los grandes grupos de poder del mundo, auténticos dueños de vidas y haciendas. Grupos económicos y mediáticos, agencias de noticias, holdings, transnacionales, farmacéuticas, agroquímicos, todos ellos interconectados con grupos terroristas, sectas destructivas y el crimen organizado con sus canales de pederastia, pornografía, tráfico de drogas, de obras de arte, de órganos, de personas y sicariato privado y de Estado. La cúpula de toda esta “cosa extraña”, que nunca se había hecho visible con tanto desafío es realmente siniestra.

Afortunadamente, cada vez es mayor el número de sanitarios que se posicionan a favor de la verdad. Pero están vetados. Solo se da voz a los que alimentan el miedo y aconsejan la vacuna –primera, segunda, tercera, cuarta dosis, y así ad infinitum—, a pesar de no inmunizar y de sus muchos efectos adversos; además de agitar el odio contra los no vacunados, que es el tema de moda.

Esto no quiere decir que no haya esperanza para la humanidad y que los “amos del mundo” vayan a tener éxito en la implementación de su plan de dominio. Estamos seguros de que no podrán, por muy tenebroso que lo veamos. Es cierto que estamos inmersos en un túnel oscuro moviéndonos a tientas. Aun así caminamos con nuestras tenues lámparas hacia la luz del sol. Son muchos profesionales de diferentes ámbitos trabajando para el bien. Científicos, médicos, abogados, jueces, periodistas, profesores y otros, están en la lucha, invirtiendo su tiempo, poniendo en juego su trabajo y arriesgando su prestigio e incluso su vida. Los mártires de la pandemia no son los muertos por covid, sino los asesinados por defender la verdad, por desvelar las mentiras de la OMS y los gobiernos del mundo, por denunciar el genocidio contra la humanidad. Pero la verdad vencerá. El Bien se impondrá al Mal. No perdamos la esperanza. La levadura está haciendo su función.

Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

 

12 Comentarios

  1. El rebaño vota a los que luego con sus leyes dictatoriales engañan al pueblo, los conducen por medio de la desinformación al matadero. Y ellos solitos ponen su patita para el correspondiente pinchazo voluntario, no vaya a ser que se infecten por un virus volador y cuando el rebaño inoculado ve cómo van cayendo y enfermando los pinchados, no tienen otra idea que echarle la culpa a los que no aceptan ninguna pócima pinchada en su cuerpo y además están sanos.

    • Laura hay que confiar, España es así, aunque nos pese y nos duela.

      Yo estoy acostumbrado, desde niño he comprobado que la gente escucha lo que quiere oír. Las personas tienen una frecuencia de comprensión, da igual que les adviertas, no pueden comprenderlo hasta que la cruda realidad se muestra sin tener escapatoria.

      Podría hacer un recuento de todas las veces que he vivido esto,.crisis económica de 2005, para los no iniciados 2007. Elecciones de 2011, Rajoy no cambiará nada. Que si, que si, decían los creyentes en la nada. Y así, si me remonto en el tiempo podría contar la política española de los últimos cuarenta años. Da igual quien sea la persona, su preparacion, cultura o o posición, a la gente le cuesta ver más allá de sus entorno de intereses.

      La última antes de este fraude monumental que vivimos con el bicho “Panxholín” fue un par de meses después de la moción de censura.

      Charlaba con un amigo al que conozco desde niño, una persona inteligente, ávido lector, muy preparado que ejerce una profesión prestigiosa y excesivamente bien remunerada, en contacto diario con el mundo jurídico y económico. Yo intentaba explicarle el peligro que suponía Pedro Sánchez, le fui exponiendo todo lo que haría, paso a paso todo lo que posteriormente ha hecho, Desde la alianza con Podemos, etarras y separatistas hasta el xolio de los españoles y la quiebra de la nación pasando por las leyes totalitarias y hasta el posible cambio constitucional con la complicidad del PP, que está al caer.

      Mi amigo me miraba con ojos como platos, no daba crédito a lo que le estaba contando, en un momento advertí que pensaba que yo desvariaba. Se limitó a responderme, ¿Pero que puede hacer? Las leyes se lo impiden, y añadió, si sube mas los impuestos saco el dinero del pais. Ese fue todo el caso que me hizo y por no reírse de mi en mi cara, no creo que ahora dude de mis advertencias, y desconozco si ha sacado el dinero del pais. Este es el nivel de percepción social y política de un español casi en la cumbre profesional, de muy alto nivel económico que se cree informado de lo que sucede en España y en el mundo, pero que no ve mas allá de sus intereses inmediatos,la semana en curso y su círculo social y profesional que se retroalimenta de una falsa realidad.

      Si le cuento esto es que mi experiencia me dice que el español medii tarda unos tres años en darse cuenta de la realidad que le circunda y que cuando es consciente del asunto en lugar de ir al origen del problema y solucionarlo huye de Málaga para caer preso en Malagón. Así llevamos cuarenta años, a contrapié y metiendo la pata en el hoyo mas cercano.

      Del engaño del Covid aún les falta un año para darse cuenta, y es posible que incluso voten a Casado para que haga una.ley de pandemias con vacuna obligatoria.

      Ya lo estoy viendo.

  2. Usted lo ha dicho sra Magadalena del Amo, y no los ha podido definir mejor, “como perros” porque eso es lo que son. perros rabiosos que espero que esa rabia que les han inoculado acabe con todos ellos, desde el primero hasta el ultimo porque es lo unico que se merecen.

  3. GRANDES, Magdalena del Amo y Salvador Freixedo q.e.p.d. He leído varios de sus libros. CRACKS

  4. Hace un par de horas, en una frutería, dependiente y cliente, las dos coincidiendo: “… es que hacemos las cosas mal…” (por la “ola” y el seguir llevando mascarilla). He recordado los fiestones abarrotados de Mediaset, Media pro, el PP, etc, y me ha hervido la sangre.

    “Lo hacemos mal”. La culpabilización en bucle infinito hasta el fin de los tiempos. Lo que explica Magdalena en el tercer párrafo. Un auténtico acto de guerra sobre las mentes de los débiles. De esa mayoría de débiles. Son mutilados cerebrales.

    Con ellos no podemos contar. Son víctimas de guerra, muertos aunque sigan vivos. Y con un ataque súbito de ética y remordimientos de matasanos, políticos corruptos, policías covidianos, fanáticos de ideologías y periodistas destrozacerebros tampoco. Y con sentencias de jueces, con el mismo valor que lo de declarar inconstitucional el aberrante Estado de alarma con todos los abusos que conllevó, tampoco podemos contar, pues de facto tribunales y leyes ya están anulados. ¿Qué queda?

  5. Efectivamente, el bien se impondrá al mal, pero no desde Estados Unidos o Europa, donde estamos a merced de estos hijos de perra. Increíblemente la Verdad, la Justicia y la Vida se impondrán desde países que durante siglos han sido pisoteados y explotados una y otra vez. De Europa no espero nada o muy poco, de hecho habría que salir de la Unión Satánica Europea lo antes posible y hacer fuerza con toda Latinoamérica para hacer frente a los mamarrachos mediocres de mierda que se creen dioses. Y cooperar con Brasil, la India, quizás también Japón y puede que hasta algunos países africanos para tumbar esta mierda de una puñetera vez, pero el problema son los parásitos que tenemos en este país, unos indecentes de mierda todos ellos al servicio de unos criminales.

    • Pues hay innumerables predicciones y profecías que dicen que saldrá de España quien salvará al mundo, Quien llevará la religión católica de nuevo a todos los países.

  6. Si fuese solamente la actuación de un grupo de dementes que están decididos a ejecutar un plan de DOMINACIÓN y EXTERMINIO habría muchas posibilidades que no tuviesen éxito. Aquí hay algo más que no se le está dando la importancia debida; esta miserable escoria humana rinde adoración a Satanás y es justamente este SER DIABÓLICO el que está dirigiendo todos los objetivos a cumplir por estos esbirros humanos carentes del más mínimo sentido de amor y respeto a los demás. Solo –afortunadamente- los límites en la actuación de este SER DIABÓLICO está supeditado a lo que DIOS permita.
    Estamos tratando de encontrar remedios a este callejón sin salida en el que la humanidad está contra las cuerdas y no las encontramos. Según mi manera de entender y -sobre todo- creer, solo nos queda volver a poner nuestras esperanzas en DIOS. El problema es que también, y según mi manera de entender, la humanidad en su mayor parte está dándole la espalda a DIOS, ya sea porque mayoritariamente no se creé en ÉL o bien los hay que creen en la existencia de un DIOS inexistente o lo hacen a su manera, no según DIOS dicta.
    La historia nos demuestra que las sociedades ateas o con ídolos paganos no son ejemplos de respetar los derechos de las personas e incluso los esclavizan en medio de la miseria.
    Si nos atenemos a lo escrito por La BIBLIA (no confundirse con el actual Vaticano -el cual, Bergoglio y antecesores desde Roncalli están intentando demolerlo) las sociedades están entrando en un periodo de gran tribulación de la que se salvarán pocos ¡y de qué manera! Además se librarán de todos estos dementes y de sus acólitos los telecreyentes. Es mi punto de vista y son mis creencias.

  7. Sencillamente ¡¡ MAGISTRAL !!

    Magdalena ¿dónde puedo leerle más? ¿Ha escrito algún libro? ¿Tiene cuenta en Tuiter?

    Saludos

  8. Hoy, después de 40 días qué cumplí la edad de jubilación, he vuelto al que era mi trabajo como funcionario.
    Tras esperar a un compañero con el que estaba en la cita previa del organismo público codo a codo unos años, y llegar este compañero al organismo, hemos ido al comedor a la máquina vending del café, nos hemos sentado y charlado sobre el Covid, pero sin acaloramientos y crudamente; en l está vacunado, yo no, su argumento principal a favor de la vacuna ha sido el de que sino se hubiera vacunado la gente no se habría detenido la IA, las muertes, contagios, ingresados y los enfermos en UCI.
    No he querido rebatir sus argumentos, simplemente he querido que me respetará mi decisión de no vacunarme a pesar de no ser antivacunas, no me fío ni del gobierno español, ni de los diferentes países bajo la órbita de la dictadura sanitaria y globalista, secundada por el Foro de Davos Río de Janeiro, club Bildeberg, lgtbis, animalistas, masones y Big tecs y grandes fondos de inversión, amén de las fundaciones de Soros (Open arms…), De Bill y Belinda Gates…y los grandes inversores, Rotschild, Rockefeler…..
    Nos quieren amansados, gregarios y dóciles y pobres sometidos a las élites globalistas, y que desaparezca la clase media y el estado del bienestar.

Comments are closed.