No hay más que mirar a nuestro alrededor, e incluso a nosotros mismos por muy despiertos que creamos estar, para darnos cuenta de que uno de los graves problemas que estamos sufriendo y que están provocando la situación que estamos viviendo es que estamos programados desde que nacemos para hacer y actuar, exactamente, de la forma en la que lo estamos haciendo.

Miramos con cierta pena a los animales que, ignorantes, van cargados en camiones que se dirigen hacia el matadero, pero eso es exactamente lo que está sucediendo con todos nosotros. Nos llevan de idéntica forma hacia un matadero seguro y no nos revelamos, o ponemos el brazo voluntariamente y con toda tranquilidad, o asistimos como pacíficos espectadores cuando se lo están haciendo a nuestros seres queridos.

Y los que pensamos que estamos despiertos o vemos la realidad de lo que está pasando, esperamos que los recursos que el sistema a puesto para, en teoría, salvarnos van a funcionar con independencia. Es una especie de círculo completamente cerrado y nosotros esperamos que haya algún tipo de fisura que nos libere cuando nosotros somos incapaces de hacerlo por nosotros mismos.

Quizás lo que dice Fray Alexis Bugnolo sobre todo esto parezca demasiado duro, pero miren lo que está sucediendo a su alrededor. Acudan a un hospital para ver lo que está pasando. O mucho más evidente todavía, dense una vuelta por cualquier tanatorio para comprobar las caravanas de coches fúnebres que llegan cada día. Parece que la resignación y la esperanza no han funcionado demasiado bien a lo largo de estos dos últimos años, ¿no les parece?

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

Comments are closed.