Japón

Japón ahora está etiquetando “vacunas” de Covid para advertir sobre efectos secundarios peligrosos y potencialmente mortales como la miocarditis. Además, el país está reafirmando su compromiso con los requisitos de notificación de eventos adversos para garantizar que se documenten todos los posibles efectos secundarios.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Una noticia que puedes leer en este enlace y del que se hace eco  el canal de Telegram de Rafa Pal. Estos esfuerzos de la autoridad sanitaria de Japón contrastan radicalmente con las medidas engañosas adoptadas por otros países para obligar a los ciudadanos a que se inyecten, minimizando los efectos secundarios y desalentando la notificación adecuada de eventos adversos.

Además, Japón hace hincapié en el consentimiento informado y la autonomía corporal. Hasta la pandemia del coronavirus, el concepto de “consentimiento informado” se consideraba sagrado para los profesionales de la salud en Occidente.

El sitio web del Ministerio de Salud de Japón declara: “Aunque animamos a todos los ciudadanos a recibir la vacuna COVID-19, no es obligatoria ni obligatoria. La vacunación se administrará únicamente con el consentimiento de la persona a vacunar después de la información proporcionada.

Vacúnese por su propia decisión, entendiendo tanto la eficacia en la prevención de enfermedades infecciosas como el riesgo de efectos secundarios. Por favor, no fuerce a nadie en su lugar de trabajo ni a quienes lo rodean a vacunarse, y no discrimine a quienes no hayan sido vacunados”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Parece que aun queda un pais cuerdo en el mundo.

    Si todos hubieran hecho esto desde el inicio no hubiera habido ningún problema con la vacunación.

    Yo he tenido claro desde el principio que no debía vacunarme de la misma manera que otros han considerado vacunarse como algo positivo.

    El problema es cuando cualquier mbécil en Esradio o cualquier otro medio de medio pelo incita sin conocerme de nada, sin conocer mi sistema inmune, sin conocer mi estado de salud o sin conocer las contraindicaciones y efectos secundarios a corto, medio y largo plazo de las vacunas diga cual dictador criminal que me tengo que vacunar a la fuerza.

    Pues se van a joder, antes muerto que vacunado.

    • Perdón por lo de “vacuna”, terapia génica experimental masiva multidiversa de los últimas hipótesis transhumanistas.

      Hablemos con propiedad industrial según patentes presentadas y concedidas.

      • Mientras nos entretienen en una absurda lucha con el pinchazo “ya veremos” desguazan el mundo y los derechos a su antojo y benefico.

  2. Igualito que en España donde hasta subnormales como el jjvazquez y la analfabeta de telecirco, y tantos otros, empezando por los politicos y los periodistas y acabando por medicos asesinos como el carballo estan incitando a las personas a que se dejen matar. Espero que ninguno de ellos viva lo suficiente para poder disfrutar de todo lo que les han pagado para hacer el trabajo de oos verdugos.

    • Lo que acaba de decidir Japón es lo coherente, todo lo demás es absurdo e ilógico, aparte anula toda el conocimiento histórico sobre epidemias,

      Si yo soy reticente a la vacuna desde el minuto uno ha sido por la cantidad de disparates escupidos por “expertos” médicos y políticos desde las primeras imágenes de Wuhan,

      Leer esta noticia me tranquiliza, creo que es la primera medida coherente y lógica tomada por un gobierno desde el inicio del disparate.

      El problema es que aquí ningún imbécil va a pensar que vacunar obligatoriamente es lo mismo que sacrificar a un inocente en ofrenda a su propio miedo.

  3. Y termino,
    Recuerdo que en la campaña de vacunación “franquista” de 1.971 tuvieron la prudencia de hacer previo a las vacunas distintas pruebas para observar reacciones adversas, dos de mis hermanos que presentaron reacción no fueron vacunados, menos mal, de haber sido vacunados es muy posible que hubieran tenido una reacción muy grave o hubieran muerto.

    La irresponsabilidad médica, política y mediática de proponer vacunar a todos sin conocer aún los efectos adversos y la ncopatibilidad biológica que puede causar daños desconocidos es una negligencia criminal.

Comments are closed.