esto del toreo no es más que un infundio

Hoy traemos una nueva anécdota taurina a El Diestro y ¡Olé!, la sección taurina de El Diestro. Una anécdota que hemos titulado “esto del toreo no es más que un infundio” y que protagoniza el Califa Lagartijo en una corrida celebrada en San Sebastián. Dice así esta anécdota:

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

«- ¡Mal, muy mal, maestro!- le gritaba un aficionado a «Lagartijo», en San Sebastián, después de una mala faena.

Lo oyó Rafael cuando dolaba estoque y muleta, y encarándose con él, le dijo en voz alta:

-Mirusté, esto del toreo es un infundio, y los toreros sernos como los cazos de una noria, que unas veces vamos p’abajo y otras p-‘arriba. ¡Quién sabe si entodavía esta tarde me tendrá osté que tocar las palmas!

En efecto, al otro toro que le correspondía lo toreó y mató admirablemente, y no hay que decir la ovación que escuchó.

El que antes le chillara, poseído ahora del mayor entusiasmo, le tiró el sombrero, y Rafael, al devolvérselo, le dijo:

– ¿Lo ve osté, hombre? ¡Si todo esto del toreo no es más que un infundio!».

1 Comentario

  1. El otro día estábamos leyendo historia,y en Sicilia se construyó un enorme Templo Olímpico,donde se hacían sacrificios el más importante era el Hecatombe donde se sacrificaban 100 toros.Y ahora por uno o dos hay que ver la que armán los antitaurinos que hipócritamente comen rabo de toro en un restaurante,como si matado industrialmente fuese mejor.

    Aprovechamos para decir algo que oculta el Gobierno,que se ha encontrado jamón serrano infectado con una bacteria,aunque dicen que jamón italiano…

Comments are closed.