Estimado Sr. Periodisto:

Lo siento mucho, pero hoy le ha tocado a Vd.

Cuando hace su trabajo diario, es probable que suponga que lo está haciendo lo mejor que puede. Otra cosa es que sepa que no puede hacerlo mejor, porque no se lo permiten. Y gracias a eso sigue trabajando.

Mi padre, que entre otras muchas cosas era periodista, afirmaba tajante que decir “periodista independiente” era una contradictio in terminis u oxímoron. Y claro está, sabía de lo que hablaba.

Usted se debe al que le paga, como todos los demás mercenarios, pero como ellos, también puede elegir quién le paga. Y debe estar dispuesto a hacer lo que le manden, o cambiar de trabajo. 

No deseo que se deshaga en explicaciones, bastará que me diga por qué determinadas noticias no captan su atención ni merecen difusión. Unos ejemplos:

1) El Instituto de Salud Carlos III elabora todos los años informes sobre las epidemias de gripe. Si se hubiera leído la de 2018, habría descubierto que, en España, enfermaron 800.000 personas, de las que 52.000 ingresaron en hospital, y 15.000 fallecieron. Por si no lo ve, esto crea contexto.

2) En España, la gripe de 1918 mató a unas 200.000 personas en un año, con una población que era, aproximadamente, un tercio de la actual. La economía no se paralizó, y el PIB se mantuvo. El año 2020 el PIB español cayó un 20%. Esto también crea contexto.

3) En 2015 el famoso Anthony Fauci publicó un informe sobre la gripe de 1918, afirmando que más de la mitad de los muertos no lo fueron por virus, sino por bacterias, probablemente presentes en las mascarillas.

4) Desde el principio de la Plandemia, numerosos expertos mundiales, como Pablo Goldsmith, virólogo, Wolfgang Wodarg, epidemiólogo y expresidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa o Stefan Lanka, virólogo, amén de muchos otros españoles, se manifestaron en contra de todas las medidas adoptadas por las autoridades, sin encontrar eco en los medios en los que Vd. trabaja.

5) Las cifras oficiales de muertos y lesionados por las nuevas vacunas, que publica Eudra Vigilance, y que en Europa superan los 30.000 muertos reportados. Y no se reporta ni el 10 % de los casos reales.

6) La publicación del “informe Campra”, que tras analizar viales de las 4 vacunas, encontró en todas ellas un potente tóxico: óxido de grafeno.

Ignoro si a Vd. el sistema lo considera lo bastante importante como para ofrecerle una vacuna de placebo con la que salvar la vida y cubrir la apariencia. ¿Y a su familia? ¿Y a sus amigos?

No sé si ve con claridad lo que está pasando, pero si desde su atalaya privilegiada no lo ve, así como el triste papel de mamporrero que está haciendo, me da usted mucha pena. Eso los martes, porque el resto de los días me da asco.

No me quiero despedir sin recordar una anécdota del inefable Diógenes. Al parecer un día le dijo Aristipo, un filósofo que vivía en el lujo adulando a Alejandro Magno: –Si fueras más sumiso y adulases al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas-, a lo que Diógenes le respondió – Y si tú aprendieses a comer lentejas, no tendrías que ser tan sumiso ni adular al emperador-. 

Que tenga Vd. un buen día.

 

1 Comentario

Comments are closed.