Estimado Sr. Enfermero:

Había pensado escribirle un “sandwich” (elogio-crítica-elogio), pero he bajado al “super” y no hay pan de molde. En suma, que tendrá que tragarse la mortadela “a pelo”.

Supongo que, a estas alturas, ya se habrá dado cuenta de que los aplausos del año pasado eran un soborno anticipado por los servicios que se esperaban de Vd. Porque, si de los médicos sólo se espera su silencio cómplice, a Vd. le han adjudicado, por menor precio, el más abyecto trabajo de matarife-verdugo. 

Y, la verdad, no veo que lo incomode excesivamente.

Algún colega suyo, con dos dedos de frente y bastante corazón, se niega a inocular esa ponzoña, si no la receta un médico. No es que sea un caprichoso, que a lo mejor también. Él, simplemente, intenta hacer bien su trabajo, entra en la página de la Agencia Española de Medicamentos, y ve que en estas sustancias dicen “medicamento sujeto a prescripción médica”. Y probablemente hasta se leyó la ficha técnica (¿sabe Vd. lo que es eso?) y se le pusieron los pelos como escarpias. Vea aquí un resumen. https://www.eldiestro.es/2021/12/como-evitar-el-pinchazo/

Hace 76 años, unos canallas que no le llegaban a Vd. a la suela del zapato (en bellaquería, se supone), fueron juzgados en Núremberg. Lo sabe, porque cuando Vd. ve las películas que lo cuentan, echa una lagrimita de cocodrilo y masculla –para que lo oiga su familia- “!Malditos asesinos. Matan a miles y dicen que obedecen órdenes!” ¿Le suena el estribillo?

Del todo estúpido no debe ser, cuando aprobó los 3 o 4 años de carrera. Sin embargo, por sus hechos, demuestra tener el ángulo facial del pato. En serio ¿no ve que si un paciente tiene secuelas graves y los familiares lo denuncian, un juez le preguntará por qué Vd. se atrevió a inocular “eso” sin receta médica? 

Y, adivina adivinanza ¿quién pagará el muerto?

De poco le valdrán entonces las horas extras de matarife con jeringuilla. Necesitará varias vidas de trabajo para pagar las que truncó. 

Y sólo hablando del tema económico, que parece que es el único que le preocupa. 

Parece que no quiere Vd. informarse seriamente sobre el ruin y miserable papel que está haciendo. Prefiere evadirse y ver la tele.

Pues no tardará el día en que, por esa misma tele, vea a los que lo metieron en este marrón, haciendo mutis por el foro, diciendo que la culpa de todo la tuvieron los incompetentes que inocularon estas sustancias sin exigir receta médica. Recuerde que las ratas son las primeras en abandonar el buque que se hunde.

Ese día, no espere aplausos. Y dé gracias a la Providencia si no lo lincha la muchedumbre que Vd dejó huérfana de padres. O peor aún, “huérfana” de hijos.

Ya lleva un año inoculando bombas de relojería y algunas han empezado a explotar, pero todavía puede minimizar el daño, si deja de participar y denuncia lo que está ocurriendo.

Piense ahora si prefiere verse mañana peleando por su puesto de trabajo, o por salvar su propia vida. Y piense también de lo que le valdrá todo el dinero ganado, cuando a su alrededor caigan fulminados sus propios amigos y familiares –si no Vd. mismo-, a causa del veneno inoculado.

De corazón, espero que no se le empache esta mortadela, pero tampoco me importaría que se le repitiese lo suficiente para que reaccione.

 

2 Comentarios

  1. “La Guerras de los mundos” pasa a ocupar el segundo lugar en la lista de “Histeria colectiva” al ser superada por “Mieditis diparatada Covid”

    https://youtu.be/lmJHHEcAny0

    ¿Les suena esto desde las primeras imágenes de Wuhan?

    Pies así me he tomado yo el asunto, como una telenovela para idiotas, cobardes, avaros, sumisos y asesinos.

  2. Espero que llegue el dia en el que podamos ver al 100% de todos estos asesinos, y de todos aquellos que, de una u otra forma, hayan participado de este crimen contra la humanidad, colgando de una soga o con sus cabezas separadas del cuerpo por una guillotina. Pero es que tambien espero que a estos asesinos no se les de sepultura en un cementerio, tierra sagrada donde son enterrados solo los que mientras estuvieron con nosotros demostraron su humanidad viviendo como bien pudieron, no, a los asesinos de bata blanca, como a todos los demas complices no se les debe enterrar en tierra sagrada, sino que habra que arrojar sus despojos, su carne ya podrida, a los perros y a los buitres.
    Las personas que han asesinado no descansaran en paz hasta que estos asesinos paguen por su horrendo crimen.

Comments are closed.