José Eugenio Arias, dueño del Asador Guadalmina, en San Pedro de Alcántara, Marbella, lo ha vuelto a hacer, hablando muy claro y poniendo en su sitio a aquellos políticos que quieren hundir la hostelería, exigiendo en estos establecimientos el pasaporte de vacunación.

[El dueño del Asador Guadalmina, Marbella, habla claro sobre el pasaporte]

Damos las gracias a Mª del Carmen Sánchez Flores, Presidenta Asociación Despertar Sin Violencia, por hacernos llegar este vídeo clarificador.

Os dejamos con José Eugenio Arias y su mensaje sobre el pasaporte y la hostelería…

4 Comentarios

  1. Este hombre, aunque actúa de buena fé y se revela, cosa que es digna de aplauso, no esta tan despierto como parece pues qqaún no se ha dado cuenta de que los políticos no son tan tontos y su estrategia no es producto de su ineptitud sino que están intencionadamente machacando y arruinando a los negocios hosteleros simplemente porque obedecen órdenes de sus amos y reciben suculentas comisiones por ello. Servir al pueblo y hacer las cosas bien, es algo que no sólo son incapaces de hacer sino que les importa un carajo mientras puedan seguir llenándose los bolsillos!!

  2. El pasaporte CVD es clave para la instauración de la dictadura global digital.

    Seguís los protocolos, y no sois capaces de relacionar todo este sinsentido, con la instauración de una dictadura global digital.

  3. Ese señor que ud. cita es un político, y, por tanto, un lacayo del demonio, padre de la mentira y homicida desde el principio. Y en las urnas no debe ni va a pagar nada. En Causa General o en Juicio Final sí lo hará, como se debe.
    El pasaporte o marca para comprar o vender, NO es una vacuna. Pero los políticos ya lo sabían mucho antes de marzo de 2020. De no enterarse nada de nada. Si no se hubiesen enterado no serían culpables, pero lo sabían. Incluso una ministra comunista, borracha de egolatría, lo ha reconocido. Los políticos sí se enteran, los que no se enteran serán sus votantes.
    La ruina de negocios es muy grave, pero los que hemos tenido que enterrar muertos (por virus rojo y otros por inoculaciones, que no vacunas) hemos sufrido muchísimo más. Antes está la vida que el negocio, que se puede volver a levantar, pero la vida no. Claro que para los mercaderes no hay más que dinero y negocio.
    Para poder vacunarse, señor, tiene que existir una vacuna que no existe. Entérese usted. No hay tal vacuna. Más bien parece una inyección letal contra el sistema inmunitario natural o algo peor.
    Ojalá se recupere su hijo. No debió inocularse. Dios quiera que se recupere.
    Pero lo que no cuadra es que si hay un 90% de inoculados en España, como presumen, suponiendo que en Andalucía estén en ese rango, ¿por qué no acuden los clientes al restaurante de este señor? Es como si los clientes de este señor fueran los no inoculados.
    En la provincia de Madrid, han sido los mercaderes miembros de la patronal del hedonismo los que han pedido a la presidenta de la autonosuya que impusiera la marca para entrar en pubs, discotecas, bares y demás establecimientos de “ocio” o hedonismo. De momento la política no ha procedido según sus intereses. Pero sorprende que unos sí quieran excluir a los no inoculados y otros se quejen. Es como si los asadores (comida de alta calidad) tuvieran una clientela más selecta que no admite estafas, aparte de las culinarias. También podría ocurrir que previendo un aumento descomunal de contagios y muertes en los próximos días o meses, a buen seguro que debido al desarme inmunitario de los pinchazos, los empresarios traten de evitar que les culpen de la propagación del virus chino por no exigir la marca. Es decir, parece todo una estrategia de cubrirse las espaldas ante lo que se avecina, pues alegan que si vuelve el confinamiento tienen que echar el cierre definitivo.

    Por cierto, el tabaco debe ser prohibido en todo ámbito y lugar. El tabaco es, junto con el alcohol, la droga más mortífera. Y no valen consideraciones económicas ni ocho cuartos. Y la debilidad extrema del fumador, esclavo de su droga, hace víctima a todo fumador pasivo cercano que ningún derecho tiene a la salud, ni en paradas de autobús, ni en la calle, ni en colas, ni en muchos ámbitos, pues muchos fumadores y porreros ya no respetan ni la prohibición de fumar en el metro. Es la prevalecencia del degenerado drogadicto, presa de incontrolada ansiedad y síndrome de abstinencia, de su repugnante capricho y de su vicio asqueroso, sobre el no fumador, que es obligado a fumar en presencia del primero de modo pasivo y con gran daño no buscado a su salud, especialmente sus pulmones. El que se quiera suicidar fumando que no asesine a los demás, pero eso no cuenta en el egoísmo enfermo del tabacoinómano. No se debe permitir fumar ni en los hogares, pues el humo obliga a fumar pasivamente a los que tienen que hacer uso de las zonas comunes, portales, ascensores, pasillos, escaleras, etc. El que defiende el tabaco defiende la droga y la muerte, aunque quiera de modo salvajemente egoísta y criminal, por encima de la libertad del no fumador y su derecho a vivir sanamente sin drogas, enriquecerse con su clientela fumadora.
    El que fume y contamine al no fumador, que sea obligado a pagar íntegramente su sanidad y sea expulsado sin contemplaciones del sistema de salud pública.
    Por cierto, VOX es la puta sobre la que monta el PP en Andalucía, entérese. Que ese político que ud. cita, monta sobre los diputados de VOX. Tan corruptos son unos como otros. Puta mierda de tabaco, porros, hachís y demás mierda de drogas y débiles degenerados drogatas de todo tipo. Así está España. ARRIBA ESPAÑA, pero sin droga alguna.

Comments are closed.