titular

¿Se acuerdan cuando nos dijeron que íbamos a ser inmunizados?, ¿se acuerdan cuando nos dijeron eso de la inmunidad de rebaño? Pues nada de eso es verdad, porque el brebaje que nos han pinchado no inmuniza, porque el brebaje que nos han pinchado no es esterilizante, por lo que, como ya hemos constatado, un vacunado puede contagiarse y puede contagiar a terceras personas y, además, puede enfermar por la vacuna. Vamos, todo un chollo.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Y ha habido un titular del Diari de Tarragona que nos ha hecho mucha gracia, dice así: “Llegan a la UCI vacunados por pérdida de inmunidad”, sí, para justificar que hay vacunados ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos, lo achacan a que han perdido la inmunidad. ¡Pues menudo negocio!

Y claro, todo para justificar la tercera dosis y más adelante para justiricarnos la cuarta, la quinta y más adelante la dosis anual, para negocio de algunos… Esta es la portada, la que justifica el ingreso de vacunados, pero no por culpa de la vacuna, sino porque han perdido la inmunidad, esa inmunidad que nunca existió…

21 Comentarios

    • “Haciendo recopilación sobre la estupidez humana”
      DEFINICIÓN DE ABSURDO
      Por primera vez en la historia de la humanidad podemos transmitir una enfermedad que no tenemos entre aquellos que se han “inmunizado” contra ella”

  1. Es que estos vendedores de falacias virtuales tienen el relato cogido por todos los lados.
    Desplegaron su propaganda en la que la palabra “inmunización” era la consigna principal.
    Con esta noticia están diciendo que sí hubo inmunidad pero se ha perdido. No permiten que alguien pueda sospechar que es que nunca la hubo.
    Y el que no ingresa, es porque la vacuna evita ingresos.
    Y el que muere, es porque el barrendero no se vacunó.
    Y el que está grave, porque ninguna vacuna ‘inmuniza’ al 100%.

    Son expertos estafadores, que abusan de las legiones ovinas ametralladas por la propaganda y la ingeniería social como quien quita un caramelo a un niño. Siensia…

    • Si, pero No, o No, pero Si. Que da igual que da lo mismo. Esa ha sido la consigna desde el minuto uno y hay un porcentaje muy amplio de la población que se lo ha creído y sigue creyendo en el si pero no y el no pero si un día si y otro también, también hay muchos que querrían bajarse del carro de la arrítmica terapia pero los burros que arrastran el carro galopan a toda velocidad y duele mucho tirarse vacunado.

      • Plan magistral. Trust the plan. Cree en la ciencia.
        El “cree en la ciencia” es el comodín perpetuo. Es el anulador perfecto de cerebros. Cada día cuando sale el sol la siensia perfecciona lo del día anterior. Y la siensia era perfecta cuando dijo que moriría media África por el virus pangolinero que puso a un chino azul. Pero nadie más se puso azul porque la siensia lo evitó a tiempo, con confinamientos, bozales, guantecitos y pringuegel. Y la siensia era perfecta cuando dijo que de esto sólo saldríamos con la (=una) vacuna. Y fue perfecta cuando dijo que igual dos. Y fue infalible cuando dijo que va a ser que tres. Y es la Salvación Divina cuando detecta la variante ómicron cuyo síntoma principal es un carraspeo pero que lo mismo te da un ictus. Así que va a haber que pinchar la cuarta, pues la siensia es tan Todopoderosa que la va a adaptar en una tarde. Y…

        En serio. Creo que no ha existido ninguna otra religión en la historia con tal poder para anular cerebros e instintos.

        • Que daño ha hecho la fe ciega en la vacuna de la viruela. Si la gente supiera que su descubridora fue un vaquera y no un científico la cosa hubiera cambiado mucho.

          Le tuvo que explicar la vaquerilla al cientifico, “yo no me voy a contagiar de viruela porque ya he pasado la viruelilla” tras escuchar esto el científico dijo “eureka” y se inventaron las vacunas que ya estaban inventadas desde siempre como los antibióticos, unos se tomaban pequeñas dosis de veneno para adquirir inmunidad y otros llevaban el ajo en una taleguilla para absorber por la piel el antibiótico.

          Cuando la ciencia pasa de curioso entretenimiento, que a veces se vuelve útil, a “Siensia” patentada por afán de prestigio, dinero o poder, o incluso a la diosa que todo lo sabe, el desastre está asegurado. Es lo que estamos viendo.

          El “bebelejias criminal, o sea yo, que solo bebo ácido sulfúrico en pequeñas dosis para inmunizarme del azufre de los medios del averno, está salvo.

          • Yo soy más de amoníaco perfumado.

            Mi historia con el concepto vacuna es graciosa. Todavía recuerdo con nitidez el día de EGB en el que me explicaron el concepto resumido. Un tipo que usó el patógeno debilitado para encabronar al sistema inmune, y que este en plan matón abusando del débil desarrollara el anticuerpo correcto, pa toa la vida. Recuerdo que pensé: “muy razonable”.

            Luego empezaron a pasar los años y el calendario vacunal empezó a ser demencial e invasivo, llegando a incluir el sarampión que en la aplastante mayoría de los casos es benignos (y que como consumidora compulsiva de divulgación médica desde la infancia incluso llegué a conocer las teorías de que era bueno pasarlo a pelo), y poniéndolas en lotes (trivalente y tal) de forma que no puedas ejercer ni un mínimo derecho de selección. Y todo ello en el primer año de vida, cuando las nuevas generaciones en teoría ya deberían estar disfrutando las mieles de enfermedades erradicadas o residuales. ¿Que han muerto niños de sarampión? Nos ha jodío, claro que sí. Y de vacunas también. Las gallinas de Mota.

            Y ya llegó la “vacuna” del VPH para chicas que coincidió cuando les tocaba a mis hijas por edad, y ya me saltaron todas las alertas. Pensé: “estos hijos de la grandísima puta traman algo GORDO”. Luego llegaron las “vacunas” de la gripe A, el Tamiflú… y miles de otros hechos que revelaban la naturaleza codiciosa, venenosa, psicopática, totalitaria y mafiosa de la la big pharma alopática. Y pensé que cualquier nueva “vacuna” que sacasen se la iban a poner ellos en la bolsa escrotal.

            Y llegó el virus pangolinero del chino azul del que “sólo saldríamos con vacunas”. Y fue después, y no antes, cuando conocí las teorías despobladoras del NOM. Y claro, encajaron como un guante.

  2. Me da la sensación de estar en una pesadilla donde todo el mundo ha enloquecido. El telediario de TVE parece la tele tienda de las inyecciones. Ayer dijeron algo así como: “ya han llegado los 2 millones de dosis para los niños, que son el grupo de edad más alto en incidencia últimamente”. La ira de Dios se cierne sobre ellos.

  3. ¿Producto que no funciona? Al contrario, funciona perfectamente para lo que está hecho que es enfermar, matar y despoblar el planeta. Esto cabrones sabían muy bien lo que hacían inoculando un tóxico como el óxido de grafeno.

  4. Que sigan tomando a la gente por gilipollas. Dentro de poco van a tener que correr a esconderse como alimañas. Más vale que se vayan a la Antártida todos ellos. No van a poder seguir mintiendo y condenando a la población a la ruina y la muerte de forma impune, de forma permanente. Son verdaderos sacos de mierda.

    • Yo creo que cada vez van a poder engañar menos. A medida que vayan aumentando las muertes y enfermedades de los vacunados, no podrán tapar nada.

    • Fíjense que en este DiariO de Tarragona escriben en ESPAÑOL, luego no impera esa ley de inmersión ligüística en catalán que quieren imponer a un niño de 5 años con su característica valentía antiespañola tan belicosa en los colegios con los “terribles enemigos infantiles españoles”. ¿Por qué no le imponen el catalán a La Vanguardia si dicen que ha de haber “iguardá” para todos? ¿O es que los catalanohablantes son analfabetos perdidos y no leen diarios? Claro, tanto catalán, tanto catalán, que ahora ya no saben ni leer ni escribir los muy merluzos antiespañoles.

  5. Hay que tener cuidado con las tonterías que se dicen en el fragor de la batalla mediática, mas que nada lo digo por aquellos que recomendaban cobrar la asistencia a los no vacunados, o aún mas grave aún, llegabn al extremo de recomendaban no atender a los no vacunados. Si aplicamos esa premisa a las personas vacunadas que enfermen habría que cobrarles proporcionalmente al número de dosis fake recibidas o aplicarles la eutanasia por gilipollas y malgastar el coste de la terapia génica en infartos, arritmias, trombos, ictus y demás despilfarros de las dosis recibidas.

  6. Vamos a pensar con sensatez, cualquier epidemia pasa y se va una vez que se ha llevado por delante a los mas vulnerables reduce su incidencia o desaparece.

    En España la epidemia en teoría tuvo que terminar en enero de 2021 cuando la mayoría de la población ya había estado expuesta.

    Hay que suponer que en marzo de 2020 ya estaba extendida de forma mayoritaria al explosionar de golpe en todas las regiones de España, las dos olas siguientes expusieron al supuesto virus a la mayoría de la población. Tras las navidades de 2020 el porcentaje de población expuesta al virus superaba la llamada inmunidad de grupo.

    Cuando la epidemia debería haberse dado por controlada se comienza una campaña de vacunación absurda, nunca se vacuna en plena epidemia, las vacunas son para prevenir no curar, y el número casos ya casi ridículos se incrementa tras la vacuna o se magnifica mediáticamente.

    El que se quedara de simple observador del disparate, como hice yo, sabe que hay que borrar todo lo dicho, publicado y mentido y coger al toro por los cuernos para desenmascarar el Gran Disparate desde el origen.

  7. No es la primera vez. Es tradicional que los que mandan en el sionismo masónico creen problemas a los goyim, los dividan y enfrenten echando la culpa a uno de los grupos para despistarlos y ellos esconderse mejor. Son los grandes motores ocultos de los principales acontecimientos de la Historia Contemporánea. En el vértice están los Rothschild, los amos del mundo en la sombra

  8. Buenas tardes Oca. Siempre quitándome el sombrero por tus comentarios y cómo te contaste al segundo comentario, lo hago con tu permiso en éste. Lo de la viruela, el sarampión, etc, era evidente que la inmunidad natural puedo con ello y más. Pero me ha venido a la memoria, cómo realmente se fraguó el asunto de las farmacéuticas y quién fue el mayor activista para que la siencia cambiara de la farmacopea tradicional, con sus hierbas, ungüentos y demás experimentos a la química pura y dura . Recordemos esos tarros que aún conservan algunas farmacias casi centenarias, con el nombre de esas plantas que utilizaban. Pues bien y supongo que lo sabrás, hubo un individuo que vendía de forma ambulante, un mejunje medicinal que servía para todo. A unos les dejaba igual y a otros se los cepillaba, pero claro , de otras cosas. El producto en cuestión , no era otra cosa que petróleo y el personaje un Rockefeller, cuyo hijo poseía pozos petrolíferos. Resumiendo que, tras el éxito y el dinero ganado, se fue introduciendo en laboratorios par que investigasen y sacaran pastillas, jarabes, etc, partiendo de ese petróleo que bien poco le costaba. Lo que le costó más, fue introducirse en las universidades, para hacer que abandonaran esos métodos tradicionales, por los químicos . Al final entre comprar a unos y a otros y con apoyo político, lo consiguió. Se crearon las farmacéuticas y en todas ellas tenía participación y eso, hasta el día de hoy, por lo que tanto unas farmacéuticas cómo otras , tienen a los mismos detrás.

    • Hola José Manuel, gracias, eres muy amable.
      La verdad es que hasta hace dos o tres años no conocía el origen de la división entre la medicina digamos convencional u oficialista -alopática la llaman también- y la que quedó reducida a llamarse alternativa. Y que no satisfechos con ello siguen degradándola como “pseudociencia”, “chamanismo”, “curanderismo” y todo lo que se les ocurra para ridiculizarla y estigmatizarla. Me enteré de lo que cuentas, de Rockefeller, su Informe Flexner y su proceso de erradicar cualquier legado tradicional de remedios y plantas para vender sus productos. Como siempre, la usura monopolizadora.

      Pero antes de leer esto yo ya venía mosqueada de casa, como siempre. No me cuadraba nada. Como era aficionada a la divulgación médica desde la niñez, conocía los casos como la talidomida, el DDT, el lindano o uno que me impactó mucho que fue el caso del dietilestilbestrol. Esto fue un medicamento que les hizo el estropicio a las hijas de las que lo tomaron, en forma de cánceres en la pubertad. A todo esto supe que los productos de las herboristerías tenían prohibido poner prospectos de indicaciones de sus productos. Se me ocurrió pensar ingenuamente que esa supremacía de la medicina reglada y la farmacia de laboratorios podría tratarse de una forma de garantía, de modo que los errores médicos o de medicamentos cuyos daños no se comprendiesen hasta pasado un tiempo y a costa de sus víctimas (esto se me había quedado grabado a fuego, a diferencia de esas legiones de matasanos que presionan para que todo el mundo se “vacune” con lo primero que pillen) tuvieran algún tipo de responsabilidad civil, cosa que no ocurriría con los hierbajos. Pero vi que antes bien al contrario los laboratorios se defendían como gato panza arriba (recordemos el juicio de la talidomida), o retiraban medicamentos silbando con disimulo. Así que no se trataba de eso, sino de un monopolio privilegiado, abusivo y desleal, sin más.

      Por eso cuando conocí lo de Rockefeller y su colonización de las universidades de Medicina y de ahí de la medicina entera, lo cuadré todo.

      Ojo, que no soy una “hierbas”. Creo que hay cosas que se pueden paliar o curar con remedios sencillos y naturales, y otras para las que son una bendición los productos farmacéuticos desarrollados. Pero entre esa postura racional y la demencia insaciable de la farmafia actual, la medicina invasiva, la mal llamada preventiva y la intoxicación de las personas creando enfermedades inexistentes y convirtiendo todo en patológico hay un trecho. Esta gente es un cáncer para el mundo, y lo gracioso es que los remedios contra el cáncer los guardan bajo mil llaves.

  9. ¿Diari? Será Diario de Tarragona. ¿O es que solo quieren el 75% de catalán para los colegios de niños de 5 años y en los periódicos de allí aplican en catalán solo el 0,00001%?
    Si al Diario de Tarragona le obligan a escribir en catalán, salvo un 25%, ¿quién lo iba a leer a sabiendas que los antiespañoles cagalanes son analfaburros perdidos?
    Por otra parte, ¿es esa la “iguardá” de la que hablan los gobiernos democráticos nacionales y regionales?
    Si obligan en las escuelas a la inmersión en catalán, que publiquen la Vanguardia SÓLO EN CATALÁN. “Iguardá” para todos y no a conveniencia de los asquerosos timadores malnacidos políticos de turno.

  10. Yo creo que el chute afecta claramente a las neuronas. Incluidas las de los que redactan los titulares.

Comments are closed.