Con toda esta farsa del virus hay muchas cosas que son absolutamente inadmisibles, unas por ilegales, otras por peligrosas para la salud y otras por no ser más que una absoluta tomadura de pelo. Lo de las mascarillas es la tomadura de pelo del siglo. Y es que por cualquiera de sus fibras no es que entre un virus, entran todos los virus del universo, si existen…

Y como el asunto de las mascarillas es un gran negocio para muchos, y sobre todo para el gobierno, esos gobernantes miserables que tanto se preocupan por nuestra salud y nuestra economía han decidido subir el IVA de las mascarillas quirúrgicas desechables del cuatro al veintiuno por ciento, ahí es nada. No nos digan que el negocio no es redondo, un utensilio que no sirven para lo que se vende con impuesto de producto de lujo. Suma y sigue.

Y por si esto fuera poco después está lo de la obligatoriedad de uso. Lo pagas quieras o no porque hay obligación de usarlo en interiores y los niños en los colegios. Es decir, el producto con IVA de lujo es de uso obligado.

Pero no se vayan todavía, aún hay más. Después están los argumentos falaces de gobierno sobre el engaño en cuestión. Sanidad justifica el hecho de que nos obliguen a usarla diciendo lo siguiente: “desde Sanidad mantienen la obligatoriedad de su uso ante el aumento de los contagios, y la evidencia científica internacional avala este producto como una de las armas más eficaces en el control de la transmisión”. Sí hombre, tan eficaces como las inoculaciones, ¡¡¡pero si ya vamos por vuestra falsaria sexta ola, caraduras!!!

El caso es que la mejor justificación que hemos podido encontrar para el uso obligatorio de este artefacto odioso e inservible es una a la que ya hacíamos mención en un artículo de hace unos días, el vídeo del “Instalador de Redes Profesional” del canal de YouTube de Alfredo Díaz. Esta es la única realidad, lo demás son tonterías.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

Comments are closed.