La eutanasia
Jeringuilla (Pixabay)

Está claro que, tal y como van las cosas, hay que comenzar a realizar denuncias penales desde abajo, a los que se están convirtiendo en el brazo armado con el que el sistema pretende imponernos en estos momentos una auténtica dictadura sanitaria.

Es decir, hay que hacerlo con policías, responsables de establecimientos que piden el pasaporte del virus y también sanitarias que, a pesar de ser perfectos conocedores de lo que está pasando, siguen inoculando sin ningún miramiento. Hoy hemos recibido un correo electrónico en el que dos hermanos, uno de ellos colaborador habitual de ‘El Diestro’, han formalizado una denuncia penal contra los enfermeros que inocularon el brebaje experimental a otro hermano que es discapacitado psíquico.

Según nos cuentan en su correo, “la denuncia establece una secuencia lógica de la que se desprende, sin lugar a dudas -para una mente sana-, la existencia de un plan genocida en el que participan todas las administraciones implicadas. Toma como punto de partida el escrito dirigido por el Coronel Martínez-Vara del Rey a la ministra de defensa. A continuación se apoya en el informe Campra, que acredita de modo indubitado la existencia de sustancias tóxicas en TODAS las vacunas administradas en España y llega finalmente a las cifras registradas por el sistema EUDRA Vigilance, de la Agencia Europea del Medicamento, con más de 30.000 muertos y casi 3 millones de damnificados.

Respecto a la complicidad de las autoridades españolas se apoya en 3 gravísimas infracciones legales, injustificables todas ellas, que podrían determinar la existencia de un delito contra la salud pública (arts. 359 y ss del Código Penal) u otros:

  • Omisión de la obligatoria prescripción facultativa (art. 19.2 del RDL 1/2015 del Medicamento).
  • Omisión del obligado consentimiento informado escrito. (art. 8.2 de la Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente).
  • Omisión de los obligatorios análisis de control de calidad de todos los lotes de vacunas (art. 28 RDL 1/2015 y 15, 18 y 33 del RD 824/2010)”.

Son especialmente llamativas las “consideraciones previas” redactadas en este escrito y la mención especial que se le realiza al propio juez sobre el que recaiga la responsabilidad de esta denuncia: “Si nos falla Su Señoría, se falla a sí mismo, porque supongo que nadie le habrá ofrecido a Usía y su familia una inyección de placebo, con la que salvar la vida y cubrir la apariencia. Eso quiere decir que, para “Ellos”, es Usía prescindible, como el resto de los ciudadanos. Y si nos deja a los demás el trabajo que le corresponde, el trabajo de salvarle la vida a Usía, sabrá que ya Ortega y Gasset dijo que las masas sólo saben actuar de un modo: linchando Espero de su señoría que no nos aboque a esa indeseable solución”.

La denuncia ha sido presentada hoy mismo ante el Juzgado de Instrucción número 4 de Gijón.

 

4 Comentarios

  1. Esto es inaudito.
    Con nosotros convive un familiar discapacitado psíquico a quien no hemos permitido que nos la toquen… Ya me entendéis … Que no le den el veneno.
    Quién haga algo así sin consentimiento de los familiares no tiene nombre

  2. Habria que ir pensando en ir directamente a la ultima parte de la denuncia, aunque algo me dice que al juez eso le va a sonar a otra cosa…

  3. Esto ya parece un régimen espartano.Nos sorprende que quieran vacunar a los niños cuando éstos no se contagian del supuesto virus,así lo dijeron las autoridades españolas.
    Que lejos están llegando por el negocio de las vacunas,aunque esto ocurre,por qué mucha gente no leen libros,ni prensa (ni siquiera los estudiantes),solo ven la TV.y lo que digan en la televisión es lo que todos consideran como única verdad posible,aunque les mientan y estafen en la cara!.

  4. Es ahora cuando podemos ver el enorme numero de criminales existentes en nuestro pais y en todo el mundo. Yo de por mi los encerraba y vacunaba a todos de una vez y los dejaba solos hasta que se pudriesen. Son unas ratas.

Comments are closed.