gorrilla

Haced lo que yo os diga, menonitas de candil y mentes constreñidas, agujero en el corral para reubicar los excedentes alimentarios, pero no lo que yo haga, capitalismo para disfrutarlo, populismo para combatirlo, en un país en el que podemos decir que quien disiente de lo que yo pienso es un golpista y en el que cualquiera que tiene una gorrilla se cree General en Jefe de la OTAN.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

A la reunión del G-20 en Roma, ha acudido el presidente Joe Biden de Estados Unidos con una flota de 85 vehículos, solo para su servicio personal. Y Pedro Sánchez ha llegado en el avión más grande y contaminante de todos los de propiedad del Estado Español.

A la cumbre verde de Glasgow, los ecologistas procedentes de todo el mundo, y los presidentes de gobierno desde su estancia en Roma de la anterior reunión, los asistentes han tenido problemas de aparcamiento en el aeropuerto porque se han agolpado 400 aviones privados.

China, que ha dicho que hasta el año 2070 no quiere saber nada de problemas ecológicos, cuando únicamente haya dos grandes bloques de potencias mundiales, uno alrededor suyo y el otro los musulmanes, tiene las diez ciudades del mundo que más contaminan, a saber:

gorrilla

En un mundo en el que el slow-living no puede permitírselo ni los jubilados, todos estos desalmados van y me dicen que circule con mi coche muy, muy despacito, o mejor que lo venda y me traslade en bicicleta, ya ni siquiera en caballo, porque sus heces contaminan.

La democracia implica no solo régimen político y forma de gobierno, sino valores, actitudes y ejemplos. Cuando se agitan las masas, cansadas de corrupción de los poderosos y falta de trabajo para los pobres, hay veces que en su nombre se pueden cometer grandes errores en el resultado final.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorLa gran mentira comunista
Artículo siguienteSiete cogidas en una faena
Antonio Campos
Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías. Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.