Mientras aquí en España nos encontramos con ejemplos vergonzosos como la sala de música en directo de Murcia llamada “Garaje Beat Club” que presume de no dejar entrar a los no vacunados y les dice en un vomitivo mensaje publicitario que ni se arrimen por su local, en otros países gente con más visión de negocio y mucho más tolerantes que estos mequetrefes de Murcia se las ingenian para no discriminar la entrada de público en sus locales.

En Escocia, por ejemplo, ante la obligatoriedad que tienen las discotecas de pedir pasaporte COVID a sus clientes, una de Edimburgo, llamada “Lulu”, ha tenido la idea de colocar sillas en su pista de baile para que no se le considere discoteca y pase a convertirse en pub, en lo que respecta a estas medidas injustas y dictatoriales. En teoría ya no se podría bailar en la pista, pero estamos seguros que se podrá hacer en cualquier otro sitio o incluso entre silla y silla.

Según publica de Telegraph, los responsables de “Lulu” han comenzado a publicitar entre sus clientes no vacunados que no pedirán ningún tipo de pasaporte a la entrada y que todo el que lo desee podrá acceder a su local sin que ellos pongan pega alguna. Y han añadido: “No necesitas pasaporte de vacunas para pasártelo bien con nosotros”.

Como ven, igualitos que los listos del “Garaje Beat Club” de Murcia que van de “ousiders” y son unos auténticos “pringaos”.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Pringaos, borregos ignorantes pero sobre todo hijos de puta
    Dice otro hijo de la gran puta, un tal doctor Frank Ulrich Montgomery. Chairman de la Aociacion medica mundial que existe una tirania de los no vacunados contra los vacunados…si lo han leido bien ¿han visto sus declaraciones en video? Pues aun habra borregos que se lo crean.

  2. Noticias como esta confirman aquella teoría de Albert Einstein que decía: “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”.

  3. Como diría el Maestro Po: “Pequeño Saltamontes, el ruiseñor suena más armonioso cuando el asno acaba de rebuznar, y sin embargo por mucho que el perro muerda las moscas siempre irán a comer su mierda”.

    Traducción: me regocija infinitamente ver como los imbéciles y mezquinos (entre los cuales, los que regentan este sub-antro sub-vencionado de mala muerte -nunca mejor dicho) se ponen en evidencia durante esta crisis del sistema pegándose tiros en los pies… mientras que el resto de la gente normal empieza a usar por fin su sentido común.

    Aparte, y también es para celebrar, constata que los de arriba (y no hablo precisamente de los mediocres políticos españoles, que simplemente desaparecerán del mapa) están desesperados porque van perdiendo y se temen la mierda que les va a tocar comerse.

  4. Mucha💩 sin duda. Tanta tanta que ya desborda. Hemos resistido y seguimos sanos y sin modificar, mal asunto para ellos, recrudecerán los ataques.

    Tanta tanta que el hedor se está volviendo irrespirable.

    Tanta tanta que ya no la pueden contener. Una avalancha de 💩 se cierne sobre ellos y van a pisar el acelerador para no dejar pruebas de su crimen.

    Estar alerta porque pronto empezarán de nuevo los ataques, el acoso y el intento de derribo.
    Acogeros a Núremberg, la constitución o el sunsuncorda pero no claudiqueis. Es cuestión de tiempo y corre en su contra.

    Acogeros a vuestro derecho a no declarar en contra vuestra. Esto es una guerra psicológica y los débiles la han perdido. Resistir.

  5. ¿Y para qué demonios quieren pasaporte covid en discotecas?
    Las discotecas son pocilgas hedonistas de cerdos maricones, putas, degenerados, adúlteros, promíscuos, guarros y guarras de todo tipo en medio de unas luces que dañan la vista de cualquiera y un ruido infernal que llaman música como se lo podrían llamar al ruido de una taladradora o de un martillo hidráulico. Esos antros de hedonismo enfermo aportan al PIB cada año un montón de casos de SIDA y otras muchas enfermedades sexuales, además de borrachos, fumados, cocainómanos, heroinómanos, animales infrahumanos incapacitados para formar una familia en el futuro, suicidas, etc., costosas intervenciones policiales, trastornos del sueño, sordera, trastornos visuales, alcoholismo, enfermedades asociadas a todo tipo de drogas y su sinfín de males que solo los mercaderes del mal, sus propietarios y clientes, niegan como negacionistas de Dios y de su Infinita Bondad. Son antros para los sin Dios, claro.
    Vamos que las discotecas no necesitan más pasaporte que la mera inteligencia básica de los sensatos, el sentido común más elemental, para no ir a una en la vida, ni atado, salvo para desmantelarla y convertirla en un almacén, que tendría mucha más utilidad. Pero claro, como vivimos en un mundo profundamente enfermo… Y luego se extrañan muchos que la gente acuda posesa a por la marca de la bestia inyectable o en pastilla.
    Puta mierda de discotecas, pubs, bares, y demás morralla hedonista. Fábricas de degenerados y decadentes.

Comments are closed.